Ir al Contenido

Las 5 mejores pastillas para el dolor de estómago

Todos hemos sufrido de dolor en el estómago, ya sea por consumir alimentos en mal estado, por comer en exceso o tener malos hábitos alimenticios, pobre ingesta de fibra o el estrés. Si eres mujer, sabrás que durante la menstruación o días antes, se pueden presentar cólicos.

La mayoría de las veces es una molestia, sin embargo, el dolor continúo puede ocasionar ausentismo laboral, disminución en la calidad de vida y derivar en problemas más serios si no se trata a tiempo, pero primero, veamos qué es el dolor.

El dolor es un mecanismo de defensa evolutivo, aparece ante estímulos externos o internos para evitar que los tejidos del cuerpo se dañen permanentemente, existen varias clasificaciones de dolor:

Por su duración:

Agudo: actúa como una señal de advertencia de daño inminente, el dolor agudo no dura más de 6 meses, a partir del sexto mes, se considera dolor crónico,


Crónico: es un trastorno multifactorial, abarca componentes físicos y psicológicos, como ansiedad o depresión, suele durar más de 6 meses y merma significativamente la calidad de vida de la persona.

El dolor también se puede clasificar según su origen:

Nociceptivo: causado por la presencia de un estímulo doloroso, dependiendo del lugar de origen en el cuerpo se divide en:

Dolor somático: el cual se divide a su vez en dolor superficial, en las membranas, piel o mucosas, o dolor profundo, se da en músculos, articulaciones, tendones, huesos, vasos sanguíneos.

Dolor neuropático: se dispara por lesiones a los nervios, generalmente por un accidente o enfermedades subyacentes, como la diabetes.

Dolor visceral: se origina en vísceras u órganos, por ejemplo, el dolor abdominal o torácico, se caracteriza por ser un dolor difícil de localizar y está acompañado con frecuencia de reacciones del sistema nervioso autónomo.

En este artículo nos centraremos en este último y daremos las 5 mejores pastillas para combatirlo.

Antes que nada, hay que advertir que el dolor de estómago puede ser ocasionado por causas variadas, las más comunes son los trastornos gastrointestinales y trastornos menstruales, aunque no son los únicos, daños anatómicos o lesiones, daños por tumores etc. lo pueden desencadenar.

La lista se hará acorde a los medicamentos más empleados y su función, puesto que en el dolor hay consideraciones subjetivas (para algunos es más intenso que otros aunque el padecimiento es el mismo) y solo considerando los padecimientos gastrointestinales.

Asimismo un medicamento puede dar una respuesta terapéutica más eficaz en algunas personas y viceversa, así que la lista no es una guía definitiva de “un medicamento es mejor que otro”

Pastillas con probióticos

Si bien los probióticos no alivian el dolor de manera inmediata, ni siquiera a mediano plazo, son un tratamiento eficaz de prevención y recaída, especialmente de diarreas.

Los probióticos son microorganismos, generalmente bacterias benéficas que viven en nuestro organismo, principalmente en la mucosa intestinal, viven en una relación de simbiosis con nosotros, pues les otorgamos alojamiento y comida a cambio de que nos ayuden a descomponer ciertos alimentos difíciles de digerir y procesar.

Entre las funciones más importantes de estos es la adecuada absorción de nutrientes y la prevención de que bacterias negativas puedan infectar el estómago, pues además estimulan el sistema inmunológico, se encuentran generalmente en polvo o bebidas, pero existen pastillas que los contienen.

Hidróxido de aluminio, hidróxido de magnesio, dimeticona

Uno de los factores que pueden desencadenar dolor de estómago es la producción excesiva de ácido gástrico y gases, el hidróxido de aluminio y el hidróxido de magnesio alteran el PH intestinal, reduciendo la carga ácida, a la vez que forman una capa protectora estomacal que impide que el ácido suba hacia el esófago.

La dimeticona es un agente antiespusmante, actúa dispersando y previniendo la formación de burbujas de gas, reduce la tensión superficial y ayuda a la expulsión del exceso de gas.

Los tres medicamentos pueden encontrarse juntos o separados, aunque el aluminio y magnesio se encuentran más en solución líquida, existen pastillas que los contienen.

Trimebutina

Es un agente procinético y anticolinérgico, ayuda a evitar espasmos intestinales y a restaurar la función normal del intestino, actúa directamente sobre el músculo liso modulando la motilidad intestinal, tiene una doble función, estimulando o inhibiendo las contracciones dependiendo la concentración o estado contráctil previo.

Debido a que pasa la barrera hematoencefálica, está prohibido en algunos países, sin embargo esto ocurre en dosis prolongadas o excesivas.

Floroglucinol/trimetilfloroglucinol

Conocido más por algunos de sus nombres de patente, Panclasa o Klonaza, el floroglucinol es un potente relajante del músculo liso intestinal, dicha acción se traduce en un efecto antiespasmódico y por ende, en la reducción del dolor tipo cólico por la sobredistención de la musculatura lisa.

Tiene a su vez, acción sobre las vías biliares, vías urinarias y órganos genitales femeninos, en especial el útero.

Butilhioscina

Quizá el medicamento más recetado para el dolor visceral, actúa sobre el musculo liso intestinal, reduciendo los espasmos y por ende el dolor, al ingresar al intestino, se queda en él y actúa aliviando el exceso de contracciones.

Tiene una vida media similar a la trimebutina y al floroglucinol, a diferencia del primero, no atraviesa la barrera hematoencefálica, por lo que es más seguro que este, se prefiere sobre el floroglucinol, tal vez por ser más económico.

Recuerda acudir al médico si tienes dolor, no te autorrecetes ni recetes a los demás, la mejor prevención es un estilo de alimentación sano, ejercicio continuo y evitar lo más que se pueda el estrés.