Ir al Contenido

Dolor Agudo

El dolor es una sensación desagradable que nuestro cuerpo desarrolla para indicar la presencia de un problema que necesita nuestra atención.

¿Qué es el dolor agudo?

En términos generales, existen dos tipos de dolor:

Agudo. Puede deberse a una inflamación, daños en un tejido, una herida, una enfermedad o una cirugía reciente. Se caracteriza por ser de corta duración, es decir, por lo general dura menos de dos semanas.

Crónico. Es un dolor prolongado, es decir, persiste después del periodo habitual de recuperación o aparece junto con una enfermedad crónica, como la artritis. Tiene una duración mayor a seis meses –puede durar hasta años-, y ser continuo o intermitente. Este tipo de dolor puede afectar la calidad de vida del paciente, su salud emocional y provocar un estrés constante. En algunas ocasiones el dolor crónico no presenta una causa evidente.

Causas del dolor crónico

Los problemas más comunes que pueden causar dolor crónico son:
• Dolores de cabeza
• Tensión en la zona baja de la espalda (lumbalgia)
• Fibromialgia
• Artritis
• Cáncer
• Dolor por un nervio dañado
• Sinusitis

¿Cómo se cura el dolor crónico?

A partir del diagnóstico y durante el tratamiento de una persona con dolor crónico, habrá diversos especialistas que brindarán atención integral al paciente, dependiendo de cuál sea la causa del dolor. Algunos de estos especialistas son:

  • Algólogo. Médico con especialidad en anestesiología y cuenta con experiencia destacada en medicina y tratamiento del dolor.
  • Fisioterapeuta. Profesional de la salud capacitado para evaluar y tratar a personas con lesiones o padecimientos que limitan su capacidad de moverse y realizar sus actividades cotidianas. Se especializa en ofrecer alternativas terapéuticas no farmacológicas para disminuir los síntomas agudos y/o crónicos.
  • Gastroenterólogo. Médico especializado en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades que involucran los órganos digestivos como los intestinos, el estómago, el hígado y la vesícula biliar.
  • Internista. Médico que se enfoca en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto –de los 15 años en adelante-. Los adultos con dolor de espalda pueden ser tratados inicialmente por un médico internista o un médico general y, en caso de sospechar sobre la presencia de cualquier condición médica subyacente, es probable que consulten a un especialista para obtener un diagnóstico certero.
  • Neurólogo. Se enfoca en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las afecciones relacionadas con el sistema nervioso, incluyendo la sensibilidad, los reflejos, el equilibrio y el movimiento. Capacitado también para tratar los impulsos nerviosos y el dolor.
  • Neurocirujano. Especialista en atender, a través de cirugías, las enfermedades y trastornos que afectan el sistema nervioso, es decir, el cerebro, la médula espinal, las arterias del cuello y los nervios periféricos. Pueden ser consultados por pacientes diagnosticados con dolor crónico, ya que algunas de las causas de esta enfermedad pueden resolverse a través de una cirugía.
  • Ortopedista traumatólogo. Médico especializado en la prevención, rehabilitación y tratamiento de lesiones y enfermedades que afectan la forma y función del aparato locomotor, incluyendo anomalías vertebrales y fracturas por compresión que conducen al dolor. Por lo general, los ortopedistas tratan las lesiones del paciente a través de técnicas de rehabilitación física para no tener que llevar a cabo una cirugía.
  • Reumatólogo. Médico internista especializado en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades reumatológicas y que involucren el sistema de defensa del organismo y el aparato locomotor, constituido por el conjunto de huesos, músculos y articulaciones. Este especialista se encargará de tratar cualquier tipo de inflamación y espasmos de los músculos que provoquen dolor.
  • Psicólogo. Profesional encargado de brindar psicoterapia a los pacientes con dolor crónico para la disminución y tratamiento de los factores que podrían incrementar el dolor, como estrés, ansiedad o depresión.
  • Psiquiatra. Especialista que se centra en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del estado ánimo y la mente. Estos médicos pueden recetar antidepresivos que no sólo elevan el estado de ánimo, sino también alivian los espasmos de los músculos de la espalda.

Todo sobre las enfermedades raras

1. ¿Cuáles son las causas del dolor crónico?
2. ¿El dolor crónico puede ser un síntoma de una enfermedad grave?
3. ¿El estrés puede propiciar o incrementar el dolor?
4. ¿Cuáles son los factores que comúnmente incrementan el dolor?

Sobre el tratamiento

1. ¿Qué opciones de medicamentos hay para disminuir y controlar el dolor crónico? ¿Éstos tienen efectos secundarios? ¿Causan adicción?
2. ¿Cuánto tiempo se deben tomar los medicamentos antes de observar una mejoría?
3. ¿Es indispensable que el tratamiento incluya fármacos o también es recomendable seguir una terapia alternativa como acupuntura?
4. ¿En qué casos se recomienda la práctica de una cirugía?

