Ir al Contenido

Infecciones de Vías Urinarias: ¿Qué son y cómo tratarlas?

Las infecciones de vías urinarias (IVU) son responsables de más de siete millones de consultas médicas por año y alrededor del 5 por ciento de todas las visitas a los médicos de atención primaria. Aproximadamente el 40 por ciento de las mujeres y el 12 por ciento de los hombres experimentarán al menos una infección sintomática del tracto urinario en el transcurso de su vida. ¿Cómo saber si tiene una? ¿Cuál es el mejor tratamiento? La siguiente información le resultará de utilidad.

¿Qué son los riñones?

Los riñones son un par de órganos del tamaño de un puño que se encuentran ubicados en la espalda y que funcionan como sistema de filtrado para filtrar los desechos líquidos de la sangre y eliminarlos del cuerpo en la forma de orina. Los riñones regulan el equilibrio de diferentes elementos químicos en el cuerpo (sodio, potasio, calcio, fósforo y otros) y controla la acidez de la sangre. Los riñones también producen algunas hormonas. Estas hormonas ayudan a regular la tensión arterial, estimulan la producción de glóbulos rojos y promueven la fortaleza de los huesos. Los uréteres son dos tubos musculares que transportan la orina hacia abajo hasta llegar a la vejiga.

La orina normal es estéril y no contiene bacterias. Sin embargo, es posible que bacterias de la uretra logren ingresar a la orina y viajen hasta la vejiga. Las infecciones de la vejiga se conocen como cistitis y las infecciones de los riñones como pielonefritis. Las infecciones de los riñones son mucho menos frecuentes – pero a menudo más graves – que las infecciones de la vejiga.

¿Cuáles son los síntomas de una infección de vías urinarias?

Cuando ocurre una infección de la vía urinaria (IVU), el revestimiento de la vejiga y de la uretra se enrojece e irrita de la misma manera que ocurre con la garganta al contraer un resfrío. La irritación puede causar dolor en el abdomen y en el área de la pelvis y puede ocasionar una sensación de necesidad de vaciar la vejiga con mayor frecuencia. Incluso puede intentar orinar y eliminar sólo unas cuantas gotas de orina y/o sentir un dolor urente cuando la orina sale. A veces es posible que pierda el control de la orina. También puede notar que la orina tiene un olor desagradable o que se encuentra turbia.


Las infecciones renales a menudo generan fiebre y causan dolor en la espalda. Estas infecciones deben tratarse con rapidez porque una infección en los riñones puede diseminarse rápidamente al flujo sanguíneo y generar una enfermedad potencialmente letal.

Tipos de infección de vías urinarias

Las infección de vías urinarias a menudo se clasifican como simples (no complicadas) o complicadas. Las ITU simples son infecciones que ocurren en tractos urinarios normales. Las ITU complicadas ocurren en tractos urinarios anormales o cuando las bacterias que causan la infección son resistentes a muchos de los medicamentos antibióticos.

¿Cómo sé si tengo infección de vías urinarias?

Si piensa que puede tener una IVU, debe consultar a su médico. Con frecuencia es posible hacer un diagnóstico y aplicar el tratamiento sin necesidad de ir al consultorio médico. Las formas de diagnóstico de una IVU son el análisis de orina y/o un cultivo urinario. Se examina una muestra de orina bajo microscopio en busca de indicios de infección, como las bacterias o la presencia de glóbulos blancos en la orina. El médico también puede indicar un cultivo de orina si lo considera necesario. Si alguna vez observa sangre en su orina, debe consultar a su médico de inmediato. La presencia de sangre en la orina puede deberse a una IVU, pero también puede estar indicando otro problema en el tracto urinario.

Si tiene fiebre y presenta los síntomas de una IVU, o si los síntomas persisten a pesar del tratamiento, se recomienda que lo atienda un médico. Tal vez necesite hacerse más estudios, como un ultrasonido o una tomografía computarizada, para evaluar el tracto urinario.

