fbpx Saltar al contenido

Hiperplasia prostática benigna: ¿Qué es y cómo tratarla?

La glándula prostática es parte del sistema reproductivo del hombre. Es semejante en cuanto a tamaño y forma a una nuez de castilla y pesa aproximadamente 20 gramos. Como se ve en el diagrama, la próstata se localiza debajo de la vejiga, frente al recto. La próstata rodea a la uretra, la cual se encuentre a lo largo del pene y se encarga de vaciar la orina de la vejiga. La principal función de la próstata es la de producir líquido seminal.

¿Qué es la Hiperplasia Prostática Benigna?

La Hiperplasia Prostática Benigna, o HPB, se refiere al crecimiento no canceroso (benigno) de la próstata. La próstata normal crece rápidamente a partir de la pubertad, sufriendo cambios histológicos (a nivel celular) a partir de los 40 años. Es una enfermedad muy común en hombres mayores, presentándose en 60% de los hombres arriba de 60 años de edad, y hasta en 80% de los hombres arriba de 80 años. Actualmente, la Hiperplasia Prostática no puede prevenirse. Es importante hacer hincapié que la HPB no es cáncer, ni desarrollará cáncer en un futuro.

Aunque la HPB puede no causar sintomatología alguna, algunos hombres eventualmente desarrollarán sintomatología urinaria obstructiva baja. Algunos ejemplos de éstos síntomas son la sensación de no vaciar por completo la vejiga o de tener que ir con frecuencia a orinar, la presencia de un chorro urinario débil, o bien el hecho de despertarse con frecuencia en la noche para vaciar la vejiga. Esta sintomatología puede llegar a interferir en tu calidad de vida (ver adelante: Escala Internacional de Síntomas Prostáticos).

Cerca de una tercera parte de los hombres con HPB eventualmente tendrán sintomatología que interfiera con sus actividades, o bien, presenten otros problemas relacionados que requieran tratamiento. Al envejecer, estos síntomas pueden volverse cada vez más molestos. Los síntomas generalmente sin independientes al tamaño de la próstata, y algunos pacientes con próstatas pequeñas pueden tener sintomatología muy importante.


Es importante de que se dé cuenta que estos síntomas no son un efecto ineludible de la edad. Por el contrario, se trata de condiciones tratables presentes en una gran cantidad de hombres. La información concerniente a Hiperplasia Prostática Benigna que se presenta en éste documento tiene el objetivo de mejorar sus síntomas, independientemente del tamaño de su próstata.

¿Cuál es la causa de los síntomas urinarios den la HPB?

Los síntomas urinarios no siempre son causados por la próstata, y bien pueden ser la manifestación de problemas en otro órgano, como la vejiga. Aunque la causa exacta de las molestias no siempre se encuentra, los síntomas pueden ser secundarios a una combinación del crecimiento prostático así como de un incremento en el tono muscular del cuello de la vejiga y la próstata.

Al crecer, la próstata comprime la uretra (conducto que atraviesa la próstata y se encarga de expulsar la orina de la vejiga). Esta compresión gradual de la uretra puede llegar a causar dificultad para la micción. En las etapas iniciales de HPB, el músculo de la vejiga (detrusor) puede forzar el paso de la orina a través de una uretra reducida. Sin embargo, sin el crecimiento de la próstata continúa, el músculo vesical se vuelve más fuerte, más grueso y más sensible.

El resultado es una sensación urgente de orinar, llamado “urgencia miccional”. Levantarse en las noches a orinar, es un síntoma de crecimiento prostático. En ocasiones podrá tener problemas para pasar orina a través de la uretra. Algunos pacientes pueden encontrarse en la situación de no poder orinar (una condición llamada retención urinaria). Si esto ocurre, debe ver a un médico inmediatamente y es probable que requiera que se coloque una sonda a la vejiga para orinar. Con el tiempo, si la próstata produce una obstrucción muy importante, pueden presentarse problemas vesicales o renales, infecciones urinarias, sangrado o la formación de litiasis.

¿Cuándo deberá ver a un doctor?

Si usted tiene síntomas que lo incomodan, debe ser revisado por un especialista. Es importante descartar si sus síntomas son ocasionados por la HPB o bien por alguna otra enfermedad. Y en caso de que se confirme que se trata de HPB, verificaremos que esto no haya afectado a otros órganos. Si usted presenta sangre en la orina, o bien inicia con sensación de ardor al orinar, es conveniente que sea valorado lo antes posible.

