Ir al Contenido

Dexametasona: ¿Qué es y para qué sirve

Dexametasona: ¿Qué es y para qué sirve

La dexametasona es un fármaco que tiene una gran variedad de aplicaciones, por lo cual, puede ser prescrito para:

  • Artritis reumatoide, gotosa y postraumática.
  • Osteoartritis.
  • Sonovitis.
  • Bursitis.
  • Espondilitis anquilosante.
  • Lupus eritematoso sistémico.
  • Edema cerebral postraumático.
  • Edema por tumores cerebrales.
  • Tiroiditis y en algunos casos de insuficiencia adrenal.
  • Broncoaspiración.
  • Sarcoidosis.
  • Asma bronquial.
  • Alergias, todos sus síntomas.
  • Colitis ulcerosa.
  • Anemias y trombocitopenias autoinmunes.

La dexametasona es clasificada como un corticosteroide, la cual es capaz de simular los efectos de las hormonas que son producidas por las glándulas suprarrenales y dar alivio a inflamaciones y reacciones inmunes desbordadas como es el caso de las alergias.

¿Cuál es la dosis de Dexametasona?

La vía de administración de dexametasona puede ser por diferentes vías, dependiendo la presentación que se requiera: oral, intravenosa, intradérmica, intralesional, intraarticular, intramuscular.

Solución inyectable

Generalmente, la dosis es de 0.5 a 20 mg día; sin llegar a exceder los 80 mg. Puede administrarse en infusión continua o dividida cada 4 a 8 horas.

Para el caso de uso sistémico, se pueden usar de 0.2 a 32 mg cada 6 a 24 horas.

Tabletas

En adultos, la dosis usual es de 0.75 a 9 mg diarios, divididas en 2 a 4 tomas. La dosis de mantenimiento debe ser, idealmente, entra 0.5 y 1.5 mg.

En niños, se sugiere una dosis de 0.024-0.34 mg/Kg o 0.66-10 mg/m2 diarios, divididos en 4 tomas.

Crema

Aplicar una o dos veces al día (mañana y noche) en la zona inflamada. Muchas cremas con dexametasona están en combinación con otra sustancia para aliviar infecciones.

Gotas oftálmicas

Se aplican de 2 a 3 gotas en el ojo afectado. Muchos medicamentos usan un antibiótico en combinación con dexametasona para aliviar infecciones superficiales oculares acompañadas de inflamación de la conjuntiva y/o córnea.

¿Cómo encuentro Dexametasona en farmacias?

En el mercado puedes encontrar diversidad de nombres comerciales y presentaciones que contengan el principio activo dexametasona. Te presentamos algunos nombres.

Cryometasona: Solución inyectable con 1 ampolleta de 2 ml.

Alin: Tabletas, solución oftálmica, solución inyectable.

Soldrin: Solución oftálmica.

Netex Sifi: Solución oftálmica.

Baycuten: Tubo de crema.

Recuerda que el uso de este medicamento es responsabilidad de quien lo recomienda y quien lo toma.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar Dexametasona?

Si necesitas adquirir este medicamento, lo puedes hallar algunas farmacias físicas y en línea del país. El precio dependerá de la presentación que elijas.

Alin es la marca más famosa en la presentación de tabletas y ampolletas y su precio oscila entre los 70 y 200 pesos mexicanos.

Respecto a las presentaciones oftalmológicas y cremas, se pueden encontrar desde los 200 hasta los 750 pesos mexicanos en diferentes marcas.

Recuerda que puede adquirir dexametasona en farmacias Prixz, Smartclub, Farmalisto, San Pablo, entre otras.

Consideraciones antes de usar Dexametasona

Antes de iniciar un tratamiento con dexametasona, tu médico debe informarte sobre los riesgos y restricciones que esto implica. Revisa la siguiente información.

Contraindicaciones

  • Hipersensibilidad a la sustancia.
  • Micosis sistémica.
  • Tuberculosis activa.
  • Hipertensión arterial severa.
  • Procesos virales severos.
  • Diabetes mellitus.
  • Articulaciones inestables.
  • Tendencia a sangrar fácilmente.
  • Enfermedad de Charcot.

Precauciones

  • Herpes simple ocular.
  • Insuficiencia renal.
  • Insuficiencia hepática.
  • Insuficiencia cardiaca grave.
  • Infecciones víricas agudas.
  • Pacientes que no hayan sufrido de sarampión o varicela y estén en contacto con que la sufran.
  • Enfermedades psiquiátricas.
  • Úlceras.

¿Qué efectos secundarios produce Dexametasona?

Este medicamento puede producir algunas reacciones adversas como:

  • Úlcera péptica con posible perforación o hemorragia, perforación del intestino delgado o colon.
  • Convulsiones.
  • Aumento de presión intracraneal con edema de papila.
  • Vértigo.
  • Dolor de cabeza.
  • Trastos psíquicos.
  • Debilidad muscular y reducción de masa muscular.
  • Osteoporosis.
  • Necrosis asépticas de las cabezas femorales y humerales.
  • Edemas.
  • Glaucoma.
  • Además, se puede presentar: irregularidades menstruales, síndrome de Cushing, detención de crecimiento en niños, disminución de tolerancia a carbohidratos, manifestación de diabetes mellitus latente, hirsutismo, cataratas, tromboembolia, aumento de peso, aumento de apetito, piel delgada y frágil.