Sobre el estilo de vida y familia

1. ¿Existe alguna actividad física como practicar natación que pueda ayudar a disminuir el dolor o, por el contrario, el ejercicio puede incrementar los síntomas?
2. ¿Qué actividades deben suspenderse?
3. ¿Está permitida la ingesta de alcohol mientras se está bajo tratamiento?
4. ¿Hay ejercicios de rehabilitación que puedan ayudar a prevenir la recurrencia del dolor?
5. ¿Se debe llevar una dieta especial?
6. ¿Cuáles son las mejores recomendaciones para disminuir la ansiedad y el insomnio?
7. ¿Es indispensable seguir una terapia psicológica?

¿Cómo se diagnostica el dolor crónico?

Como punto de partida, el médico tratante deberá realizar un examen físico del paciente y elaborar un historial clínico completo a partir de preguntas generales sobre sus síntomas, estilo de vida y antecedentes familiares. Dicho historial deberá incluir evaluaciones del desempeño del paciente en su capacidad de caminar, pararse, sentarse y elevar las piernas, así como el estado de sus reflejos.

Además, debido a que el dolor crónico puede ser la manifestación de muchas enfermedades como el dolor neuropático, fibromialgia, pancreatitis, cáncer, problemas reumatológicos, entre otras; cuando el dolor se vuelve persistente o severo, es indispensable realizar una serie de estudios para descartar ciertas condiciones médicas.
Algunos de estos estudios son:

PruebaFunciónPreparación
ColonoscopíaAnaliza de forma directa el intestino grueso –colon- en busca de tumoraciones, pólipos, sangrado o irregularidades de la mucosa intestinal.Llevar una dieta líquida por lo menos un día antes del examen, es decir, consumir únicamente agua, té, gelatina, etc.Evitar el consumo de líquidos rojos, ya que éstos pueden llegar a confundirse con algún tipo de sangrado

En algunos casos se recomienda la ingesta de un laxante un día antes del examen

DiscografíaEstudio radiográfico cuya función es evaluar las anormalidades o alteraciones anatómicas de los discos intervertebrales. Por lo general esta prueba se prescribe cuando el paciente requiere cirugía.Se debe evitar la ingesta de alimentos sólidos un día antes del examen
GastroscopíaPermite visualizar y analizar de forma directa el esófago, estómago y duodeno. También es útil para tomar biopsias de tejidos sospechosos para análisis patológico.Suspender la ingesta de cualquier anticoagulante (incluyendo la aspirina) al menos una semana antes del estudioHacer un ayuno 8 horas previas al estudio
MielogramaA través de una radiografía se detectan anormalidades de la médula espinal como compresiones, fracturas o hernias.Requiere realizar un ayuno de 4 a 6 horas antes del examen.Es necesario informar al médico si el paciente presenta condiciones específicas como embarazo, epilepsia, asma, problemas renales, diabetes y antecedentes de alergias graves (especialmente al medio de contraste)
Resonancia magnéticaSu función principal es detectar el crecimiento de tumoraciones e irregularidades anatómicas, principalmente de tejidos blandos, órganos internos, huesos y vasos sanguíneos.Debe ser removido cualquier objeto o prenda con metal como: audífonos, dentaduras hechas de materiales metálicos, joyería, anteojos, broches para el cabello, relojes, varillas de sostén, entre otros
Tomografía computarizadaA través de rayos X se examinan los órganos internos, huesos, vasos sanguíneos y tejidos blandos. Su función es detectar zonas de estrechamiento, sangrado o con anormalidades estructurales.Se recomienda utilizar ropa holgada y cómodaNo se deben portar objetos o prendas con metal
Tomografía por emisión de positrones (PET)Una cantidad de sustancia radioactiva se inyecta en el torrente sanguíneo. Este material es captado por las zonas óseas de mayor actividad metabólica, por lo que permite obtener imágenes de fracturas, tumoraciones, infecciones, metástasis u otras anormalidades óseas.Se debe notificar al médico si existe un embarazo, si se está lactando o si el paciente se ha sometido a pruebas de contraste durante los días anteriores
UltrasonidoSe encarga de detectar tumoraciones, quistes y anormalidades estructurales y de los vasos sanguíneos.La preparación para este estudio dependerá de la parte del cuerpo que se desee examinar. Por ejemplo, cuando es necesario un estudio de pelvis el paciente deberá ingerir aproximadamente un litro y medio de agua, pues el líquido dentro de la vejiga puede ayudar a visualizar mejor las estructuras internas.En algunos casos también puede llegar a ser necesario que el paciente haga algún tipo de ayuno