Ir al Contenido

Ritalín: ¿Qué es y para qué sirve?

Ritalin: ¿Qué es y para qué sirve?

El Ritalín es un psicofármaco cuyo principio activo es el Metilfenidato, es utilizado para controlar los síntomas del trastorno de déficit de atención con hiperactividad en adultos y niños, así como para el tratamiento de la narcolepsia (trastorno del sueño).

Pertenece a una clase de medicamentos llamados estimulantes del sistema nervioso central, y funciona al cambiar las cantidades de ciertas sustancias naturales en el cerebro.

Asimismo, está indicado con medidas psicológicas, pedagógicas y sociales para estabilizar a los niños que presentan un síndrome de trastorno de la conducta, periodos de atención reducidos, hiperactividad, inestabilidad emocional e impulsibilidad. 

Presentaciones de Ritalín

La presentación de Ritalín viene en cajas con 30 o 60 tabletas con dosis de 5 mg, 10 mg y 20 mg y, por lo general, deberá tomarse dos o tres veces al día.

Asimismo, el Ritalín LA (liberación prolongada) viene en cápsulas de 10 mg, 20 mg, 30 mg y 40 mg, pero la cápsula deberá tomarse entera o, si se prefiere, puede abrirse y verterse sobre alimentos o bebidas.

En México, también puede ser encontrada en versión genérica o bajo los nombres comerciales de Concerta®, Ritalín LA® y Tradea®.

Medicamento que contiene Ritalín

El Ritalín contiene como ingrediente activo al siguiente medicamento: Metilfenidato

Dosis y vía de administración de Ritalín

Vía de administración: Oral.

Las tabletas pueden administrarse con o sin alimento, y la dosis de Ritalín debe ajustarse a las necesidades clínicas y respuestas particulares de cada paciente.

En el tratamiento del TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad), se procurará que la administración del medicamento coincida con los periodos de mayor estrés escolar, conductual o social del niño.

Se comenzará a administrar el medicamento en dosis pequeñas, que se irán aumentando cada semana, pero no deberá sobrepasarse la dosis de 60 mg diarios para el tratamiento de la narcolepsia o TDAH.

  • Niños y adolescentes, 6 años o más: De 0.3 a 1 mg/kg al día, hasta un máximo de 2 mg/kg al día.

La dosis diaria total se debe administrar dividida en varias tomas, conforme al peso y la afección del paciente. Las tabletas no se deben triturar ni masticar.

  • Tratamiento de la narcolepsia en adultos: De 10 mg, dos veces al día, la dosis puede aumentarse semanalmente en incrementos de 5 a 10 mg.

No se debe de exceder los 60 mg al día.

Cabe destacar que, la presentación del Ritalín de acción corta funciona dentro de un periodo de 3 o 4 horas; mientras que la presentación de liberación prolongada, conocida como Ritalín LA, se liberará lentamente en el cuerpo a lo largo del día y su efecto dura de 6 a 10 horas.

Contraindicaciones y advertencias de Ritalín

El Ritalín está contraindicado en pacientes con hipersensibilidad conocida al Metilfenidato o a cualquiera de los excipientes.

Su tratamiento no está indicado en todos los casos de TDAH y sólo se prescribirá tras una detallada evaluación del paciente.

La decisión de recetarlo dependerá de la intensidad de los síntomas y su correlación con la edad del paciente, y no únicamente a la presencia de uno o más signos de trastornos conductuales.

El tratamiento no suele estar indicado cuando dichos síntomas se vinculan a reacciones por:

  • Estrés agudo.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • Trastornos cerebrovasculares.
  • Trastornos psiquiátricos.
  • Síntomas psicóticos.
  • Comportamiento agresivo.
  • Tendencia suicida.
  • Síndrome de Tourette (trastorno del sistema nervioso).
  • Priapismo (la sangre queda atrapada en el pene).
  • Retraso del crecimiento.
  • Abuso y farmacodependencia.
  • Uso de maquinaria y manejo de vehículos.

Advertencias:

  • Su uso en mujeres embarazadas o en periodo de lactancia solamente debe administrarse si el beneficio potencial justifica el riesgo.
  • El Ritalin puede ser adictivo, por lo que no deberá tomar una dosis mayor, ni con más frecuencia, tampoco durante más tiempo, ni de forma diferente a la que su médico le recetó.
  • Podría experimentar cambios inusuales en su comportamiento.
  • No deberá administrarse a niños menores de 6 años, ya que todavía no se conoce con certeza la seguridad y eficacia del medicamento en este grupo de edad.

Efectos secundarios de Ritalín

El nerviosismo e insomnio son efectos secundarios muy frecuentes al comienzo del tratamiento con Ritalin, la pérdida de apetito también es muy frecuente, aunque usualmente pasajera.

De igual forma, son frecuentes y muy frecuentes los dolores abdominales, las náuseas y los vómitos que, por lo general, ocurren al comienzo del tratamiento y pueden aliviarse mediante la ingestión simultánea de alimentos.

Puede tener efectos adversos, aunque no todas las personas los sufran, tales como:

  • Reducción de apetito.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Dolor de cabeza y estómago.
  • Irritabilidad y mal humor.
  • Nerviosismo.
  • Pérdida de peso.
  • Déficit neurológico isquémico reversible.
  • Alteración de la visión.
  • Infarto al miocardio.
  • Sensación de entumecimiento y frío.
  • Diarrea y/o estreñimiento.
  • Hematuria (sangre en la orina).
  • Ginecomastia (inflamación del tejido mamario masculino).
  • Muerte súbita de origen cardiaco.

Importante, si ocurre cualquier efecto secundario se recomienda reducir la dosis prescrita y consultar inmediatamente a su médico.

¿Cuál es el precio de Ritalín?

El Ritalín puedes comprarlo, en farmacias, a un precio que oscila entre los 415 y 1,380 pesos mexicanos, dependiendo de su marca.

¿Dónde comprar Ritalín?

En México, el Ritalín puede ser encontrado en diversas farmacias físicas y supermercados de todo el país.

Igualmente, puedes revisar opciones en línea que pueden llevártelo a tu hogar como son:

  • prixz.com
  • fahorro.com
  • farmatodo.com.mx
  • farmaciasanpablo.com.mx