Ir al Contenido

Degeneración macular

degeneración macular es una afección ocular relacionada con la edad que se caracteriza por la pérdida de la agudeza de la visión central debido a un daño en la mácula –parte de la retina que permite ver los objetos a detalle y con claridad-.

¿Quién puede sufrir la degeneración macular?

Los principales factores de riesgo de este padecimiento son la edad y la genética. Algunos otros factores que podrían estar relacionados con esta afección son el tabaquismo, la exposición excesiva a los rayos UV y la ingesta continua de una dieta alta en grasas

La degeneración macular afecta principalmente a personas mayores de 50 años de edad y se da más en mujeres.

Tipos de degeneración macular

Existen dos tipos de degeneración macular:

Degeneración macular Húmeda

Ocurre cuando hay crecimientos de vasos sanguíneos anormales debajo de la mácula. Éstos generalmente gotean sangre y líquido, por lo que se afecta la mácula de forma acelerada. Uno de los primeros síntomas es la visión borrosa.

Degeneración macular  Seca

Se desarrolla debido al deterioro de las células de la mácula sensibles a la luz, afectando lentamente la pérdida de la visión central. Uno de los primeros síntomas es observar líneas torcidas cuando en realidad son rectas. Es el tipo de degeneración macular más común y no está asociada a la ceguera total.

Tratamiento para la degeneración macular

Para poder obtener un diagnóstico certero de degeneración macular y recibir el tratamiento adecuado, habrá diversos especialistas que formarán parte del equipo de atención integral al paciente. Entre ellos están:

  • Oftalmólogo. Médico especialista en el diagnóstico, tratamiento y cirugía de todas las enfermedades de los ojos, desde las más sencillas y comunes, hasta las más graves y complicadas. Capacitado para atender problemas de salud de los ojos; así como los cuidados que requieran dichos órganos, desde una simple prescripción médica –como gotas para la irritación o lentes para mejorar la visión-, hasta una cirugía para eliminar algún defecto o padecimiento en los ojos.
  • Optometrista. Especialista en los temas relacionados con el sentido de la vista, sin embargo, no es un médico general. Por ello, no puede tratar todas las enfermedades visuales, sino sólo realizar exámenes de la vista y tratar los casos de miopía, astigmatismo e hipermetropía, pues estos padecimientos pueden ser corregidos con lentes de armazón o de contacto. Aunque un optometrista no tiene la capacidad de diagnosticar enfermedades graves o severas, realizar cirugías ni recetar medicamentos, es probable que este especialista sea quien identifique un problema en el paciente y lo canalice con un oftalmólogo.
  • Retinólogo. Médico especializado en las enfermedades de la retina y la mácula. Una vez que el oftalmólogo diagnostica un problema macular en el paciente, deberá remitirlo con este especialista para que pueda recibir el tratamiento más adecuado.

Cómo prevenir lesiones oculares

Uno de los estudios más comunes para detectar problemas oculares es mediante la dilatación de los ojos –gracias al uso de gotas oftalmológicas especiales-. Por ello, es importante que acudas acompañado a la consulta, pues necesitarás que alguien maneje o te acompañe de regreso a casa.

Todo sobre la enfermedad ocular

1. ¿Cuáles son los síntomas tempranos de la degeneración macular?

2. ¿Se pueden padecer los dos tipos de degeneración macular al mismo tiempo?

3. ¿La degeneración macular es un proceso natural del envejecimiento o cuáles son las causas más comunes?

4. ¿Existen otras enfermedades más graves asociadas a esta condición?

5. ¿La degeneración macular tiene cura?

6. ¿En una enfermedad crónico-degenerativa?

7. ¿La degeneración macular causa ceguera?

8. Una vez detectada la enfermedad, ¿con qué frecuencia se debe visitar al oftalmólogo?

9. ¿Si la degeneración macular sólo afecta un ojo, eventualmente afectará al otro?
Sobre el tratamiento

1. ¿Cuáles son los tratamientos más comunes para tratar este padecimiento?

