Ir al Contenido

 Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH)

¿Qué es el TDAH?

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un padecimiento neurobiológico de carácter crónico. Se caracteriza por la dificultad para controlar los impulsos y para mantener la atención voluntaria frente a actividades laborales, escolares o cotidianas.

¿Quién sufre TDAH?

  • Afecta entre el 5 y el 10% de la población infantil, persistiendo en la edad adulta en el 60% de los casos
  • El TDAH en adultos puede desarrollar síntomas de ansiedad, depresión o el trastorno bipolar, lo que complica aún más el diagnóstico y el tratamiento

La sintomatología del TDAH puede manifestarse de forma diferente, por ello, el trastorno se divide en tres subtipos de acuerdo a las actitudes del paciente.

TDAH Inatento

  • No pone atención suficiente a los detalles o comete errores por descuido en las tareas escolares o laborales
  • Tiene dificultades para mantener la atención y se distrae fácilmente
  • No sigue instrucciones y no termina lo que empieza
  • Tiene problemas para organizar actividades
  • Evita, le disgusta o no quiere hacer cosas que requieran mucho esfuerzo mental por un largo periodo de tiempo
  • Extravía objetos con mucha frecuencia
  • Tiene problemas para concentrarse en las conversaciones

TDAH Hiperactivo-impulsivo:

  • No puede quedarse quieto en un asiento
  • Corre y salta en lugares que no es apropiado
  • Tiene dificultades para realizar actividades en voz baja
  • Siempre tiene energía y busca estar activo
  • Habla en exceso
  • Tiene dificultades para esperar su turno
  • A menudo interrumpe las conversaciones
  • Muestra fácilmente sentimientos de aburrimiento
  • Se irrita con facilidad
  • Tiene dificultad para tomar decisiones
  • Presenta comportamiento irresponsable y comportamiento impulsivo

TDAH Combinado

  • El paciente muestra síntomas de falta de atención, de hiperactividad y de impulsividad.

¿Qué médicos tratan el TDAH en adultos?

Cuando la falta de atención y concentración, la hiperactividad o el comportamiento impulsivo son signos constantes dentro de la personalidad de un adulto, lo más recomendable es acudir con un especialista. Por lo general, quien detecta el trastorno por déficit de atención e hiperactividad es el médico de confianza o cabecera, como:

Ginecólogo. Médico que se especializa en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las enfermedades de la mujer.

Internista. Médico que se enfoca en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto –de los 15 años en adelante-, que no requieran tratamiento quirúrgico.

Médico General. Se encarga de la prevención, detección y tratamiento oportuno de las enfermedades desarrolladas a cualquier edad, es decir, puede atender tanto a niños y adolescentes, como a personas de la tercera edad.

A partir del diagnóstico preliminar de TDAH es probable que el médico tratante consulte a diversos especialistas o refiera al paciente con ellos para confirmar el diagnóstico y elegir el mejor tratamiento. Algunos de estos especialistas son:

Psicólogo. Especialista que se centra en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del estado ánimo y la mente. Muchas veces, los pacientes con TDAH acuden con este especialista para buscar ayuda y seguir una terapia psicológica para trabajar los síntomas como la impulsividad o la ansiedad. Este especialista puede tratarlos, sin embargo, no está capacitado para prescribir medicamentos, por lo que en caso de necesitarlos, el paciente deberá acudir con un psiquiatra.

Psiquiatra. Al ser un médico general con especialidad en psiquiatría, estudia los trastornos psíquicos de las personas a partir del sustrato anatómico del cerebro. Es decir, revisa los factores biológicos, químicos y psicológicos que afectaron y provocaron el trastorno en la persona. Este especialista podrá tratar y medicar al paciente con TDAH, pues es el experto en ocuparse de los desórdenes del pensamiento, emociones y comportamiento que afectan a las personas.

¿Cómo sé si tengo déficit de atención e hiperactividad?

Debido a que no existe un examen específico para detectar este trastorno, el médico tratante deberá realizar un examen físico del paciente y elaborar un historial clínico completo a partir de preguntas generales sobre sus síntomas y estilo de vida.

Posteriormente, el diagnóstico se realizará mediante la evaluación de la presencia o ausencia de síntomas específicos en el paciente. Dicha evaluación psiquiátrica se realiza utilizando como referencia el Manual para el Diagnóstico y Estadística de los Trastornos Mentales.

