fbpx Saltar al contenido
Compra fácil y seguro
Farmacia Prixz
Descarga

¡Obtén $200 de regalo! Da click aquí

Pastillas para la presión: ¿Cuáles son las mejores?

Pastillas para la presión: ¿Cuáles son las mejores?
* Precio exclusivo de tienda en línea.
* Producto sujeto a disponibilidad.
* Envios exprés a todo México.
Ver oferta

¿Qué es Losartán y para qué sirve?

Losartán es un fármaco antihipertensivo que está indicado para:

  • El paciente hipertenso con riesgo cardiovascular
  • El tratamiento de la hipertensión arterial que no se ha controlado con monoterapia
  • El tratamiento a largo plazo de la hipertensión del paciente con diabetes, dislipidemia, síndrome metabólico

Cabe mencionar que no se recomienda para inicio de tratamiento y es peligroso para pacientes con insuficiencia renal, esto debido a la posibilidad de sufrir una hiperpotasemia (nivel alto de electrolitos de potasio en la sangre).

¿Qué es Amlodipino y para qué sirve?

Amlodipino es un fármaco que sirve principalmente para el tratamiento de presión alta, sin embargo, tiene otras funciones como tratar ciertos tipos de angina, es decir, dolores de pecho y enfermedad de las arterias coronarias.

Asimismo, pertenece al grupo de los medicamentos antihipertensivos, un grupo de fármacos que actúan bloqueando los canales del calcio e inhiben el flujo de entrada de iones calcio al interior del músculo vascular y cardíaco. 


¿Cuáles son las mejores Pastillas para la presión?

Lasix

Lasix es un fármaco en forma de tabletas que sirve para tratar edemas (retención de líquidos) en pacientes que presenten alguno de los siguientes padecimientos:

  • Fallo congestivo
  • Trastornos del riñón
  • Enfermedad del hígado

También es usado para tratar la hipertensión, además, proporciona un soporte de diuresis (secreción de orina) forzada cuando un paciente se encuentra intoxicado. Su compuesto principal es la Furosemida, el cual sirve para tratar los edemas provocados por problemas del riñón, hígado y corazón.

Losartán

Losartán es un medicamento indicado para tratar la presión arterial alta. Además,  su uso incluye la disminución de accidentes cerebrovasculares en personas que padecen hipertensión o hipertrofia ventricular izquierda.

Además, pertenece a una clase de medicamentos llamados antagonistas del receptor de la angiotensina II, cuyo efecto es bloquear la acción de determinadas sustancias naturales que contraen los vasos sanguíneos.

Enalapril

Enalapril es un medicamento antihipertensivo, que sirve para tratar los siguientes padecimientos:

  • Hipertensión renovascular (renal)
  • Combatir la presión arterial alta
  • Protección, prevención y tratamiento para la insuficiencia del corazón

Es un medicamento de uso delicado por lo que es recomendable usarlo únicamente bajo prescripción médica.

Valsartán

Valsartán es un medicamento que se usa para tratar la hipertensión en adultos y niños mayores de 6 años. Asimismo, está indicado para insuficiencias cardiacas e intentar la mejoría después de un ataque cardiaco.

Pertenece a la clase de medicamentos llamado antagonistas del receptor de la angiotensina II, los cuales ayudan a órganos como:

  • ­­Corazón: Mejora el bombeo del corazón
  • Cerebro: Estimula la liberación de vasopresina
  • Arteria: Estimula la contracción y el crecimiento
  • Riñones: Estimula la vasoconstricción y libera prostaglandinas

Además, estudios han demostrado que es tan eficaz como otros antihipertensivos como Amlodipino, Enalapril y Lisinopril.

Metoprolol

Metoprolol es un medicamento usado solo o en combinación con otros medicamentos para tratar la presión arterial. También se usa para prevenir la angina de pecho y tratar los ataques cardiacos.

Pertenece a una clase de medicamentos llamados bloqueadores beta, los cuales reducen la carga de trabajo del corazón y lo ayudan a latir más regularmente.

De esta manera, funciona al relajar los vasos sanguíneos y la disminución de la frecuencia cardíaca para mejorar el flujo sanguíneo y disminuir la presión arterial.

Medicamentos relacionados

Los siguientes medicamentos también son útiles en el tratamiento de la hipertensión arterial:  OlmesartánRamipril, AtenololClonidinaTiazidas, entre otros.

Contraindicaciones y advertencias

Las Pastillas para la presión están contraindicadas en niños, mujeres embarazadas y en periodo de lactancia, así como en pacientes con: 

  • Disfunción hepática e insuficiencia renal
  • Hiperpotasemia, cirugía con anestesia general o estenosis de la arteria renal
  • Hipersensibilidad conocida al principio activo o a cualquiera de sus componentes

Advertencias:

  • Debe tenerse precaución en pacientes con hipotensión
  • Conserve la caja bien cerrada, a no más de 30°C y protéjala de la luz solar
  • Debe considerarse la utilización de dosis más bajas en pacientes con un historial de disfunción hepática
  • Administrar con cautela en pacientes con enfermedad coronaria grave, enfermedad valvular aórtica o mitral, miocardiopatía hipertrófica y en pacientes que serán sometidos a cirugía y anestesia, pues puede ocurrir hipotensión

Pastillas para la presión y Alcohol

Al tomar Pastillas para la presión deberá evitarse el consumo alcohol, ya que éste puede hacer que su presión arterial baje o suba más, aumentando el riesgo de sufrir mareos o desmayos.

¿Qué pasa si se deja de tomar pastillas para la presión?

Las personas con presión arterial alta o baja y que no siguen su tratamiento de fármacos antihipertensivos tienen un riesgo mucho mayor de sufrir un derrame cerebral y la muerte, esto en comparación con aquellos que toman su medicación correctamente.

Efectos secundarios

Las Pastillas para la presión pueden tener efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran, tales como:

  • Dolor de cabeza y edema (hinchazón)
  • Mialgia, urticaria, prurito y angioedema
  • Mareos, enrojecimiento facial y palpitaciones
  • Fatiga, náuseas, somnolencia y dolor abdominal
  • Edema del tobillo, palpitaciones y obstrucción intestinal
  • Dolor muscular, astenia, sudoración cefalea e insomnio
  • Diarrea, indigestión y anormalidades de la función hepática

Importante: Dichos síntomas generalmente desaparecen al suspender el tratamiento, pero si empeoran o persisten consulte a su médico.