Ir al Contenido

Pastillas para la tos: ¿cuáles hay y por qué se usan?

La tos es un reflejo de nuestro sistema nervioso ante estímulos sobre las vías respiratorias, aparece cuando nuestro organismo está intentando librarse de un objeto extraño o cuando hay procesos inflamatorios infecciosos ocasionados por virus y bacterias.

Cuando no hay enfermedad, sustancias como humo, gas o solventes la pueden desencadenar, aparece también cuando tragamos algún alimento o líquido y se obstruye la tráquea, igualmente si un objeto como una pastilla es mal deglutida, en los niños es frecuente que aspiren objetos como juguetes pequeños.

En enfermedades de las vías respiratorias altas o bajas la tos aparece como reflejo por la excesiva cantidad de mucosa que se genera o por la irritación de la garganta.

Suele aparecer de manera súbita y volverse una afección aguda, que dura días o semanas, o crónica, y durar meses o tiempos indefinidos.

Es un síntoma molesto, pues interfiere con la comunicación interpersonal y puede producir incapacidad de conciliar el sueño o tener una mala noche.


Además, si dura por más de una semana los pulmones y bronquios, así como la garganta empiezan a cansarse por el continuo desgaste.

¿Qué remedios para la tos existen?

La forma más común de aliviar el reflejo de la tos es con jarabes:

Antitusígenos, los cuales actúan directamente sobre el sistema nervioso y evitan el reflejo.

Se pueden utilizar expectorantes para facilitar la expulsión de mucosa o mucolíticos para diluir el moco, o bien, una combinación.

¿Para qué se usan las pastillas para la tos?

Si bien los jarabes muestran mayor eficacia, la gran mayoría usan excipientes con glucosa, por lo que poblaciones con diabetes no deben usarlos, en esos casos las tabletas, cápsulas, grageas o cualquier otro excipiente es recomendable.

En algunos casos, las pastillas ya vienen así porque se combinan con sustancias antigripales y el antitusígeno o expectorante/mucolítico es un ingrediente más.

¿Cuáles se deben tomar?

Es importante que siempre sea un profesional de la salud quien indique cuál es el medicamento que más conviene, en términos generales, la llamada tos seca obedece a la irritación de la garganta provocada por el resfriado común, en esos casos un antitusígeno suele ser efectivo.

Cuando cursa con flemas, los bronquios y parte de las vías respiratorias altas están generando exceso de moco, por lo que se debe usar un expectorante/mucolítico.

Antitusígenos:

Cloperastina, Codeína, Dextrometorfano, Levodropropizina, Noscapina.

Expectorantes-mucolíticos:

Ambroxol, Carbocisteína, Acetilcisteína.

Pregúntale a tu doctor o farmacéutico la existencia de estas sustancias en forma de tabletas, pastillas, grageas u otro excipiente que no sea jarabe.

Precauciones:

Si la tos dura más de 2 semanas, aparece sangre o fluido sanguinolento debes acudir al médico inmediatamente, pues puede ser signo de una enfermedad más grave.

Cuando haya fiebre es señal de infección, la tos es sólo un síntoma más, para erradicarla tienes que atacar el problema de raíz.

¿Dónde se pueden comprar pastillas para la tos?

En farmacias físicas del país, tiendas de autoservicio con farmacias, o bien busca su existencia en internet en:

farmaciasanpablo.com.mx

farmaciasguadalajara.com

prixz.com

farmalisto.com.mx

super.walmart.com.mx