Saltar al contenido

Tanque de oxígeno: ¿Qué es y para qué sirve?

Tanque de oxígeno: ¿Qué es y para qué sirve?

El Tanque de oxígeno es un cilindro de aluminio que contiene gas para inhalación, el cual, es utilizado para respirar y para el funcionamiento de todas las células del cuerpo humano.

Normalmente es usado en pacientes que no pueden obtener suficiente oxígeno o que padecen afecciones pulmonares como:

  • EPOC, neumonía y asma
  • Enfisema pulmonar y trauma en el sistema respiratorio
  • Insuficiencia cardiaca, fibrosis quística y apnea del sueño
  • Displasia o subdesarrollo de los pulmones en los recién nacidos

Cabe mencionar que actualmente el Tanque de oxígeno se ha vuelto un producto de primera necesidad, ya que ayuda a los pacientes contagiados por COVID-19 ha mejorar su capacidad pulmonar y apoya a los órganos que están sufriendo de insuficiencia.

¿Dónde comprar un Tanque de oxígeno en México y cuánto cuesta?

Si bien muchas farmacias y supermercados le ofrecen la venta del Tanque de oxígeno, encontrar el lugar con el precio más bajo en México siempre será lo mejor.


En Prixz le ofrecemos medicamentos de todas las marcas, patentes y genéricos, para que tome la mejor decisión de compra.

Recuerde que, si el medicamento solicitado no está disponible en su ciudad nuestro Prixzer lo buscará por usted y le haremos llegar su compra con nuestros repartidores o de forma segura con paqueterías como DHL y FedEx.

Además, siempre encontrará mejores promociones en Prixz para reducir el precio del Tanque de oxígeno y otros medicamentos que esté buscando en línea, ya que nosotros también aceptamos sus recetas digitales en aquellos medicamentos que así lo requieran. Fácil y sin complicaciones.

Descargue hoy mismo la aplicación de Prixz desde su celular, ya está disponible en Google Play (Android) y App Store (iOS).

Desde la app de Prixz puede pedir sus medicamentos y artículos de higiene hasta la puerta de su casa, oficina o donde se encuentre, solo no olvide revisar las zonas de cobertura en CDMX.

El Tanque de oxígeno cuesta aproximadamente 4,385 pesos mexicanos en farmacias o supermercados físicos, así como en algunas tiendas en línea.

Presentaciones

Generalmente el Tanque de oxígeno puede encontrarse en diversos tamaños, pero estos son los más comunes 425, 680, 1700, 3100 y 9000 litros. 

Además, algunos modelos incluyen: 

  • Carro portacilindro
  • Vaso humidificador y cánula nasal
  • Mascarilla para suministro de oxígeno
  • Manómetro regulador desmontable de 0-15 Litros Por Minuto (LPM)

Tanto el oxígeno gaseoso como líquido pueden ser almacenados en un tanque portátil; sin embargo, el oxígeno líquido está más concentrado y puede caber en un tanque más pequeño.

Partes del cilindro de oxígeno

  • Caudalímetro: Mide el flujo de oxígeno que sale de la botella, lo cual se mide en Litros Por Minuto (LPM)
  • Cánula nasal (gafas nasales): Tubo que se conecta a la botella de oxígeno y que transporta el flujo de oxígeno a la nariz del niño
  • Medidor de presión: Mide cuánto oxígeno queda en la botella. Una botella llena contiene entre 1800 y 2200 libras por pulgada cuadrada
  • Junta de seguridad: Protección que viene en nuevos tanques nuevos de oxígeno. Cada vez que prepare un tanque nuevo por primera vez, retire la junta de seguridad y deséchela
  • Purgar la conexión de la botella: Abrir la válvula lo suficiente para que salga un poco de oxígeno, lo cual eliminará el polvo que pudiera haber
  • Regulador: Aparato, sujetado a la botella, que tiene el caudalímetro y el medidor de presión y sirve para regular la presión a la que sale el oxígeno
  • Válvula selladora: Válvula, ya sea de metal y goma o solamente metal, que sirve para sellar la conexión entre la botella de oxígeno y el regulador, para prevenir cualquier fuga

Recuerde nunca agarrar el regulador para alzar la botella, ni tampoco le aplique ninguna clase de lubricante (aceite ni grasa) al mismo, pues podría provocar un incendio

¿Cómo usar un Tanque de oxígeno?

