Ir al Contenido

Lansoprazol: ¿Qué es y para qué sirve?

Lansoprazol: ¿Qué es y para qué sirve?

El lansoprazol es indicado en el tratamiento úlceras y padecimientos ocasionados por la producción excesiva de ácido gástrico.

Lansoprazol es útil para curar o aliviar las siguientes enfermedades:

  • Úlcera duodenal.
  • Esofagitis por reflujo.
  • Esófago de Barrett.
  • Síndrome de Zollinger-Ellison.
  • Úlceras duodenales o gástricas recidivantes

Este medicamento es catalogado inhibidor de la bomba de ácido, por lo cual, funciona suprimiendo la secreción del ácido gástrico.

¿Cuál es la dosis de Lansoprazol?

La vía de administración es oral, 30 minutos antes de los alimentos.

La dosis sugerida es la siguiente:

Úlcera duodenal: Tomar 15 mg al día durante 4 a 8 semanas.

Úlcera gástrica benigna: Tomar 30 mg al día durante 4 semanas a 8 semanas

Úlcera gástrica asociada a AINEs: Tomar 30 mg al día durante 8 semanas.

Mantenimiento cicatrización de úlcera duodenal: Tomar 15 mg al día durante 4 semanas.

Disminución del riesgo a los AINEs: Tomar 15 mg al día durante 12 semanas.

Reflujo Gastroesofágico: Tomar 15 mg una vez al día durante 8 semanas.

Esofagitis Erosiva: Tomar 30 mg una vez al día durante 8 semanas.

Síndrome de Zollinger-Ellison: Tomar 60 mg al día durante 7 días y después evaluar la dosis particular de cada paciente.

Erradicación de H. pylori en combinación con antibióticos: Tomar 30 mg de lansoprazol con 1 g de amoxicilina o 500 mg de claritromicina.

¿Cuánto tiempo tarda en hacer efecto Lansoprazol?

El paciente que toma este medicamento, puede empezar a sentir sus efectos en un periodo de 4 o 5 días, sin embargo, desde antes puede notar alguna mejoría.

Lo ideal es tomar de manera correcta la dosis de lansoprazol y no suspender el tratamiento para poder los resultados deseados.

Nombre comercial de Lansoprazol

Si deseas tratar tus problemas de úlceras y reflujo, puedes acudir a las farmacias y solicitar los siguientes nombres comerciales y presentaciones de Lansoprazol.

Ulpax, caja con 14 cápsulas de 30 mg cada una.

Prazolan, caja con 7 tabletas de 40 mg cada una.

Pantozol, caja con 28 tabletas de 20 mg cada una.

Supacid, caja con 7 y 14 tabletas de 20 mg cada una.

Zoltum, caja con 28 tabletas de 20 y 40 mg cada una.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar Lansoprazol?

Si necesitas adquirir este medicamento, lo puedes hallar sin complicaciones en la mayoría de farmacias físicas y en línea del país.

Su precio dependerá de la marca y presentación que elijas, pero va desde los 60 hasta los 1,000 pesos mexicanos.

Recuerda que puede adquirir cualquier presentación con lansoprazol en farmacias Prixz, Smartclub, Farmalisto, San Pablo, Del Ahorro, entre otras.

Diferencia entre Lansoprazol y Omepreazol

Según investigaciones de la Sociedad Iberoamericana de Información Científica, la tasa de efectividad entre lansoprazol y omeprazol es similar en el alivio de síntomas y seguridad equivalente.

Con dosis sugeridas de 20 mg de omeprazol y 15 mg de lansoprazol, la curación fue exitosa y sin ninguna diferencia significativa entre estos dos fármacos.

Consideraciones antes de usar Lansoprazol

Antes de iniciar un tratamiento con lansoprazol, tu médico debe informarte sobre los riesgos y restricciones que esto implica. Revisa la siguiente información.

Contraindicaciones

  • Hipersensibilidad a la sustancia activa.
  • Uso combinado con atazanavir.

Precauciones

  • Embarazo y lactancia.
  • Su uso puede enmascarar las manifestaciones de las úlceras malignas.
  • Insuficiencia hepática.
  • Insuficiencia cardiaca.
  • Lansoprazol puede disminuir el metabolismo hepático de diversos fármacos.
  • Puede aumentar el riesgo de infección gastrointestinal.
  • Riesgo de hipomagnesemia en tratamiento prolongado.
  • Edad avanzada.
  • Puede ser asociado al incremento en el riesgo de fracturas de cadera, muñeca o columna por la presencia de osteoporosis.

Efectos secundarios de Lansoprazol

Este medicamento puede producir las siguientes reacciones:

  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Diarrea.
  • Dolor abdominal.
  • Estreñimiento.
  • Vómitos.
  • Flatulencias.
  • Sequedad en la boca.
  • Náuseas.
  • Aumento de enzimas hepáticas.
  • Urticaria.
  • Fatiga.
  • Prurito.
  • Aumento del apetito.