Los criterios a considerar en esta prueba son:

  • 1a. Si seis o más signos de falta de atención han estado presentes durante al menos 6 mese, a un punto que es perjudicial e inapropiado para el desarrollo del paciente.
  • 1b. Si seis o más signos de hiperactividad-impulsividad han estado presentes durante al menos 6 meses en una medida perjudicial para la salud y el desarrollo del paciente.
  • 2. Si algunos de los síntomas de deterioro en el paciente han estado presentes desde antes de los 7 años de edad.
  • 3. Si algunas de las alteraciones provocadas por los síntomas se presentan en dos o más entornos, por ejemplo, en la escuela, la casa o el trabajo.
  • 4. Si el paciente presenta pruebas claras de un deterioro significativo en escuela, trabajo o entornos sociales.
  • 5. Si los síntomas no son señales de otros tipos de trastornos, como esquizofrenia o trastorno psicótico. Es decir, los síntomas del paciente no pueden explicarse mejor debido a la presencia de otro trastorno mental.

Análisis para saber si tengo déficit de atención e hiperactividad

Además, para revisar el estado general de salud del paciente y poder descartar otras condiciones, es probable que el médico solicite la realización de alguno de los siguientes estudios:

  • Análisis de sangre. Ayuda a identificar la presencia de plomo en sangre, la causa más común del trastorno conductual permanente.
  • Encefalografía eléctrica. Detecta los modelos de onda y el ritmo cerebral, para determinar si el cerebro está funcionando correctamente.
  • Examen psicológico. Consiste en una conversación con el paciente, la cual ayuda a determinar su estado mental y a descartar otras alteraciones como trastorno del sueño y el deterioro de la memoria.
  • Resonancia magnética. Se trata de una prueba inocua, ya que no hay presencia de rayos X. Se encarga de descartar cualquier lesión cerebral cuyo síntoma sea el TDAH.
  • Prueba de la función tiroidea y deficiencia de la vitamina A. Descarta trastornos de la tiroides y deficiencias de la vitamina A, ambas causas comunes de la pérdida de memoria y falta de concentración.

Tratamientos para el trastorno de déficit de atención e hiperactividad

Existen diversos tratamientos para atender y controlar el TDAH, sin embargo, para obtener mejores resultados muchos de éstos se basan en la combinación de medicamentos con terapias alternativas.

Medicamentos para curar el trastorno de déficit de atención e hiperactividad

Algunos de los medicamentos más comunes para tratar el trastorno de déficit de atención e hiperactividad son:

  • Antidepresivos. Ayudan a reducir los síntomas de agresividad frecuentes en los pacientes con este trastorno. Prescritos para reducir los tics y el insomnio causados por otros medicamentos para el TDAH.
  • Estimulantes. Activan la parte del cerebro que se encarga de mantener el enfoque y la atención en las cosas. Las fórmulas de liberación extendida tienen un efecto más prolongado.
  • No estimulantes. Al igual que los fármacos estimulantes, éstos alteran la química del cerebro, sin embargo, son más eficaces y producen menos efectos secundarios.
  • Fármacos para la presión alta. Ayudan a mantener un balance en los neurotransmisores del cerebro y así controlar la severidad de los síntomas de TDAH.

Sabías que…

  • Los medicamentos para el TDAH, cuando se prescriben y utilizan correctamente, tienen entre un 70 y 90% de efectividad.

Psicoterapia para el trastorno de déficit de atención e hiperactividad

Aunque existen distintas clases de terapia, el tipo cognitivo-conductual puede ayudar al paciente a controlar su comportamiento para poder tener un mejor desarrollo social y laboral.

Además, la psicoterapia ayudará al paciente a identificar aquellos factores –tanto internos como externos- que le generan malestar y pueda evitarlos y/o afrontarlos.

Terapias alternativas para el trastorno de déficit de atención e hiperactividad

Algunas de las terapias naturales más utilizadas para tratar los síntomas de este trastorno son:

  • Acupuntura. Terapia en la que pequeñas agujas especializadas se colocan sobre la piel del paciente para controlar su ritmo cardiaco, presión arterial y tensión muscular.
  • Homeopatía. Tanto este tipo de tratamiento alternativo como la medicina natural han demostrado mejorar los síntomas del TDAH, sin causar efectos secundarios significativos.
  • Meditación. Realizar esta actividad de forma rutinaria puede ayudar a reducir los síntomas del TDAH.