¿Cómo se diagnostica la Hiperplasia prostática benigna?

Durante su visita, podremos recurrir a lo siguiente para llegar al diagnóstico:

  • Historia Clínica: Consiste en preguntar sobre sus problemas médicos presentes y pasados.
  • Pedirle que llene un cuestionario referente a los síntomas que le ocasiona la HPB (llamada Escala de Síntomas Prostáticos)
  • Analizar su orina en busca de sangre, glucosa (azúcar) o algún dato de infección.
  • Realizar un ultrasonido de su vejiga (Bladder-Scan) para determinar si se queda con orina después de vaciar la vejiga (llamada Orina Residual)
  • Realizar un Tacto rectal para revisar las características de la próstata.

Además, podrá ser necesario realizar ciertos exámenes de laboratorio como exámenes de orina, cultivos de orina, química sanguínea (en busca de glucosa y para valorar la función renal) y el Antígeno Prostático, para descartar la posibilidad de Cáncer de Próstata.

Hay otra serie de estudios que pueden ser requeridos para demostrar que sus molestias son ocasionadas exclusivamente por la HPB, y no por problemas a otro nivel, así como determinar si la HPB no ha afectado a otros órganos como la vejiga o los riñones:

  • Flujometría: Sirve para medir el volumen de orina en un periodo de tiempo
  • Urodinamia: Nos sirve para determinar las presiones dentro de su vejiga durante la micción
  • Otras: Citología urinaria, radiografías, ultrasonidos, cistoscopia (o endoscopía de la vejiga), etc.

¿Cuándo debe de tratarse la Hiperplasia prostática benigna?

En la mayoría de los casos, una próstata aumentada de tamaño por sí sola no es indicación de recibir tratamiento. Tomar la decisión de recibir o no algún tratamiento depende exclusivamente de lo molesto que pueden llegar a ser los síntomas para usted. Si sus síntomas son leves e incluso moderados, y no afectan su actividad diaria, es posible que no requiera de tratamiento en éste momento. Si sus síntomas son severos, comprometen su calidad de vida, o bien, ya han afectado su vía urinaria, es importante tratar el tema de las diferentes opciones terapéuticas con nosotros.

¿Cómo se valoran las opciones terapéuticas?

Hay diferentes tipos de tratamiento para la HPB. Cada uno de ellos puede mejorar los síntomas en menor o mayor grado. Sin embargo, ninguno de los tratamientos llevará a su vía urinaria a como era en su juventud. Los siguientes factores deben tomarse en cuenta al platicar con nosotros acerca de las opciones terapéuticas:

  • La severidad de sus síntomas (qué tanto le incomoda)
  • La probabilidad de que el tratamiento que se le ofrezca brinde una mejoría notable de sus síntomas
  • El tiempo que durará los efectos del tratamiento
  • Las desventajas, riesgos e inconvenientes del tratamiento

Algunos hombres pueden percibir mayor molestia por sus síntomas que otros. El mejor tratamiento desde su punto de vista puede diferir de aquel ofrecido a otra persona con HPB y que haya respondido adecuadamente. El permitirnos conocer qué tan molesto se encuentra por sus síntomas, así como los resultados de loe estudios realizados, nos ayudará a orientarlo en el tratamiento que mejor se ajuste a sus necesidades.

Por ejemplo, un tratamiento quirúrgico puede mejorar sus síntomas en mayor grado y por más tiempo que el tratamiento médico, sin embargo, la cirugía conlleva un mayor riesgo de complicaciones así como una estancia intrahospitalaria, un evento anestésico y un periodo de recuperación.

Si usted completa la Escala de Síntomas Prostáticos en la siguiente página, encontrará que promedia un total de 0 a 35 puntos. Una vez sometido a algún tratamiento, deberá observar una disminución en la suma total de puntos. Los estudios han demostrado que algunas formas terapéuticas reducen los puntos (y mejoran los síntomas) mejor que otros.

  • Los tratamientos que le disminuyan 5 puntos a su suma inicial le darán una mejoría “modesta” a su sintomatología
  • Los tratamientos que le disminuyan de 5 a 10 puntos a su suma inicial le brindarán una mejoría “moderada” a su sintomatología
  • Los tratamientos que le disminuyan 10 ó más puntos a su suma inicial le darán una “mayor o importante” mejoría a su sintomatología.

