fbpx Saltar al contenido

Imidazoles: ¿Qué son y para qué sirven?

Los Imidazoles son una familia de fármacos antibióticos, antifúngicos y antimicóticos de amplio espectro, los cuales, intervienen en la síntesis de la pared celular de diversas levaduras y hongos.

Por ello, está indicado para los siguientes padecimientos:

  • Pie de atleta y meningitis viral
  • Dermatomicosis y criptococosis
  • Candidiasis esofágica y orofaríngea
  • Infecciones fúngicas en pacientes neutropénicos febriles
  • Tiña corporal, genital, de manos, de pies, de pelo y de uñas
  • Micosis en membranas mucosas debido a diversas bacterias patógenas
  • Candidiasis sistémica, de mucosas, vaginal aguda o recurrente en pacientes trasplantados, bajo tratamiento citotóxico o con otros factores inmunosupresores

Cabe mencionar que, los Imidazoles siempre han sido eficaces en el tratamiento de infecciones fúngicas causadas por especies de Helicobacter pylori, Aspergillus y Candida.

¿Dónde comprar Imidazoles en México y cuánto cuesta?

Para poder comprar Imidazoles al mejor precio es importante que consulte las promociones de farmacias físicas y en línea, pero en Prixz tenemos acceso a cientos de farmacias en toda la República Mexicana y nuestros Prixzers buscarán su pedido en todos los establecimientos que hagan falta.


Asimismo, para comprar Imidazoles puede optar por las grandes cadenas comerciales en México pero, sin duda, en Prixz encontrará mejores promociones y su compra siempre estará protegida; además, podrá pagar en efectivo o en algún OXXO.

No olvide que, en Prixz sus pagos son 100% seguros y en el caso de no encontrar su producto puede pedir su reembolso total o convertirlo en puntos con beneficios extra.

Descargue hoy mismo la aplicación de Prixz desde su celular, ya está disponible en Google Play (Android) y App Store (iOS).

Desde la app de Prixz puede pedir sus medicamentos y artículos de higiene hasta la puerta de su casa, oficina o donde se encuentre, solo no olvide revisar las zonas de cobertura en CDMX.

Los Imidazoles cuestan aproximadamente 406 pesos mexicanos en farmacias o supermercados físicos, así como en algunas tiendas en línea.

¿Qué es el Miconazol y para qué sirve?

El Miconazol es un medicamento antifúngico, es decir, sirve para combatir infecciones ocasionadas por una gran variedad de hongos y levaduras.

Las infecciones ocasionadas por hongos suelen ser muy difíciles de eliminar de raíz, por ello, es conveniente utilizar el fármaco de acuerdo a las indicaciones de su médico y no suspender el tratamiento, aunque los síntomas ya hayan desaparecido.

Presentaciones

Generalmente, los Imidazoles pueden encontrarse en cajas con:

  • 1 o 10 cápsulas de 50, 100 y 150 mg
  • 1 o 2 frascos ámpula con 100 mg/50 ml, 200 mg/100 ml y 400 mg/200 ml

También pueden encontrarse en óvulos, cremas o geles tópicos.

En México, también puede ser encontrados como: Bifonazol, Clotrimazol, Econazol, Fluconazol, Iconazol, Isoconazol, Ketoconazol, Miconazol, Oxiconazol y Terconazol.

Medicamentos relacionados

Los siguientes medicamentos también son útiles ungüentos dermatológicos: Tretinoína, Sulfatiazol, Scabisan, Aquaphor de Eucerin, Dexpantenol, Nizoral, entre otros.

Dosis y vía de administración de los Imidazoles

Vía de administración: Oral, tópica e intramuscular.

La dosis y la duración del tratamiento dependerán del tipo de problema a tratar:

  • Candidiasis vaginal: 150 mg, dosis única
  • Candidiasis orofaríngea: 100 mg, 1 vez al día, durante 7 a 14 días
  • Criptococosis y meningitis: 400 mg el primer día, seguido de 200 a 400 mg, 1 vez al día
  • Candidiasis sistémica: 400 mg el primer día, seguido de 200 mg diarios, pudiéndose administrar hasta 400 mg diarios
  • Dermatomicosis: 150 mg en una sola dosis a la semana, durante 2 a 4 semanas, aunque la tiña pedis puede requerir hasta 6 semanas
  • Imidazoles en crema o gel: Aplicar 1 vez por la noche, de preferencia, tras haber limpiado perfectamente el área que se desea aliviar y la dosis puede variar según la indicación de su médico tratante

La duración del tratamiento es variable según el padecimiento:

  • Caspa: 2 a 4 semanas
  • Tiña genital: 2 a 4 semanas
  • Tiña corporal: 3 a 4 semanas
  • Tiña de pies y manos: 4 a 6 semanas
  • Infecciones por levadura: 2 a 3 semanas
  • Pitiriasis versicolor, vulvitis, candidiasis cutánea y micosis: 2 a 3 semanas

Importante, las dosis recomendadas son indicativas y siempre se deberá consultar a un médico antes de usar los Imidazoles, en cualquiera de sus presentaciones.

¿Cuánto tiempo tardan en hacer efecto los Imidazoles?

La reducción de la sintomatología varía entre 1 y 2 días, aunque este período puede extenderse hasta 3 a 4 días dependiendo del tipo infección a tratar con los Imidazoles.

Contraindicaciones y advertencias

Este medicamento está contraindicado en niños menores de 2 años, mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, así como en pacientes con:

  • Insuficiencia renal o hepática
  • Hipersensibilidad conocida al principio activo o a cualquiera de sus componentes

Advertencias:

  • Las presentaciones de Imidazoles en crema no son para uso oftálmico
  • Conserve las cajas bien cerradas, a no más de 30°C y protéjalas de la luz solar
  • Para prevenir el efecto rebote después de suspender un tratamiento prolongado con Imidazoles, deberá continuar la aplicación del fármaco hasta gradualmente retirar la terapia en un periodo de 2 a 3 semanas

Imidazoles y Alcohol

Al tomar o administrar Imidazoles deberá evitarse el consumo de alcohol, ya que éste incrementa los efectos secundarios o puede generar daño hepático.

Efectos secundarios

Estos medicamentos pueden tener efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran, tales como:

  • Erupciones cutáneas
  • Dermatitis por contacto
  • Diarrea, náuseas y vómito
  • Exfoliación y piel pegajosa
  • Dolor de cabeza y dolor abdominal
  • Enrojecimiento, comezón, resequedad, irritación e inflamación en el sitio de la aplicación

También existen efectos adversos raros, sin embargo, sí pueden llegar a presentarse:

  • Dolores musculares, cansancio, malestar y fiebre
  • Vértigos, mala digestión, exceso de gases intestinales y sequedad bucal
  • Insomnio, somnolencia, convulsiones, mareos y alteraciones en el paladar
  • Alteraciones en el hígado, comezón generalizada y aumento de la transpiración

Importante, dichos síntomas generalmente desaparecen al suspender el tratamiento, pero si empeoran o persisten consulte a su médico.