fbpx Saltar al contenido

Hipertiroidismo: ¿Qué es y cuáles son sus síntomas?

El hipertiroidismo es una afección que se caracteriza por el aumento en la actividad de la glándula tiroides. Esta glándula es la encargada de producir varias hormonas (hormonas tiroideas), la cual es ayuda a controlar el uso de energía en el cuerpo, lo cual se llama metabolismo; así como el crecimiento.

En el cerebro, la glándula pituitaria y el hipotálamo son las que mandan señales a la glándula tiroides para segregar hormonas tiroideas. Es cuando ésta última empieza a producir más sustancia de la necesaria, que ocurre el hipertiroidismo.

Se sabe que las mujeres son más propensas a sufrir este padecimiento.

A esta enfermedad también se le llama tiroides hiperactiva.

Contenidos


Causas del hipertiroidismo

Existen diferentes causas por las cuales la glándula tiroides puede no estar funcionando correctamente:

Enfermedad autoinmune: Es cuando el sistema inmunológico ataca a la glándula tiroides, haciendo que produzca más hormonas. Se llama enfermedad de Graves

Tiroiditis: Es cuando se inflama la glándula tiroides a causa de medicamentos, infecciones y demás.

Exceso de yodo: El yodo es esencial para que se puedan producir las hormonas tiroides. Cuando existe una ingesta excesiva, la glándula tiroides se sobre estimula.

Tomar demasiada hormona tiroidea: Es recurrente que las personas que están en tratamiento para el hipotiroidismo, se les pase la mano en la dosis de tiroxina y generen el efecto contrario.

Crecimientos en la tiroides: Los nódulos tiroideos provocan bocios que pueden estimular la sobre producción de hormonas.

Además de estas causas primarias, existen factores de riesgo que se deben considerar para que una persona desarrolle esta enfermedad:

  • Ser mujer.
  • Tener más de 55 años.
  • Tener antecedentes de enfermedades en la tiroides.
  • Haber tenido una cirugía en la tiroides.
  • Estar embarazada o haber dado a luz hace poco.
  • Tener una enfermedad autoinmune.
  • Padecer anemia perniciosa.
  • Consumir medicamentos o alimentos con demasiado yodo.
  • Tener diabetes tipo 1 o alteraciones renales graves.

Síntomas de hipertiroidismo

Cuando se inicia la producción sin control de hormonas tiroideas, el metabolismo empieza a acelerarse. Debido a esto, los síntomas que pueden aparecer son:

  • Fatiga.
  • Irritabilidad o nerviosismo.
  • Problemas para dormir.
  • Poca tolerancia al calor.
  • Pérdida de peso.
  • Latidos rápidos.
  • Temblor, frecuentemente en las manos.
  • Cambios de humor.
  • Agrandamiento de la tiroides llamado bocio.
  • Diarrea.
  • Aumento de apetito.
  • Aumento de la sudoración.
  • Periodos menstruales irregulares.
  • Inquietud.
  • Problemas para concentrarse.

También se pueden presentar:

  • Presión arterial alta.
  • Aumento en las mamas de los hombres.
  • Náuseas y vómito.
  • Piel caliente y roja.
  • Debilidad en caderas y hombros.
  • Comezón en la piel.
  • Exoftalmos (ojos saltones).
  • Picazón en los ojos.

Diagnóstico y tratamiento

Para poder determinar si una persona presenta problemas en la glándula tiroides, se realiza una prueba de sangre en busca de las hormonas tiroideas T3 y T4, las cuales deben presentar niveles elevados.

Asimismo, se puede realizar una gammagrafia tiroidea para determinar con exactitud cómo es el bocio o el crecimiento anormal en la tiroides y conocer los detalles del problema.

Una vez confirmado el diagnóstico, el tratamiento puede caminar hacia 3 direcciones:

  • Extirpar la tiroides, con lo cual se soluciona la segregación excesiva, pero será necesario tomar medicamentos que sustituyan esas hormonas durante toda la vida.
  • Fármacos antitiroideos como metimazol o propiltiouracilo que regulan la producción de las hormonas tiroideas.
  • Yodo radiactivo para destruir una parte de la glándula pituitaria.

¿Qué pasa si no me trato el hipertiroidismo?

En dado caso de que una persona no recurra a las instancias adecuadas para tratar su problema, puede generar lo siguiente:

  • Agrandamiento del hígado que produce ictericia.
  • Oftalmopatía de Graves, lo cual son una serie de afecciones en el ojo, como visión doble, dolor o sensibilidad. Puede causar ceguera.
  • Osteoporosis y adelgazamiento de los huesos.
  • Problemas de fertilidad y complicaciones en el embarazo.