Ir al Contenido

Clorpromazina: ¿Qué es y para qué sirve?

Clorpromazina: ¿Qué es y para qué sirve?

La Clorpromazina es un medicamento neuroléptico perteneciente a la familia de las fenotiazinas y está categorizado dentro de los antipsicóticos típicos para tratar la esquizofrenia sin sedar, es decir, manteniendo la conciencia; así como para tratar las psicosis agudas, manifestaciones agresivas en niños y adultos, entre otros padecimientos psiquiátricos.

La absorción de la Clorpromazina se produce completamente entre las 2 a 4 horas, su efecto, en sujetos normales, es de 10 horas y el 35% se elimina por la orina, pero su medio de eliminación principal es por vía biliar y se puede observar ocasionalmente un fenómeno de acumulación, sobre todo, en tratamientos prolongados.

Presentaciones de Clorpromazina

La Clorpromazina puede encontrarse en cajas con 50 comprimidos de 25 mg y en cajas de 20, 50 y 100 comprimidos de 100 mg; así como en frasco de 30 ml de gotas orales con una solución de 40 mg y solución inyectable con 5 ampolletas de 5 mg/5 ml.

En México, también puede ser encontrada en versión genérica o bajo los nombres comerciales de: Largactil®, Ampliactil®, Torazina® y Promapar®.

¿Qué son los neurolépticos?

Un neuroléptico o antipsicótico es un fármaco que regularmente se utiliza para el tratamiento de las psicosis.

Los neurolépticos ejercen modificaciones fundamentalmente en el cerebro y están indicados especialmente en casos de esquizofrenia, trastornos bipolares y episodios maníacos con o sin síntomas psicóticos por el uso de drogas.

Además, se indican en el tratamiento de otras enfermedades muy distintas como depresión, lesiones cerebrales o enfermedades de agresividad, demencias o síndromes confusionales agudos.

Dosis y vía de administración

Vía de administración: Oral e intramuscular.

La dosis debe ser ajustada de forma individualizada para cada paciente según su respuesta clínica y tolerancia.

La dosis generalmente fluctúa entre 25 y 500 mg cada 24 horas. La dosis de mantenimiento se encuentra, por lo general, entre 75 y 150 mg cada 24 horas.

Adultos: De 75 a 150 mg de Clorpromazina en 3 tomas, cada 24 horas.  Comenzando por dosis diarias débiles (25-50 mg) y aumentando progresivamente hasta alcanzar la dosis útil, pero sin sobrepasar los 300 mg al día, salvo casos particulares.

Niños de 1 a 5 años: De 1 mg de Clorpromazina por kilogramo de peso y día. A partir de esta edad podrá administrarse un 1/3 o 1/2 de la dosis del adulto, según el peso. No utilizar en niños menores de un año.

Importante, las dosis recomendadas son indicativas y siempre se deberá consultar a un médico antes de tomar Clorpromazina.

Contraindicaciones y advertencias de Clorpromazina

  • Hipersensibilidad al principio activo o a las fenotiazinas.
  • Niños menores de un año.
  • Madres en periodo de lactancia.
  • Depresión de la médula ósea.
  • Barbitúricos y/o alcohólicos.
  • Glaucoma.
  • Prostatitis (inflamación de la próstata).
  • Consumo de bebidas alcohólicas.
  • Discrasias sanguíneas (alteración permanente de la sangre).
  • Insuficiencia hepática y renal.
  • Arteriosclerosis cerebral (acumulación de grasas, colesterol y otras sustancias en las paredes de las arterias).
  • Hipertensión arterial
  • Epilepsia no tratada
  • Parkinson (trastorno que afecta el movimiento y suele ocasionar temblores).

Advertencias:

  • Si está amamantando a un bebé no debe tomar el medicamento, ya que la Clorpromazina pasa a la leche materna.
  • Se ha reportado hiperglucemia o intolerancia a la glucosa.
  • Se debe advertir a todos los pacientes que deben informar a su médico si experimentan: fiebre, dolor de garganta, úlceras en la boca o cualquier otra infección y deberán someterse a un análisis completo de sangre.
  • En los tratamientos prolongados se recomienda control oftalmológico (de la presión ocular) y hematológico.
  • Durante el tratamiento evite las bebidas alcohólicas, ya que el efecto del alcohol potencia la sedación.

Efectos secundarios

Este medicamento puede tener efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran, tales como:

  • Somnolencia.
  • Falta de expresión en el rostro.
  • Arrastrar los pies al caminar.
  • Intranquilidad o ansiedad.
  • Agitación.
  • Movimientos extraños, lentos o incontrolables de cualquier parte del cuerpo.
  • Dificultad para dormirse o permanecer dormido.
  • Hiperprolactinemia (nivel más alto de la hormona prolactina en la sangre).
  • Flacidez en los senos.
  • Falta de algunos períodos menstruales.
  • Disminución de la capacidad sexual.
  • Cambios en el color de la piel.
  • Sequedad en la boca.
  • Congestión nasal.
  • Dificultad para orinar.
  • Dilatación o contracción de las pupilas.

Importante, si los síntomas empeoran o persisten consulte a su médico.

¿Cuál es el precio de Clorpromazina?

La Clorpromazina puedes comprarlo, en farmacias, a un precio que oscila entre los 100 y 130 pesos mexicanos, dependiendo de su marca.

¿Dónde comprarla?

Podrás comprar la Clorpromazina en establecimientos como: Farmacias del Ahorro, Farmalisto, Farmacias San Pablo, Prixz, entre otros.