fbpx Saltar al contenido

4 ejercicios con pelota para ejercitar el cuerpo

La pelota sirve para algo más que jugar algún deporte o de manera recreativa. Ayuda para fortalecer los músculos, incrementar la fuerza, mejorar la coordinación, el equilibrio y la postura, así como aumentar la velocidad y reducir el riesgo de padecer lesiones.

Es uno de los instrumentos más prácticos para hacer ejercicio en casa o complementar tus rutinas si eres deportista.  Conoce los detalles de sus beneficios y los ejercicios que puedes realizar en tu hogar para aprovecharlo.

Beneficios de hacer ejercicio con una pelota

La pelota de ejercicios también se conoce como pelota para pilates o fitball; así la podrás conseguir en cualquier tienda de autoservicio o en una especializada en deportes.


Los beneficios de hacer ejercicio con esta herramienta son múltiples y van ligados unos con otros. El primero es que ayuda a incrementar la movilidad de las articulaciones y fortalece el abdomen. Durante la rutina con pelota se entrena el sistema nervioso lo cual se conoce como propiocepción; por lo tanto esto va de la mano con mejorar la coordinación ya que el cerebro se va tomando agilidad.

A partir de lo anterior el cerebro también irá enviando la orden a tu cuerpo para que los ligamentos y músculos resistan alguna torsión inesperada evitando lesiones.

Por otro lado, al ser la pelota un elemento externo a nuestro cuerpo que es inestable porque rueda, tenemos el reto de controlar ambas cosas, el cuerpo y la pelota ayudando así a la coordinación. Los movimientos que necesites hacer para ello requerirán que los músculos se activen y se tonifiquen. Además poco a poco irás ganando fuerza muscular, velocidad y agilidad al mismo tiempo que proteges y mejoras la postura de tu columna.

¿Qué ejercicios puedo hacer con una pelota?

Sigue esta guía básica para hacer ejercicios en casa con una pelota. Con ellos reforzarás las piernas, los glúteos y el abdomen.

Sentadillas

Las sentadillas con pelota te ayudarán a reforzar los cuádriceps, los isquiotibiales y los glúteos. Para ello necesitas poner la pelota en la pared y sostenerla con la espalda alta. Flexiona las rodillas hasta llegar a una posición de 90º y mantén la postura por 5 segundos. Repite el ejercicio 10 veces tomando en cuenta que al hacerlo la pelota debe desplazarse suavemente sobre tu espalda.

Puente

Este ejercicio te servirá para reforzar el abdomen, los glúteos y los isquiotibiales. Para hacer esta rutina debes mantener siempre perfectamente bien alineada la columna desde la coronilla de la cabeza, hasta la cadera pasando por el cuello.

Colócate boca arriba con brazos y manos sobre el suelo con las palmas hacia abajo. Pon la pelota debajo de los pies a la altura de la pantorrilla. Haz una diagonal con tu cuerpo recto, comprime los glúteos y el abdomen aguantando la postura por 10 segundos. Afloja el cuerpo y repite el ejercicio por 10 veces.

Abdominales largas

Con este ejercicio fortalecerás el abdomen. Recuéstate boca arriba con las piernas estiradas y colca el balón entre tus brazos. Haz fuerza con el abdomen y pasa la pelota de manos a piernas haciendo el cruce por arriba del estómago. Recuerda mantener piernas y brazos estirados. Regresa la pelota de piernas a brazos y repite el ejercicio unas 15 veces.

Lagartijas con equilibrio

Con este ejercicio fortalecerás abdomen y brazos. Sube las piernas a la pelota mirando hacia el suelo y apoya las manos en el piso a la altura de los hombros. Baja el pecho hacia el suelo haciendo una lagartija sin doblar piernas y asegurándote que estén sobre la pelota. Puedes repetir este ejercicio 10 veces.