fbpx Saltar al contenido

Tintes para cabello: Cómo funcionan y qué tipos existen

El tinte para el cabello es una de las alternativas que existen para cambiar de imagen, darle un sello especial a tu personalidad o mantener tu apariencia al cubrir tus canas.

Si estás pensando en teñir tu cabello por alguna de estas razones, pero aún no te atreves porque no sabes cuál es el mejor para ti, te damos toda la información que necesitas para dar este y seguir los cuidados adecuados.

En primer lugar, es importante que sepas que tu cabello puedes teñirlo tres tonos más claros o tres tonos más oscuros de tu color natural para lograr los mejores resultados y garantizar que obtengas el tono que esperas. Sin embargo, si quieres un tono más claro o muy diferente al tuyo será necesaria una decoloración previa.

¿Cómo funciona el tinte sobre mi cabello?

El cabello natural tiene un pigmento llamado melanina que se encuentra en la corteza del cabello y son células alineadas con la fibra del cabello. Al aplicar un tinte éste se distribuye en la corteza para cambiar el pigmento natural a través de un proceso químico.


De esta forma un tinte permanente se penetra en la cutícula del cabello y se adhiere a él, mientras que los temporales solo recubren el cabello por un tiempo determinado y se irá cayendo cuando laves tu cabello. Los tintes permanentes funcionan para cubrir las canas, aclarar el cabello entre 1 y 3 tonos y hacer cambios ligeros al tono natural. Para asegurar que tu color dure más es recomendable retocarlo cada 4 o 6 semanas aproximadamente.

Tipos de tinte

Existen diferentes tipos de tinte de acuerdo al proceso químico que hacen en tu cabello y al tiempo de duración que tienen. Podemos distinguirlos de la siguiente manera:

Permanentes

Son tintes con moléculas de pigmento muy pequeñas que se logran introducir por completo en el cabello. Contienen peróxido, amoníaco y agua oxigenada, los cuales accionan y penetran más el color. Se emplean para cubrir las canas o si quieres tener un color más duradero.

Semi-permanentes

Son los tintes que se aplican sin un proceso de decoloración ya que están compuestos de moléculas pequeñas que penetran en las cavidades capilares. Son recomendables para cabellos dañados porque no contienen peróxido ni amoníaco.

Temporales

Contienen moléculas de pigmentos grandes por lo que no penetran tanto en el cabello, sino que solo lo recubren: por eso se caen fácilmente con cada lavada.

¿Cómo funcionan los tintes temporales?

 Los tintes temporales son una alternativa para quienes no quieren maltratar mucho su cabello o quieren probar con tonos más claros. Son de mucha utilidad también si tienes una fiesta y solo quieres lucir diferente para una ocasión especial.

Este tipo de tintes llegan a durar hasta 24 lavadas con shampoo ya que contienen un pH más bajo que los tintes permanentes. Además, no contienen amoníaco y su concentración de peróxido es menor. También existen otros que duran solo 8 lavadas los cuales no decoloran el pigmento natural de tu cabello.

 ¿De qué depende el color de mi cabello?

Como ya vimos, el cabello se compone de una sustancia llamada melanina que le brinda el color. Su concentración en nuestro organismo dependerá del tono que tengamos lo cual además está determinado por los genes. Cada cabello contiene 1% de melanina aproximadamente que se forma de células llamadas melanocitos en forma de estrella que se localizan en la base del folículo del pelo.

Existen dos tipos de melanina: eumelanina, que es la de color negro, marrón o rojizo, y la feomelanina que tiene tonos desde el amarillo hasta el naranja. Su concentración determinará el color de nuestro cabello.

¿Qué tinte es mejor para mi tono y tipo de cabello?

Para cualquier tono de tinte que elijas debes considerar tu pigmento natural y tipo de cabello porque esto influirá en el resultado final. Por ejemplo, el cabello grueso absorbe el tinte más lento mientras que el delgado lo absorbe más rápido.

Otro factor importante es si tu cabello es seco o graso. Normalmente el cabello seco absorbe más rápido el tinte que los que tienden a ser grasosos. Esto debes considerarlo ya que si tu cabello es grueso necesitarás mayor cantidad de tinte que si es delgado.

También la pigmentación es muy importante; entre más oscuro tengas el cabello más difícil será que logres tonos claros pero si tu cabello es castaño claro por ejemplo, obtendrás un mejor resultado. Sin embargo, es importante que en la etiqueta del producto siempre revises la comparación entre el tono del tinte y los diferentes tonos de cabello que existen.

Recomendaciones para cabello teñido

Aplicar un tinte en tu cabello sea cuál sea el que elijas, implica un proceso químico por lo que es importante que cuides mucho tu cabello. Entre los cuidados más recomendables están no lavarlo todos los días, puedes hacerlo cada tercer día así no solo te durará más el color, sino que evitarás seguirlo resecando.

Usar una mascarilla una vez por mes o cada quince días también le regresará a tu pelo las vitaminas que suelen perderse con la aplicación del tinte. También es importante que evites otros procesos que lo resecan como usar secadora, plancha o tenazas para peinarlo además de productos como el spray.