fbpx Saltar al contenido
Especial Fotoprotectores. Hasta 80% de descuento
¡Checa las ofertas aquí!

Guantes de látex: ¿Qué es y para qué sirve?

Guantes de látex: ¿Qué es y para qué sirve?

En la medicina, los Guantes de látex son una prenda utilizada por el personal médico para cubrir y proteger sus manos de cortes, golpes, abrasiones e infecciones, así como de alguna sustancia dañina o contaminada durante algún procedimiento quirúrgico.

Normalmente, los guantes fabricados de látex (resina gomosa) son blancos, desechables, elásticos, suaves, anatómicos, ambidiestros, resistentes al agua y están cubiertos con almidón de maíz para facilitar su despegue y limpieza.

¿Dónde comprar Guantes de látex y cuánto cuestan?

Si desea comprar Guantes de látex, en México, puede consultar los puntos de venta clásicos y en línea, pero en Prixz comparamos su producto en todas las farmacias del país y le damos el mejor precio del mercado.

Además, es posible que en Prixz encuentre mejores precios y promociones de los Guantes de látex, ya que también hacemos envíos nacionales y todo nuestro equipo está especializado en salud y medicamentos.


No olvide descargar hoy mismo la aplicación de Prixz desde su celular, ya está disponible en Google Play (Android) y App Store (iOS).

Desde la app de Prixz puede pedir sus medicamentos y artículos de higiene hasta la puerta de su casa, oficina o donde se encuentre, solo no olvide revisar las zonas de cobertura en CDMX.

Los Guantes de látex cuestan aproximadamente 19.31 pesos mexicanos en farmacias o supermercados físicos, así como en algunas tiendas en línea.

¿Qué tipos de guantes desechables existen?

Los guantes desechables son diferenciados por el material con el que están hechos:

  • Guantes de látex: Se adaptan muy bien a las manos, como una segunda piel, tiene un alto nivel de sensibilidad táctil, son ambidiestros, estériles, duraderos, elásticos y protegen de los fluidos infecciosos
  • Guantes de vinilo: Son transparentes, se fabrican sin látex y están creados para realizar tareas cortas o sin riesgo, por ejemplo, la limpieza del hogar o preparados alimenticios
  • Guantes de nitrilo: Es el material más usado en los recintos médicos y sanitarios, suelen ser de color morado o azul; están hechos de caucho sintético y son una buena alternativa a los guantes látex, ya que no provocan alergias y son resistentes a la punción
  • Guantes de polietileno: Son los guantes que menos protección ofrecen, pues sirven como una barrera física, pero no tienen resistencia química; por ello, son idóneos para cambiarse a menudo y utilizarse solo para el manejo de alimentos

Recomendaciones para usar Guantes de látex

Es muy importante elegir correctamente la talla de los Guantes de látex, pues si quedan muy apretados hay un riesgo elevado de que se rompan, y si quedan muy holgados podría haber un contacto de las manos con alguna sustancia dañina o contaminada.

Además, tener las uñas cortas y evitar el uso de anillos o pulseras es recomendable para evitar roturas o perforaciones en el material.

Recuerde que, las manos siempre deberán estar limpias cuando se coloquen los guantes, y tras su uso también deberá lavar nuevamente sus manos para reducir cualquier riesgo; tampoco deberá tocarse la cara, ni tocar ningún otro objeto antes de proceder a quitárselos.

¿Cómo quitarse correctamente los guantes?

Siga estos pasos para retirarse correctamente los guantes de látex:

  1. Con el dedo índice y pulgar, en forma de pinza, jale hacia abajo el cuello del guante hasta sacarlo
  2. Con la mano que aún tiene cubierta, deberá terminar de retirar el guante y enrollarlo correctamente
  3. Ya con la mano desnuda, introduzca el dedo índice y medio en la abertura del guante y jale hacia abajo
  4. Finalmente, deposite ambos guantes de látex en el bote de basura y proceda con el lavado de manos

Consideraciones antes de usarlos

El uso de cualquier tipo de Guante de látex puede tener efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran, tales como:

  • Maceración y predisposición de la piel a las infecciones por bacterias y hongos
  • Lesiones cutáneas por rozamiento, aumento de sudoración y falta de transpiración
  • Reacciones alérgicas por contacto directo con el látex o cuadros irritativos cutáneos

Importante, dichos síntomas generalmente desaparecen al suspender el tratamiento, pero si empeoran o persisten consulte a su médico.