fbpx Saltar al contenido

Fisura vaginal: ¿Qué es, cómo tratarlo y qué lo causa?

También conocido como fisuras vulvares, es un padecimiento que se produce en la entrada de la vagina y suele abrirse cuando se tienen relaciones sexuales provocando dolor, como agujas que se clavan, y dificulta una vida sexual sana.

¿Qué causa la Fisura vaginal?

Las fisuras vaginales se presentan por algo más que se pueda padecer, ya sean hongos, exceso de flujo, orina, infecciones urinarias, el material de la ropa interior o hasta el jabón con el que se lava la ropa.

Relaciones sexuales

Quizá una de las causas más comunes de que se padezca de fisura vaginal es la aparición de grietas al tener relaciones sexuales cuando no hay una lubricación correcta. Esto hace que la piel se rasgue.

Baja producción de estrógenos

Puede presentarse durante la menopausia, ya que en esta etapa –y al no haber un equilibrio hormonal–, lo que sucede es que las bacterias que comúnmente habitan en la zona vaginal se descompensan y generan infecciones acompañadas de rasquiña, mal olor y sangrado.


Infecciones vaginales

Los hongos y bacterias que se pueden adquirir por el ambiente, ya sea en baños públicos, una piscina o por medio de las relaciones sexuales, también son una causa frecuente de fisuras vaginales. Es importante que si se padece de alguna molestia en la zona genital se acuda al ginecólogo.

¿Cómo sé que tengo fisura vaginal?

Las fisuras vulvares son unas grietas más o menos profundas que tienen como principal síntoma el dolor. Puede aparecer de manera espontánea, o bien por algún roce de la fisura, por ejemplo, durante las relaciones sexuales. La intensidad del dolor dependerá de la profundidad de la grieta y de la inflamación que se produzca.

¿Qué tratamientos existen para las fisuras vulvares?

 El tratamiento dependerá del origen de las fisuras. Te explicamos:

Fisura vaginal por infección

Si la causa es infecciosa se puede tratar con antibióticos.

 Fisuras vaginal irritativa

Si es irritativa, atrófica o inflamatoria se emplean corticoides.

En todos los casos es muy importante administrar hidratantes vulvares para mejorar la elasticidad de la piel y minimizar las molestias

Láser en fisuras vaginales

Esta opción es adecuada solo si la fisura vaginal es recurrente. El láser regenerá el tejido circundante cerrando las grietas y haciendo que las molestias desaparezcan durante un periodo prolongado.

Otras opciones de medicina regenerativa que pueden ser utulizadas para el tratamiento de fisuras vaginales son el plasma rico en plaquetas y el acido hialurónico, los cuales  han demostrado la regeneración del tejido, proporcionado más fuerza y elasticidad en el momento de las relaciones.

¿Qué médico trata la Fisura vaginal?

Consulta a tu médico o ginecólogo si tienes algún síntoma; si es la primera vez que presentas síntomas de Fisura vaginal o no estás segura si se trata de este padecimiento; si los síntomas no desaparecen después del tratamiento o si empeoran.

¿Cómo puede prevenir una Fisura vaginal?

 Es posible tomar algunas medidas para reducir el riesgo de heridas vaginales en diferente momentos como:

Durante las relaciones sexuales

  • Darse el tiempo necesario para los juegos previos y la excitación.
  • Durante las relaciones sexuales
  • Evitar relaciones sexuales cuando uno, u ambos, están ansiosos, apurados o demasiado cansados.
  • informar a tu pareja si sientes dolor y detenerse si el dolor se vuelve demasiado intenso.
  • Orinar antes del encuentro sexual.
  • Tener relaciones sexuales vaginales de forma regular ayuda a mantener los tejidos vaginales elásticos y fuertes, lo que puede hacer que los cortes y desgarros vaginales sean menos probables.
  • Tomar un baño tibio antes del sexo para relajar los músculos vaginales.
  • Usar un lubricante a base de agua o silicona.

Depilación y afeitado vaginal

Para evitar cortes y lesiones al recortar o afeitarse el vello púbico, se sugiere:

  • Afeitarte en la dirección del crecimiento del vello.
  • Deshechar las maquinitas de afeitar desechables después de cinco a siete usos.
  • Enjuagar la maquinilla de afeitar después de cada pasada.
  • Evitar distracciones mientras te afeitas.
  • Hacerlo tú misma, ya que otra persona no sentiría qué está pasando.
  • Humedecer la piel y el vello antes de afeitarte.
  • Recortar o afeitarte estando de pie y no acostado.
  • Ser cautelosa y afeitarte ligeramente al pasar por llagas o cicatrices de acné.
  • Usar cremas o geles de afeitar.
  • Usar una maquinilla de afeitar limpia con una cuchilla afilada.

Para la depilación se sugiere

  • Que el área esté limpia, seca y libre de irritaciones, heridas o llagas antes de aplicar la cera.
  • Aplicar la cera en dirección del crecimiento del vello y quitarla en la dirección opuesta.
  • Mantener la piel estirada al aplicar y quitar la cera.