fbpx Saltar al contenido

Preeclampsia: ¿Qué es y para qué sirve?

La preeclampsia se define como la subida de presión arterial, la proteinuria (números elevados de proteína en la orina) y el daño a algunos órganos como riñón o hígado, que se da en el embarazo, específicamente, después de la semana 20 de gestación. También puede existir preeclampsia después del parto, aunque esta es menos frecuente.

Se puede clasificar la preeclampsia de esta manera:

Preeclampsia leve: se tiene una presión arterial de 140/90 mm Hg o más o un aumento de 30 mm Hg en la sistólica y 15 mm Hg en la diastólica. Existe proteinuria de más de 300 mg en 24 horas.

Preeclampsia severa: e tiene una presión arterial de 160/10 mm Hg o más. Existe proteinuria de más de 5 gr en 24 horas.

Si bien la etiología especifica de la preeclampsia es desconocida, se sabe que la placenta y una alteración en ella es parte esencial para desarrollar el padecimiento.


Factores de riesgo de Preeclampsia

Cualquier mujer embarazada debe tener adecuados controles prenatales, los cuales deben ser periódicos y con apoyo en la búsqueda de los siguientes factores de riesgo:

  • Desnutrición
  • Genética.
  • Preeclampsia en embarazos anteriores o antecedentes familiares.
  • Obesidad.
  • Edad menor de 18 y mayor de 35 años.
  • Hipertensión arterial preexistente al embarazo.
  • Infecciones recurrentes en las vías urinarias.
  • Enfermedad renal.
  • Diabetes mellitus.
  • Factores psicosociales como estrés, depresión, violencia familiar, etcétera.
  • Falta de control prenatal.
  • Antecedentes de enfermedad tiroidea.

Es importante señalar que, si bien estos son algunos factores de riesgo, la causa clara sobre el origen de la preeclampsia aún es desconocida.

¿Qué es la eclampsia?

Cuando existe una preeclampsia, la mujer tiene probabilidades de padecer eclampsia, la cual se define como en inicio de convulsiones en la etapa de gestación.

Con las convulsiones, se pierde el conocimiento y se puede poner en riesgo la integridad del bebé.

Síntomas de Preeclampsia

Es normal que muchas de las mujeres que presentan preeclampsia no presentan mayores síntomas además de la presión arterial alta. Sin embargo, ya en casos graves se pueden presentan las siguientes señales:

  • Aumento de proteínas en la orina y otras alteraciones renales.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolores intensos de cabeza.
  • Pérdida temporal de la vista, visión borrosa.
  • Edema en los pulmones, acumulación de líquido, que provoca dificultad para respirar.
  • Menos producción de orina.
  • Dolor abdominal del lado derecho.
  • Mareos o desmayos.
  • Aumento repentino de peso.
  • Hinchazón de manos, rostro y ojos que no debe confundirse con la hinchazón normal del embarazo.

Diagnóstico

Como se ha señalado, una mujer que se encuentre en su vigésima semana de gestación, debe acudir a sus revisiones de rutina. En ellas, se revisará la presión arterial y los niveles de proteínas en la orina. Con estas pruebas, el medico determinará si la mujer se encuentra en riesgo y tomará las medidas pertinentes.

Asimismo, se deben revisar los niveles de enzimas hepáticas y de creatinina, para controlar el funcionamiento del hígado y riñones.

Tratamiento

Ya que una mujer es diagnosticada con preeclampsia, el primer nivel de tratamiento consiste en la regulación de la presión arterial por medio de fármacos antihipertensivos.

A pesar de usar fármacos, la solución más eficaz hasta la fecha es el término de la gestación, ya que se puede remover la placenta. La finalización debe realizarse, de manera óptima, a las 37 semanas, ya que le bebé tiene los suficiente para nacer sin problemas. No obstante, no siempre se puede disponer de ese tiempo, por lo cual, el médico deberá evaluar el desarrollo del feto y podrá inducir el parto semanas antes de la fecha óptima.

Una vez que se acaba con el embarazo, los síntomas pueden tardar hasta 6 semanas en desaparecer