La mejoría brindada por las diferentes opciones terapéuticas está ejemplificada en la gráfica 1. Recuerde que estos números se refieren al beneficio promedio que debe esperar, ya que cada paciente responde diferente a los tratamientos.

La mayoría de los tratamientos tendrán algún efecto secundario o adverso, aunque el porcentaje de personas afectadas por éste generalmente es bajo. En las siguientes hojas le presentamos la información en relación a los efectos secundarios más comunes así como una descripción de cómo los podría presentar.

Escala de Síntomas Prostáticos de la Asociación Americana de Urología

NuncaMenos de 1 en 5Menos de la mitad de las vecesLa mitad de las vecesMás de la mitad de las vecesCasi siempre
1. En el último mes, ¿qué tan seguido ha tenido la sensación de no vaciar por completo la vejiga al terminar de orinar?012345
2. En el último mes, ¿qué tan seguido ha tenido que ir a orinar en menos de 2 horas de haber orinado?012345
3. En el último mes, ¿qué tan seguido se ha interrumpido el chorro de orina requiriendo iniciar la micción otra vez?012345
4. En el último mes, ¿qué tan difícil le ha sido aguantarse las ganas de orinar?012345
5. En el último mes, ¿qué tan frecuente ha tenido un chorro urinario débil?012345
6.En el último mes, ¿qué tan seguido ha tenido que pujar o hacer esfuerzo para poder orinar?012345
Ninguna1 vez2 veces3 veces4 vecesMás de 5 veces
7. En el último mes, ¿cuántas veces se tuvo que levantar en la noche a orinar?
Total

Para usar ésta tabla: Encierre en un círculo un número por pregunta y sume el total de los números marcados. El total va de 0 a 35 puntos, con un puntaje mayor para una sintomatología más severa. Los resultados menores a 7 son considerados leves, y generalmente no requieren de tratamiento.

¿Cuáles son las opciones terapéuticas?

Las opciones son las siguientes:

  • Vigilar (sin tratamiento)
  • Tratamiento médico (medicamentos)
  • Cirugía mínimamente invasiva (reducen el tamaño de la próstata como resultado de elevar su temperatura)
  • Quirúrgico (procedimientos que retiran parte de la próstata)

Vigilancia

Usted es un candidato a ser vigilado, acudiendo de forma anual al consultorio (antes si aparecen síntomas) si se encuentra asintomático, no le molestan los síntomas que tiene, o tiene síntomas moderados o severos pero que no ha repercutido en la vía urinaria. Si sus síntomas empeoran, es importante que platique nuevamente con nosotros sobre otras opciones.

Tratamiento médico de Hiperplasia prostática benigna

Hay 2 tipos de tratamientos médicos que pueden mejorar los síntomas de HPB. En algunos casos, puede darse ambos medicamentos juntos. Algunos pacientes pueden presentar los efectos secundarios de éstos medicamentos, pero éstos generalmente desaparecen al suspenderlos.

  • Medicamentos que relajan la musculatura de la próstata. Estos medicamentos se llaman alfa-bloqueadores. Algunos ejemplos son: Alfuzocina, Doxazosina, Tamsulosina y Terazonsina. Aunque éstos cuatro medicamentos son igual de efectivos, hay ligera diferencia en cuanto a los efectos secundarios y las indicaciones. Comentaremos con usted el medicamento que más le convenga. Una vez iniciado su tratamiento, le realizaremos una revisión a las primeras semanas para verificar su sintomatología y determinar si la dosis administrada es la correcta.
    Ventajas: Estos medicamentos generalmente brindan una mejoría moderada de sus síntomas
    Desventajas: Podrá tener efectos secundarios que podrán ser diferentes dependiente del medicamento utilizado. Efectos secundarios comunes son: problemas estomacales o intestinales, congestión nasal, dolor de cabeza, mareo, cansancio.
    Un porcentaje menor de pacientes puede llegar a tener disminución en la presión arterial.
  • Medicamentos que disminuyen el tamaño prostático. Estos son los inhibidores de la enzima 5 alfa-reductasa, y en México se conoce como Finasteride. Recomendaremos éste medicamento si su próstata está aumentada de tamaño. Una de las razones por la que lo observaremos con cierta regularidad si le indicamos éste medicamento es porque reduce a la mitad el valor del antígeno prostático (importante para la búsqueda de cáncer de próstata).
    Ventaja: Este medicamento disminuye el riesgo de que tenga una “retención aguda de orina” así como el riesgo de un procedimiento quirúrgico futuro. Bloquean el crecimiento de la próstata. Generalmente brindan una mejoría sintomática moderada.
    Desventajas: Sus síntomas obstructivos pueden no verse modificados por los primeros 3 a 6 meses de estar tomando el medicamento. Pude tener ciertos efectos secundarios como dificultad para lograr una erección, disminución de la libido o deseo sexual así como un menor volumen de eyaculado.
  • Terapia combinada. Si usted tiene una próstata aumentada de tamaño aunado con síntomas obstructivos, puede ser candidato a un manejo combinado.
    Ventajas: El tomar ambos medicamentos generalmente proporciona una moderada mejoría y disminuye el riesgo de que su situación actual empeore. En pacientes con próstatas grandes, la terapia combinada es muy efectiva para prevenir problemas agudos (retención urinaria) y en cierta forma puede reducir la necesidad de cirugía en un futuro.
    Desventajas: Podrá sentir los efectos secundarios de ambos tratamientos.

