Ir al Contenido

Metformina: ¿Qué es y para qué sirve?

La función principal de la metformina consiste en mejorar la reacción de la insulina en el organismo. La metformina sirve para el control de la diabetes, ya que disminuye la producción y liberación de glucosa, además de disminuir el nivel de absorción del azúcar en el intestino.

La metformina sirve también para tratar otras enfermedades como el síndrome de ovario poliquístico. Tiene un efecto favorable en personas que sufren de obesidad y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares en pacientes con enfermedades coronarias.

Hoy en día la metformina es el medicamento más utilizado para el tratamiento de la Diabetes Tipo 2. Los lineamientos internacionales del uso de fármacos recomiendan a los doctores que la metformina sea medicamento principal para el tratamiento de la Diabetes Tipo 2. La metformina también sirve para algunos pacientes con Diabetes Tipo 1 que son resistentes a la insulina.

Además de todo, también se usa la metformina para bajar de peso en periodo corto de tiempo.

Beneficios de la Metformina

  • Regula el colesterol y trigliceridos
  • Regula el nivel de glucosa en la sangre
  • Incrementa el efecto de la insulina en el organismo
  • Ayuda a regular los niveles de azucar sin riesgo de hipoglucemia
  • Prevención para personas con Síndrome Metabólico.

¿Cómo se toma la metformina?

Este medicamento se utiliza de manera oral y puede ser consumido de manera individual o junto a otros medicamentos.

El precio recomendado de la metformina varía según la farmacia en donde la busques, ya que varía mucho el costo entre un genérico y la patente.

Dosis de la Metformina

Para tomar la metformina, es importante que sepas que dependiendo del gramaje de la pastilla. Dependiendo del tipo de pastilla y su presentación, dependerá tu tratamiento.

El comprimido de metformina de 500 mg de metformina se utiliza normalmente como la dosis inicial en cualquier tratamiento. Generalmente se toma un comprimido dos o tres veces al día después de cada comida.

  • Metformina de 500mg: Esta suspensión oral de 500 mg de metformina por 5 ml, se toma dos o tres veces al día según las indicaciones. Su médico puede optar por aumentar esta dosis cuando sea necesario y pasar a una presentación de 850.
  • Metformina de 850mg: Si tu tratamiento, es de una presentación de de 850 mg de Metformina, la dosis habitual será de una o dos dosis dos o tres veces al día en los casos en los que las dosis más baja no ha siso suficiente.

¿Cómo funciona la metformina? – Mecanismo de acción de la Metformina

  1. Después haber ingerido una o dos tabletas de metformina, la sustancia llega al intestino para su absorción para posteriormente viajar por el torrente sanguíneo.
  2. Ya absorbido en la sangre, la metformina se aloja en el hígado en donde reduce la producción de glucosa por parte del hígado.
  3. Al llegar al intestino, aumenta la producción de la hormona GLP1 () en las células del intestino y mejora la producción de la insulina.
  4. Tras el aumento de la hormona GLP1, también se reduce la producción de una hormona llamada glucagón, la cual es producida por el páncreas y que regula el nivel de glucosa en la sangre.
  5. La metformina mejora la captación de la glucosa en el organismo y optimiza su uso en el tejido muscular esquelético.

Metformina 850 mg

La metformina 850 mg es un medicamento que se vende en todo el mundo sin receta. Aunque para su uso, es recomendable que hables con tu doctor para evitar que un mal uso y qu te afecte en tu día a día. Las pastillas de este medicamento para este tipo de planes son de 850mg y 500mg.

Este tratamiento, en el que no es necesario tener una receta médica para su compra y consumo, se usa sobre todo para diabéticos e incluso para tratamientos para bajar de peso.

Para los diabéticos, ya sea en la presentación de Metformina 850 mg o de 500 mg, buena parte de la metformina 850 tomada por vía oral se absorbe en el intestino delgado. Entre 2 y 4 horas después de su administración, el tratamiento ya quedó totalmente absorbido por el cuerpo del usuario. Siempre se recomienda, en diabéticos, consumir después de cada comida: desayuno, comida y cena.

Efectos Secundarios de la Metformina

El consumo de metformina, que no necesita receta médica, sí puede ocasionar efectos secundarios en los pacientes. Los efectos contrarios del medicamento detectados por consumo de metformina son aislados, pero se puede encontrar problemas gastrointestinales, tales como diarrea, náuseas, dolor estomacal. gastritis, anorexia y vómitos.

Otro problema del no saber para qué funciona la metformina es que puede provocar acidosis láctica, identificable por una sensación de debilidad y malestar general asociada con la acumulación excesiva de ácido láctico en la sangre. Esa tema sería más delicado para deportistas.

En ninguno de los efectos secundarios, se han encontrado efectos graves en la salud de las personas que toman su tratamiento de metformina de 850 o 500 mg.

Metformina para embarazadas

Si estás embarazada y te preguntas los efectos positivos de la metformina durante el parto, tienes que saber que este medicamento es un antihiperglucemiante oral que aumenta la sensibilidad a la insulina.

Muchos doctores dicen que el uso de la metformina (controlada y con un plan médico), puede aumentar las posibilidades de embarazo y de reducir el riesgo de aborto espontáneo en las mujeres con Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP). Se comparó la incidencia de embarazo y aborto en pacientes con SOP que recibieron metformina versus las que no lo recibieron y los resultados fueron muy positivos.

La Metformina durante el embarazo se recomienda tomar para prevenir abortos, preeclampsia y diabetes gestacional. Además previene la herencia de sobrepeso en el hijo. De esta forma, si estás embarazada y quieres tomar metformina, consulta con tu ginecólogo, pero no deberías tener ningún problema para tomarla.

¿Es seguro tomar Metformina si estoy embarazada?

Algunos defectos del feto en un parto no pueden prevenirse. Pero sí puedes reducir el riesgo de un nacimiento con problemas tomando vitaminas prenatales y tratamientos como el de la metformina. ¿Por qué?  Porque es básico tener un nivel de azúcar óptimo, disminuyendo de los riesgos de defectos de nacimiento en el bebé y de complicaciones en la gestación y en el parto.

Además, la Administración de Alimentos y Medicamentos estadounidense ha reconocido en diferentes estudios médicos que “no hay evidencia de riesgo en el embarazo humano”.