fbpx Saltar al contenido
Compra fácil y seguro
Farmacia Prixz
Descarga

¡Obtén 100 de regalo + ENVÍO GRATIS! Da click aquí

Tuberculosis: ¿Qué es y cómo se trata?

* Precio exclusivo de tienda en línea.
* Producto sujeto a disponibilidad.
* Envios exprés a todo México.
Ver oferta

La tuberculosis es una enfermedad contagiosa y potencialmente mortal que ataca, principalmente, a los pulmones, pero que puede diseminarse a otras partes del cuerpo. La tuberculosis o TB, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es una de las diez principales causas de muerte en el mundo y se estima que una cuarta parte de la población la tiene en su forma latente, es decir, sólo son portadores, sin presentar síntomas o contagiar a nadie.

La tuberculosis es causada por el microorganismo llamado Mycobacterium tuberculosis y puede ser mortal si no se trata de manera adecuada. Esta enfermedad es transmitida por medio del aire cuando una persona tose, escupe o estornuda y expulsa los bacilos infecciosos, sólo se necesita que otra persona inhale esos bacilos infectados.

Factores de riesgo

Está bien estudiado que la población que se está en más riesgo para padecer tuberculosis es aquella que cuenta con un sistema inmunológico débil, es decir, inmunodeprimidas.

Por lo anterior, quienes son más propensos son:


Personas con VIH: La OMS informa que las personas con este padecimiento, tiene 20 veces más probabilidades de contraer tuberculosis.

Desnutrición: Tienen 3 veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad.

Abuso de alcohol y tabaco: El abuso de sustancias puede debilitar de forma importante las defensas. La OMS comenta que se tiene casi 4 veces más riesgo de desarrollar tuberculosis si se es alcohólico o casi 2 si se es fumador.

Diabetes: Es una enfermedad sistémica que compromete las defensas.

Otros factores: Asimismo, padecer cáncer, tener trasplantes recientes o estar tomando algunos medicamentos puede aumentar el riesgo.

Síntomas de tuberculosis

Como se ha comentado, existe la tuberculosis latente y la activa. La primera, puede tardar años en manifestar síntomas, a la espera de que el sistema inmune esté debilitado. La segunda, ya es la forma sintomática que requiere tratamiento.

Entre las señales de la TB, están:

  • Tos productiva a veces con sangre que dura 3 o más semanas.
  • Debilidad.
  • Pérdida de peso.
  • Fiebre.
  • Sudores nocturnos.
  • Dolores torácicos.
  • Escalofríos.
  • Sibilancia.

Diagnóstico

En muchos países, para poder determinar si una persona sufre de tuberculosis, se sigue dependiendo de la baciloscopia, la cual es un examen de una muestra de esputo del paciente para saber si existe la bacteria causante de la enfermedad. Esta prueba es efectiva en un 50%.

Asimismo, en los últimos años la OMS ha sugerida el uso de la prueba rápida, Xpert MTB/RIF; la cual es capaz de determinar la presencia de la enfermedad, así como la resistencia al medicamento usado comúnmente: rifampicina.

Además de lo anterior, existen pruebas moleculares rápidas, las cuales se emplean para diagnosticar tuberculosis multirresistente y ultrarresistente y la que está presente en personas con VIH.

Es importante señalar que el diagnostico en niños puede ser complejo.

Tratamiento de tuberculosis

La tuberculosis puede ser curada si es tratada adecuadamente. Para eliminarla se usa una combinación de antibióticos por un periodo de 6 meses, además de cuidados especiales.

Es notable señalar que, con el tiempo, las cepas de la tuberculosis se han vuelto resistentes a los antibióticos, así pues, fármacos como isoniacida y rifampicina o los llamados fluoroquinolonas, han sido menos efectivos. Esto se debe a que no es posible matar a todas las bacterias y éstas empiezan a volverse resistentes.

Por ello, siempre se recomienda tomar todo el medicamento que el doctor recete.

Prevención de tuberculosis

Al ser una enfermedad que se contagia por al aire, las medidas para su prevención están sujetas a cuidar lo que inhalamos. Si una persona está infectada o se tiene la sospecha de que alguien a nuestro alrededor lo está, se sugiere:

Taparse la boca al toser, estornudar o reír; puede ser con un pañuelo el cual se desechará inmediatamente.

Usar mascarilla que cubra todo el rostro para evitar contagiar y contagiarse.

Si una persona está infectada, no debe salir durante algunas semanas, nada de trabajo o escuela.

Se deben ventilar las habitaciones en donde se encuentren las personas, ya que las bacterias se contagian más fácil en espacios cerrados.