Saltar al contenido

Iluminador, el toque ideal para resaltar tu maquillaje: qué tipos hay, cuál elegir y cómo aplicarlo

Iluminador, el toque ideal para resaltar tu maquillajes: qué tipos hay, cuál elegir y cómo aplicarlo

El iluminador es el toque final del maquillaje que se usa para darle un acabado luminoso y fresco al rostro. Además, aporta volumen a tus facciones como las mejillas o la mirada y puedes emplearlo en cualquier tipo de piel; si tu maquillaje es más cargado da un brillo especial y si es más natural lo destaca para que no se vea tan plano.

Puedes utilizarlo cómo más te guste ya que también ayuda a disimular el cansancio o cuando no duermes bien, lo importante es cómo lo apliques y la cantidad para darle un toque personalizado a tu maquillaje.

El iluminador combinado con un corrector le dará mucha más potencia a tu rostro pero debes recordar que no son lo mismo. Si no sabes cuál elegir y cómo aplicarlo te damos algunos consejos para que tu maquillaje luzca espectacular.

¿Qué tipos de iluminador hay?


Iluminador en polvo

Es el más común por lo que puedes encontrarlo de muchas marcas, tonos y precios. Se recomienda para pieles grasas y al aplicarlo debe hacerse sobre la base de maquillaje. Para un efecto de mayor luminosidad se puede combinar con un iluminador en crema debajo y encima aplicar el polvo. Es importante que recuerdes difuminar siempre bien con ayuda de una brocha para distribuirlo mejor y que se vea más natural.

Iluminador líquido

Como su nombre lo dice, son de textura líquida y por lo regular vienen en envases similares a las bases de maquillaje. Es muy moldeable y pueden obtenerse múltiples efectos porque su composición ligera. Para pieles secas es muy recomendable ya que ayudará a hidratarlas.

Iluminador en crema

Este tipo de iluminadores tienen una textura intermedia entre el polvo y el líquido haciéndolo mucho más cremoso y compacto. Funciona muy bien para las pieles normales, mixtas o secas.

Iluminador con o sin brillo

Puedes conseguir también iluminadores con brillo nacarado que da un efecto más natural ya que contiene partículas de purpurina. Este tipo de iluminador da un toque más elegante porque no se nota demasiado pero resalta tus facciones.

Los iluminadores sin brillo son también conocidos como de acabado mate que justamente tienen un efecto matizador. Estos te ayudan a dar mayor volumen a tu rostro y crearle un mejor contorno. Ambos vienen en crema y es importante que  elijas un tono o dos más claro que tu piel.

Iluminador efecto bronceado

Este tipo de iluminador sirve principalmente para los pómulos dándoles volumen y resaltándolos; además funciona muy bien para el  escote cuando quieras lucirlo con una prenda especial.

¿Qué tipo de iluminador escoger?

De acuerdo a tu tipo de piel es el iluminador que te quedará mejor. Por ejemplo si tu piel es más seca puedes optar por los cremosos pero si tiendes a tener un cutis graso el polvo te vendrá bien para restarle esa grasita y además resaltarlo mejor. Si tu piel es mixta, puedes optar por cualquiera de los dos.

También es importante que al elegir el tipo de iluminador consideres tu tono de piel y la ocasión para la cual te arreglarás. Por ejemplo si tienes una fiesta o un compromiso por la noche puedes utilizar iluminador con glitter pero si te vas a maquillar para una comida o un paseo durante el día con un look más natural, es más recomendable que uses el polvo o la crema sin destellos.

¿Qué tono de iluminador es mejor?

Para escoger tu tono de iluminador debes considerar tu tono de piel para que puedas realmente resaltar tu maquillaje.

Para pieles claras se recomiendan los tonos aperlados, blanco o rosados. Para las pieles medias puedes optar por tonos rosados o color champaña. Mientras que para pieles más morenas los tonos dorados y bronce son ideales ya que resaltaran más sobre tu rostro.

Finalmente si tu piel es más oscura también es recomendable un iluminador  dorado y con glitter para que destaque más; aunque también puedes elegir algunos con tonalidades rosadas como el rose gold

 ¿Cómo aplicarlo?

 Después de saber qué tipos de iluminadores existen y qué tipo de piel tienes, ya puedes elegir el iluminador ideal para ti pero el siguiente paso será aplicarlo. Sigue este sencilla guía:

  1. Aplica sobre la parte alta de los pómulos
  2. Distribuye un poco en el hueso de la ceja pero no sobre ella, un poco más abajo para resaltar tu mirada. También hazlo en el lagrimal y en la parte final del ojo.
  3. Puedes aplicar un poco encima del labio superior (entre los labios y la nariz) para que tus labios luzcan mejor
  4. Aplica un poco de manera vertical sobre el hueso de la nariz y en forma horizontal en la frente. Esta área se conoce como zona T.
  5. Finalmente coloca un poco en tu barbilla y si lo prefieres en el escote