2. ¿Por cuánto tiempo se deben tomar los medicamentos antes de observar una mejoría en los síntomas?

3. ¿Los medicamentos tienen efectos secundarios?

4. ¿La cirugía puede restaurar los problemas de visión a causa de esta afección?

5. ¿El procedimiento quirúrgico es viable en todos los casos?

6. ¿Hay suplementos o vitaminas que puedan ayudar a mejorar la visión?

7. ¿Existen aparatos o dispositivos para la visión que puedan ayudar a disminuir los síntomas?
Sobre el estilo de vida y familia

1. ¿La degeneración macular es genética?

2. ¿Se debe seguir una dieta especial? ¿Hay alimentos recomendados que puedan ayudar a disminuir los síntomas?

3. ¿Se pueden ingerir bebidas alcohólicas estando bajo tratamiento o su consumo está contraindicado?

4. ¿Hay actividades cotidianas –como manejar, leer o utilizar la computadora- que deban suspenderse?

¿Cómo se diagnostica la degeneración macular?

Es probable que el médico tratante solicite la realización de diversas pruebas, esto con la finalidad de descartar otras afecciones oftalmológicas y poder obtener un diagnóstico certero.
Algunas de las pruebas más comunes que se utilizan para identificar esta afección son:

Prueba con rejilla de Amsler

El paciente deberá observar una imagen con un patrón de líneas rectas. En caso de padecer degeneración macular, el paciente observará las líneas distorsionadas, descoloridas o rotas.

Examen oftalmoscópico con dilatación de ojos

La aplicación de gotas especiales permite la revisión de la parte posterior del ojo. Si hay degeneración macular seca se observarán manchas o moteado al interior del ojo.

Tomografía de coherencia óptica

Permite detectar áreas de adelgazamiento o engrosamiento en la retina. Además, permite valorar la evolución de la afección y la eficacia del tratamiento.

Angiografía

Mediante un tinte de color que se aplica de forma intravenosa y el cual se desplaza hacia los ojos, el médico es capaz de observar el estado de cualquier vaso sanguíneo ocular o anomalías retinianas como fugas o inflamación.

Tratamientos para la degeneración macular seca

El tratamiento para atender la degeneración macular dependerá del tipo de afección que presente el paciente.
Los tratamientos más comunes para la degeneración macular seca son:

  • Quirúrgico. Mediante una cirugía se implanta una lente telescópica en el ojo afectado para ampliar los campos visuales del paciente. Funciona tanto para los problemas de visión cercana como a distancia.
  • Natural. Por extraño que parezca, realizar cambios en la alimentación y en el estilo de vida del paciente es una de las formas más efectivas para tratar este tipo de padecimiento. El programa alternativo para controlar esta afección incluye una dieta rica en pescado, frutas y verduras frescas, vitamina C, vitamina E, vitamina A y óxido de zinc. Otra recomendación importante es que, si el paciente fuma, deje de hacerlo.

Tratamientos para la degeneración macular humeda

  • Quirúrgico. Uno de los tratamientos médicos más comunes es la fotocoagulación, un procedimiento con rayo láser de alta energía en el que se destruyen las fugas de los vasos sanguíneos anormales debajo de la mácula. Otro tratamiento común es la terapia fotodinámica, la cual consiste en la inyección intravenosa de verteporfina en el brazo, sustancia que se transporta hasta el ojo y se acumula en los vasos sanguíneos anormales. Una vez identificados gracias al fármaco, estos vasos anormales se destruyen mediante un rayo láser. Esta terapia puede mejorar la visión, pero no retarda la pérdida de la vista.
  • Médico. Los medicamentos indicados se inyectan directamente en el ojo para promover la contracción de los vasos sanguíneos y la absorción del fluido debajo de la retina. Este tratamiento debe aplicarse cada cuatro semanas para lograr cierta recuperación de la visión.