Saltar a Contenido

Las fabulosas propiedades del chayote: ¿cómo sacarle el máximo provecho?

propiedades y beneficios del chayote 1

Probablemente el chayote sea el alimento menos popular del mundo, pero cuando conozcas sus propiedades y beneficios querrás consumirlo diario. ¡Y con razón! El chayote es una hortaliza que se cultiva en diferentes regiones de Latinoamérica, destacándose como principales exportadores Brasil, Costa Rica y México. El chayote, también conocido como «papa del aire», era cultivado antiguamente por Mayas y Mexicas, quienes usaban sus raíces y tallos tiernos para comer y hacer otras recetas, además del fruto. De hecho, la palabra chayote proviene del náhuatl «hitzayotli» y significa «calabacita espinosa».

Quizá el chayote sea poco popular debido a su aspecto, no obstante, hay que tomar en cuenta que existen tres tipos de chayotes: el común, el blanco y el espinoso o erizo. Todos los chayotes poseen las mismas propiedades y beneficios, por lo que puedes consumir cualquiera de los tres.

propiedades y beneficios del chayote 1

Quienes han comido chayote, saben que no posee ningún sabor particular, por lo que muy pocos disfrutan su consumo. Sin embargo, el chayote posee un alto nivel de agua, el cual contiene antioxidantes, proteínas y vitaminas, por lo que lo hace ideal para combatir problemas de estreñimiento y obesidad.

Contenidos


¿Cuáles son los beneficios de comer chayote regularmente?

A pesar de ser una hortaliza que no posee un sabor en particular, sus beneficios y propiedades podrían hacerte considerar integrar el chayote a tu dieta diaria.

  • Ayuda a mejorar el metabolismo, ya que posee altos niveles de zinc, el cual ayuda a formar enzimas que aceleran la velocidad de reacciones y procesos químicos del cuerpo humano.
  • El chayote es una hortaliza rica en vitamina B2 y hierro, los cuales estimulan la producción de glóbulos rojos, ayudando a equilibrar los niveles de hierro en la sangre, evitando desarrollar anemia.
  • El consumo regular de chayote ayuda a reducir las probabilidades de sufrir accidentes cerebrovasculares e hipertensión, ya que sus fibras solubles ayudan a mejorar la circulación sanguínea, combatiendo el colesterol malo (LDL).
  • Gracias a la gran cantidad de antioxidantes, el chayote ayuda a prevenir algunos tipos de cáncer.
  • Al ser una hortaliza con altos niveles de fibra, sirve para controlar los niveles de colesterol en nuestro cuerpo, por lo que ayuda a que no subamos de peso y podamos deshacernos de algunos kilos de más. De igual forma, ayuda a eliminar el estreñimiento y facilita la tarea digestiva.

propiedades y beneficios del chayote 1

¿Cómo puedo consumir el chayote?

El chayote puede ser el protagonista de tus platillos o puede ser un ingrediente más. Se recomienda consumir el chayote horneado o hervido, pero nunca frito o capeado, ya que la grasa limita el aprovechamiento de los nutrientes. Lo puedes añadir a tus guisos y caldos y, aunque no aporta un gran sabor, hará que tus platillos se vuelvan más saludables.

El chayote es ideal para tu piel 

Si comer esta hortaliza no está dentro de tu dieta, puedes aprovechar las propiedades que el chayote tiene para ti con las siguientes mascarillas:

Mascarilla de chayote con aceite de olivo

Esta mascarilla sirve para exfoliar, hidratar y eliminar toxinas de la piel, otorgando una sensación de suavidad tras cada uso de esta mascarilla.

Para preparar esta mascarilla necesitas la mitad de un chayote y una cucharadita de aceite de oliva. Debes mezclar, triturar o machacar el chayote mientras añades lentamente el aceite. Una vez teniendo la mezcla, debes formar una capa sobre tu rostro y dejarla reposar de 30 minutos a una hora.

Puedes retirar la mascarilla con abundante agua tibia y secando el exceso de agua con una toalla limpia. Comenzarás a notar la diferencia tras algunos días de uso.

Mascarilla de chayote con aceite de olivo

Mascarilla de chayote con jugo de limón

Con esta mascarilla le dirás adiós a las manchas y al acné. Además, la sensación de frescura y rejuvenecimiento lo notarás desde la primera aplicación. ¡Manos a la obra!

Para esta mascarilla necesitaras la mitad de un chayote y el jugo de medio limón. En un recipiente deberás mezclar, triturar o machacar el chayote, añadiendo lentamente el jugo de limón. El resultado debe ser similar al de una pasta.

Después de 30 minutos debes retirar la mascarilla con abundante agua, secando el exceso de agua con una toalla limpia. Puedes acompañar esta mascarilla con una crema hidratante al final de cada aplicación. Es muy importante usar esta mascarilla durante las noches, ya que el uso excesivo de jugo de limón durante el día puede ocasionar manchas en la piel.