Ir al Contenido

Alin: ¿Qué es y para qué sirve?

Alin: ¿Qué es y para qué sirve?

Alin es un medicamento catalogado corticoesteroide que capaz de desinflamar, aliviar alergias y regular la respuesta inmune en ciertas enfermedades. Por este amplio espectro que presenta, Alin es útil para:

  • Artritis reumatoide, gotosa y postraumática.
  • Osteoartritis.
  • Bursitis.
  • Espondilitis anquilosante.
  • Lupus eritematoso sistémico.
  • Edema cerebral postraumático.
  • Edema por tumores cerebrales.
  • Tiroiditis y en algunos casos de insuficiencia adrenal.
  • Sarcoidosis.
  • Asma bronquial.
  • Alergias, todos sus síntomas.
  • Colitis ulcerosa.
  • Anemias y trombocitopenias autoinmunes.
  • Sonovitis.
  • Broncoaspiración.

El principio activo de Alin es la dexametasona, la cual funciona al simular los efectos de las hormonas producidas por las glándulas suprarrenales, las cuales, disminuyen la inflamación y regulan la respuesta del sistema inmune.

¿Cuál es la dosis de Alin?

La vía de administración de Alin puede ser por diferentes vías, dependiendo la presentación que se requiera: oral, nasal, intravenosa, intradérmica, intralesional, intraarticular, intramuscular u oftálmica.

Alin solución inyectable

Generalmente, la dosis es de 0.5 a 20 mg día; sin llegar a exceder los 80 mg. Puede administrarse en infusión continua o dividida cada 4 a 8 horas.

Para el caso de uso sistémico, se pueden usar de 0.2 a 32 mg cada 6 a 24 horas.

Tabletas

En adultos, la dosis usual es de 0.75 a 9 mg diarios, divididas en 2 a 4 tomas. La dosis de mantenimiento debe ser, idealmente, entra 0.5 y 1.5 mg.

En niños, se sugiere una dosis de 0.024-0.34 mg/Kg o 0.66-10 mg/m2 diarios, divididos en 4 tomas.

Gotas oftálmicas

Se aplican de 2 a 3 gotas en el ojo afectado. Muchos medicamentos usan un antibiótico en combinación con dexametasona para aliviar infecciones superficiales oculares acompañadas de inflamación de la conjuntiva y/o córnea.

Solución nasal

Se sugiere la aplicación de 1 a 2 gotas en cada fosa nasal, cada 3 a 4 horas.

Presentaciones de Alin

Alin está en una buena variedad de presentaciones, lo cual asegura que el paciente pueda disponer de este fármaco para un buen número de afectaciones.

  • Alin nasal, frasco con 20 ml de solución.
  • Alin Depot, frasco ámpula de 2 ml, contiene 8 mg de dexametasona.
  • Alin tabletas, caja con 30 unidades de 0.5 y 0.75 mg cada una.
  • Alin oftálmico, caja con frasco gotero con 5 ml.

Recuerda que el uso de este medicamento es responsabilidad de quien lo toma y quien lo recomienda.

¿Cuál es el precio de Alin?

El precio varía según la presentación que necesites.

  • Caja con 30 tabletas, su precio ronda entre 70 y 100 pesos mexicanos.
  • Frasco ámpula de 2 ml, su precio ronda entre 70 y 150 pesos mexicanos.
  • Gotas oftálmicas, su precio ronda entre 70 y 95 pesos mexicanos.
  • Solución nasal, su precio ronda entre 110 y 130 pesos mexicanos.

¿Dónde comprar Alin?

Si necesitas adquirir este medicamento, lo puedes hallar sin complicaciones en la mayoría de farmacias físicas y en línea del país.

Puedes optar por farmacias Prixz, Smartclub, Farmalisto, San Pablo, Del Ahorro o algunas tiendas de autoservicio como Walmart o Chedraui.

Consideraciones antes de usar Alin

Antes de iniciar un tratamiento con Alin, tu médico debe informarte sobre los riesgos y restricciones que esto implica. Revisa la siguiente información.

Contraindicaciones

  • Hipersensibilidad a la sustancia.
  • Micosis sistémica.
  • Tuberculosis activa.
  • Hipertensión arterial severa.
  • Procesos virales severos.
  • Diabetes mellitus.
  • Articulaciones inestables.
  • Tendencia a sangrar fácilmente.
  • Enfermedad de Charcot.

Precauciones

  • Herpes simple ocular.
  • Insuficiencia renal.
  • Insuficiencia hepática.
  • Insuficiencia cardiaca grave.
  • Infecciones víricas agudas.
  • Pacientes que no hayan sufrido de sarampión o varicela y estén en contacto con que la sufran.
  • Enfermedades psiquiátricas.
  • Úlceras.

Efectos secundarios de Alin

Este medicamento puede producir las siguientes reacciones:

  • Úlcera péptica con posible perforación o hemorragia, perforación del intestino delgado o colon.
  • Convulsiones.
  • Aumento de presión intracraneal con edema de papila.
  • Vértigo.
  • Dolor de cabeza.
  • Trastos psíquicos.
  • Debilidad muscular y reducción de masa muscular.
  • Osteoporosis.
  • Necrosis asépticas de las cabezas femorales y humerales.
  • Edemas.
  • Glaucoma.
  • Además, se puede presentar: irregularidades menstruales, síndrome de Cushing, detención de crecimiento en niños, disminución de tolerancia a carbohidratos, manifestación de diabetes mellitus latente, hirsutismo, cataratas, tromboembolia, aumento de peso, aumento de apetito, piel delgada y frágil.