Ir al Contenido

Gelfoam: ¿Qué es y para qué sirve?

Gelfoam: ¿Qué es y para qué sirve?

Gelfoam una esponja de gelatina absorbible que está indicada para utilizarse en procedimientos quirúrgicos. Sirve como auxiliar de la hemostasia, es decir, ayuda a contener o detener las hemorragias cuando otros recursos no son efectivos o no pueden ser practicados (ligaduras o procedimientos convencionales.

Gelfoam puede ser usado en los siguientes casos:

  • Cirugía Abdominal.
  • Cirugía Anorectal.
  • Cirugía Ginecológica.
  • Neurocirugía.
  • Cirugía Oral y Dental.
  • Otorrinolaringología.
  • Cirugía Toráxica.
  • Cirugía Urológica.
  • Cirugía Vascular.

Gelfoam está compuesta de gelatina de piel porcina purificada. Es un producto insoluble en agua, blanquecino, no elástico, poroso y flexible. Cuando se utiliza de cantidades moderadas, la esponja puede ser absorbida completamente con baja reacción tisular.

Contenidos


Modo de uso de Gelfoam

Primero que nada, se debe usar una técnica estéril.

Se puede usar en seco o saturada de solución salina.

  1. Se corta la esponja al tamaño deseado, seca o saturada de solución de cloruro de sodio.
  2. Colocar en el lugar de la hemorragia y presionar hasta que ésta se detenga.

Cuando se moja la esponja, se debe extraer de la solución salina y después exprimir entre los dedos con guantes para eliminar cualquier burbuja de aire que pueda existir y volver a colocarlo en la solución salina, dejándolo allí hasta que sea necesario.

En caso de que la primera aplicación de Gelfoam no detenga la hemorragia, se puede aplicar trozos adicionales.

Advertencias de Gelfoam

Como cualquier instrumento médico, Gelfoam muestra una serie de advertencias y restricciones.

Contraindicaciones

  • No debe utilizarse durante el cierre de una herida abierta ya que puede interferir en la cicatrización.
  • No utilizar en pacientes hipersensibles o alérgicos al colágeno porcino.
  • No debe depositarse en compartimentos intravasculares debido al riesgo de embolia.

Precauciones

  • No debe usarse como sustituto de técnicas quirúrgicas de hemostasia.
  • No se debe reesterilizar.
  • Los sobres abiertos sin utilizar deben desecharse.
  • Utilizar un modo aséptico para abrir el sobre.
  • Se debe retirar el exceso de esponja una vez se haya conseguido la hemostasia.
  • Si aparecen signos de infección o abscesos donde se ha aplicado Gelfoam, puede ser necesario retirarlo para quitar el material infectado y permitir que la zona drene.
  • No rellenar huecos en Gelfoam, especialmente entre huesos
  • No debe utilizarse para controlar el sangrado postparto o la menorragia.
  • No se recomienda para el tratamiento primario de problemas de coagulación.
  • No se recomienda saturar la esponja con solución antibiótica o con polvos antibióticos.
  • No utilizar en presencia de infección.

Efectos secundarios de Gelfoam

La esponja Gelfoam puede producir algunas reacciones adversas. Revisa la información:

  • Puede provocar un foco de infección y absceso.
  • Reacciones de cuerpo extraño, encapsulación de fluido y formación de hematomas.
  • Pueden aparecer los siguientes síntomas cuando se usa en operaciones de laminectomía: paresia/parálisis, parestesia/neuralgia, inflamación, disfunción de nervios autónomos, fuga de fluido cerebroespinal y estenosis espinal.
  • Fibrosis excesiva y fijación de un tendón cuando se usa en la reparación de tendones dañados.
  • Aparición de síndrome de shock tóxico durante cirugía en áreas contaminadas.
  • Fiebre sin sitio demostrable de infección.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar Gelfoam?

Si necesitas adquirir este instrumento, lo puedes hallar sin complicaciones en la mayoría de farmacias físicas y en línea del país. Su precio varía según la presentación que elijas.

Esponja de 100cm2 con 1 pieza, su precio ronda entre 500 y 600 pesos mexicanos.

Recuerda que puede adquirir Gelfoam en farmacias Prixz, Smartclub, Farmalisto, Benavides, Del Ahorro, entre otras.