Ir al Contenido

Colitis nerviosa: ¿Qué es y cuáles son sus síntomas?

sintomas de colitis nerviosa

Colitis nerviosa es un trastorno que afecta el intestino grueso, conocido en términos medios como el Síndrome del Intestino Irritable (SII). Los síntomas de colitis nerviosa son:

  • Dolor abdominal o cólicos.
  • Alteraciones en el ritmo intestinal.
  • Estreñimiento.
  • Hinchazón abdominal.

¿Qué provoca la colitis nerviosa?

Actualmente se desconoce la causa exacta del síndrome del intestino irritable. Sin embargo, algunos de los elementos que parecen contribuir al padecimiento de la colitis nerviosa son:

  • Contracciones musculares en el intestino. Entre más fuertes sean y que duren más de lo normal pueden causar gases, hinchazón y diarrea.
  • El sistema nervioso. Algunas señales mal coordinadas entre el cerebro y el intestino pueden hacer que el cuerpo reaccione de manera inestable a los cambios que normalmente se tienen en el proceso digestivo, lo que genera dolor, diarrea o estreñimiento.
  • Inflamación intestinal. Esto se debe a que muchas personas con el síndrome cuentan con una cantidad mayor de células del sistema inmunitario en el intestino. Esta respuesta del sistema inmunitario se asocia con dolor y diarrea.
  • Infección grave. El síndrome del intestino irritable puede presentarse después de un episodio grave de diarrea (gastroenteritis) que se produce a causa de bacterias o de un virus. El síndrome del intestino irritable también puede asociarse con un exceso de bacterias en el intestino.
  • Alteraciones en la microflora. Conocidas como las bacterias “buenas”, la microflora que habitan en el intestino, y la cual cumple una función clave en el mantenimiento de nuestro aparato digestivo, también puede ser clave en el diagnostico del Síndrome del Intestino Irritable. Algunas investigaciones explican que las variaciones en la microflora son las que detonan los malestares.

Factores de riesgo de la colitis nerviosa

De acuerdo con varias investigaciones, es más probable que tener el Síndrome del Intestino Irritable si:

  • Edad. Suele ser una manifestación que con frecuencia ataca a personas menores de 50 años.
  • Sexo. En últimos años se han tenido datos sobre que el síndrome del intestino irritable es más frecuente en las mujeres. La terapia con estrógeno a causa de la menopausia también es un factor de riesgo del síndrome del intestino irritable.
  • Antecedentes familiares. Sin duda, los genes pueden influir, al igual que los factores compartidos en el ambiente familiar o una combinación de los genes y el ambiente.
  • Problema de salud mental. La depresión, la ansiedad y otros trastornos mentales podrían estar relacionados con el síndrome del intestino irritable. Antecedentes de maltrato físico, sexual o emocional también pueden ser un factor de riesgo.

Colitis nerviosa y su tratamiento

Algunas de las recomendaciones principales y generales para Síndrome del Intestino Irritable, son:

  • Alimentación balanceada.
  • Evitar bebidas alcohólicas, café y tabaco.
  • Mantener un peso adecuado.
  • Realizar actividad física constante.
  • Consumir cantidades abundantes de agua y alimentos ricos en fibra.
  • Acudir a revisión médica para evitar complicaciones.

Es importante resaltar que acudir con un médico nos ayudará a tener un tratamiento personalizado y adecuado para cada caso.

¿Cómo prevenir la colitis nerviosa?

Buscar formas de lidiar con el estrés podría ayudar a prevenir, incluso aliviar los síntomas del síndrome del intestino irritable. Al igual que:

  • Alimentación adecuada
  • Evitar el alcohol, el tabaco, los fritos y comidas abundantes.
  • Evitar situaciones que generen estrés o ansiedad también puede ayudar a evitar una irritación.
  • Tomar constantemente agua, además previene el estreñimiento y facilita el movimiento del bolo alimenticio. Se recomienda también intentar comer todos los días a la misma hora, así como regularizar las horas de deposiciones preferiblemente después del desayuno, según indica la Clínica de la Universidad de Navarra.
  • Hacer ejercicio de forma regular también es recomendable, al producir una mejora de la movilidad intestinal.