Algunas personas necesitan terapia de oxígeno todo el tiempo, mientras que otras solo lo necesitan ocasionalmente o en ciertas situaciones.

Siga cuidadosamente las instrucciones: 

  1. Lávese las manos
  2. Quite la cinta plástica (blanca o azul) de la parte superior del tanque y también quite la junta de seguridad y deséchela
  3. Purgue la conexión del tanque:
    • Mueva la punta de salida del oxígeno hacia el lado opuesto de donde esté el paciente
    • Conecte la llave (viene incluida con el sistema de oxígeno) a la válvula que se encuentra en la parte superior del tanque
    • Gire la válvula hacia la izquierda (en el sentido contrario a las agujas del reloj), si oye un ruido de escape significa que el oxígeno gaseoso está saliendo de la botella
    • Pare cuando oiga el ruido, y cierre la válvula girándola hacia la derecha (en el sentido de las agujas del reloj), no la ajuste demasiado
  4. Siempre verifique que la válvula, el regulador y la rondana selladora no tengan nada de aceite ni grasa, pues podría causar un incendio
  5. Coloque la rondana selladora en el tanque
  6. Coloque el regulador en el tanque:
    • Verifique que las 3 clavijas del regulador estén alineadas con los 3 agujeros del cilindro
    • Cierre la rosca en forma de “T” para conectar el regulador al cilindro
    • Lentamente, dele una vuelta completa a la válvula utilizando la llave (en el sentido contrario a las agujas del reloj) para abrir el flujo de oxígeno
    • Si oye un ruido de escape fuerte, significa que hay una pérdida. Gire la llave en sentido de las agujas del reloj inmediatamente para volver a cerrarla y llame inmediatamente al proveedor de productos médicos
  7. Revise el medidor de presión
  8. Conecte el tubo al enchufe del regulador
  9. Gire la perilla del caudalímetro hasta la marca de LPM que le haya indicado el médico

El proveedor de productos médicos le indicará cómo recargar el tanque de oxígeno. 

Importante, dichas instrucciones son solo indicativas y siempre se deberá consultar a un médico antes de utilizar un tanque de oxígeno.

Advertencias y efectos adversos

  • Tenga mucho cuidado al viajar con el oxígeno
  • Nunca ponga el oxígeno en un vehículo caliente
  • Guarde el oxígeno en un sitio con buena ventilación y fuera de la luz solar directa
  • Coloque letreros que digan “Prohibido fumar y Oxígeno en uso” en las entradas de su casa
  • Mantenga los tanques o depósitos en posición vertical en su carrito, estante o base estable, y evite reclinarlos
  • No use electrodomésticos cuando se esté utilizando el oxígeno, pues podrían producir chispas y causar un incendio
  • No permita que se fume en la casa, en el carro, ni en cualquier otro lugar donde el paciente esté recibiendo oxígeno
  • No use productos inflamables cerca del oxígeno, como disolventes para pinturas, alcohol desinfectante o productos con base de aceite
  • Trátelo como si fuera un medicamento, no cambie el flujo (la cantidad de oxígeno que circula por el tubo) sin haber hablado primero con médico

En general la oxigenoterapia es segura, pero el uso de cualquier Tanque de oxígeno puede tener efectos adversos como:

  • Nariz seca o con sangre
  • Cansancio y dolores de cabeza durante las mañanas

Importante, dichos síntomas generalmente desaparecen al suspender el tratamiento, pero si empeoran o persisten consulte a su médico.