Tratamientos mínimamente invasivos

Estos tratamientos se realizan de forma ambulatoria y generalmente se realizan mediante la administración de anestesia general. Después de la cirugía, se puede dejar una sonda para drenar la orina por algunos días mientras está en casa. En algunos casos no se requiere de esto último. En términos generales, los métodos descritos a continuación tienen mejores resultados que el tratamiento médico, pero son menos efectivos que la cirugía.

  • Tratamiento con microondas. El objetivo es aplicar calor a la próstata mediante microondas. Una pequeña antena de microondas en el extremo de un catéter flexible se introduce a la próstata logrando las temperaturas deseadas.
  • Ablación Transuretral por Aguja (Transuretrhal Needle Ablation, TUNA). Igual que el método anterior, tiene como objetivo elevar la temperatura dentro de la próstata. Una aguja delgada es introducida a la próstata con la ayuda de visión directa mediante un cistoscopio. La temperatura deseada se alcanza mediante radiofrecuencia que calientan el extremo de la aguja.

 

Ventajas: Bajo riesgo de complicaciones serias después del procedimiento. Sus síntomas pueden mejorar de leve a moderadamente.

Desventajas: Generalmente requieren una sonda en la vejiga por algunos días. Los síntomas pueden no mejorar inmediatamente. A los 2 ó 3 años del tratamiento, 10% a 20% de los pacientes requieren terapia adicional.

Puede usted tener ciertas molestias o efectos secundarios con éstos tratamientos. La mayoría de los pacientes podrán tener urgencia o frecuencia para orinar por algún tiempo.

Cirugía

La cirugía es el tratamiento de elección si usted tiene molestias muy importantes o bien ha desarrollado otros problemas serios secundarios a la Hiperplasia Prostática Benigna. También se puede elegir la cirugía si ha intentado otros tratamientos médicos o mínimamente invasivos sin mayor respuesta. La decisión de llegar a la cirugía se tomará en conjunto con usted, tomando en cuenta sus molestias y los exámenes que le practiquemos.

  • Vaporización de la Próstata con Láser Greenlight. Este método es el más utilizado actualmente, debido a sus bajos efectos adversos, así como a que se debe a un procedimiento ambulatorio.
  • Resección Transuretral de Próstata (RTUP). Este es el método más común para tratar síntomas de HPB. Lo que se realiza es retirar quirúrgicamente la porción central de la próstata (la porción obstructiva). Bajo anestesia, se utiliza un lente que permite realizar el procedimiento de forma endoscópica, sin la necesidad de dejar una cicatriz visible en el la piel.
    Ventajas: Después de éste tratamiento, podrá experimentar una mejoría muy importante. La mejoría generalmente es rápida y dura mucho tiempo.
    Desventajas: Aunque no muy común, existe el riesgo de complicaciones graves secundarias a la Vaporización y a la RTUP, y hasta 10% de los pacientes necesitan otro procedimiento dentro de los primeros 5 años. Las complicaciones o efectos secundarios más comunes son urgencia y frecuencia al orinar por algunos días después de la cirugía, sangre en la orina, incontinencia urinaria o estrechez de la uretra. En la RTUP se ha visto mayor sangrado, así como estancia hospitalaria por 2 días.
  • Otros procedimientos quirúrgicos. Hay otros procedimientos quirúrgicos, que aunque menos utilizados, tienen como objetivo desobstruir la uretra y mejorar el flujo de orina.