Ir al Contenido

Cirugía Láser de Próstata: ¿Qué es y en qué consiste?

La Hiperplasia Prostática es un padecimiento benigno que afecta a los hombres principalmente a partir de la5 ª a 6ª década de la vida. Se caracteriza por síntomas relacionados con problemas para vaciar la vejiga, como frecuencia, disminución en la fuerza del chorro de la orina, goteo terminal o levantarse por la noche para orinar.

Puede llegar a ocasionar infecciones urinarias, presencia de sangre en la orina e incluso insuficiencia renal. En México es una de las principales causas de consulta urológica representando un padecimiento con alto impacto tanto en la medicina pública como en la privada.

Tratamiento para la Cirugía Láser de Próstata

El tratamiento inicial consiste en medicamentos  que tienen la finalidad de abrir el cuello de la vejiga para facilitar su vaciamiento. Estos medicamentos generalmente se tienen que tomar diario y por periodos de tiempo muy prolongados con ciertos efectos secundarios como son mareo, disminución de la presión arterial y disfunción eréctil, representando un decremento tanto en la calida de vida como en el aspecto económico.

Alternativas a la cirugía laser

Si el tratamiento médico no tiene los efectos deseados, o bien, no se desea continuar con él, existe la posibilidad de realizar un tratamiento quirúrgico. Las opciones son realizar una resección transuretral de la próstata, que es un procedimiento endoscópico en el que se hacen cortes en la próstata obteniendo fragmentos que posteriormente son extraídos, o bien con una cirugía abierta.


Ambos procedimientos tiene ciertos riesgos como la presencia de sangrado y por lo tanto de transfusiones sanguíneas. Otra característica es que se requieren varios días de internamiento y el uso de una sonda transuretral para vaciar la vejiga durante ese tiempo.

Se han intentado múltiples formas de tratamiento con la finalidad de disminuir éstos riesgos así como de brindar un procedimiento ambulatorio. Sin embargo estos procedimientos tienen resultados subóptimos y generalmente requieren de más de 1 tratamiento a largo plazo, incrementando costos y riesgos para el paciente.