¿Cuál es el tratamiento para las infecciones de vías urinarias?

Una infección de vías urinarias puede tratarse con un esquema corto de antibióticos por vía oral. Un esquema de tres días con antibióticos normalmente será suficiente para tratar la mayoría de las IVU no complicadas. Sin embargo, algunas infecciones pueden requerir un tratamiento de varias semanas de duración.

De acuerdo al tipo de antibiótico utilizado, puede tomar una única dosis de medicamento por día o hasta cuatro dosis diarias. Unas cuantas dosis de medicamento pueden aliviar el dolor y la urgencia para orinar con frecuencia, pero debe completar el ciclo completo con el medicamento que le recetaron incluso aunque hayan desaparecido todos los síntomas. A menos que la IVU se trate por completo, suele recidivar con frecuencia. También debe recordar ingerir muchos líquidos, especialmente si tiene una IVU.

Si la infección de vías urinarias es del tipo complicado, entonces es necesario extender el período de tratamiento con antibióticos, y normalmente se comienza por vía intravenosa en el hospital. Luego de un corto período de antibióticos por vía intravenosa, se pasa a antibióticos por vía oral durante un período de hasta varias semanas de duración. Las infecciones renales normalmente se tratan como una IVU complicada.

Preguntas Frecuentes

 

¿Una infección de vías urinarias puede dañar los riñones?

Si la IVU se trata de manera temprana, entonces probablemente no tenga una influencia duradera sobre el tracto urinario. Si la IVU es recurrente o no se detecta a tiempo puede causar daños si no se remedia en forma rápida.

¿Por qué contraigo IVU’s?

La mayoría de las IVU’s son eventos aislados que, si reciben tratamiento, no son recidivantes.

Algunos pacientes tienen predisposiciones genéticas y anatómicas que tienden a hacer que sean más susceptibles que otras personas.

¿Cómo puedo evitar una infección de vías urinarias?

Hay algunos pasos simples que las mujeres pueden aplicar para evitar una IVU: Las mujeres que ya han pasado por la menopausia y que han perdido la producción normal de estrógeno presentan algunas modificaciones en el revestimiento que recubre a la vagina. El reemplazo hormonal con estrógeno con la orientación de un ginecólogo, un médico de atención primaria, o ambos, puede ser una solución simple. Como algunas pacientes no pueden recibir reemplazo hormonal con estrógeno, es necesario que consulte a su médico antes de comenzar a utilizarlo.

La micción luego de la actividad sexual también puede reducir el riesgo de IVU porque puede eliminar las bacterias que se puedan haber introducido durante el acto sexual. A veces una dosis de antibióticos luego de la actividad sexual puede ayudar a prevenir la recidiva de una infección de vías urinarias.

Ciertas formas de control de la natalidad como los espermicidas y los diafragmas pueden aumentar el riesgo de contraer una infección de vías urinarias en las mujeres que los utilizan como método anticonceptivo.

También debe beber mucho líquido para tener una buena hidratación.

No debe demorar la micción y no debe orinar apurada. La retención de orina y el hecho de no vaciar por completo la vejiga también puede aumentar el riesgo de sufrir una IVU.

Debe limpiar desde adelante hacia atrás para evitar que las bacterias de la zona del ano ingresen a la vagina o a la uretra.

¿Cuándo debo preocuparme?

Si tiene síntomas de una IVU y está recibiendo tratamiento y no observa una mejoría de los síntomas, o si tiene síntomas de una IVU acompañados de náuseas y vómitos, entonces debe consultar un médico. Si alguna vez observa sangre en su orina, debe consultar a su médico de inmediato.

¿Qué ocurre si estoy embarazada?

Si está embarazada y tiene los síntomas de una IVU debe consultar a su médico de inmediatamente. Una IVU durante el embarazo puede poner tanto a la madre como al bebé en riesgo si no se trata de manera rápida y adecuada.

¿Si la ITU es recidivante, puedo superarla?

Si tiene varios episodios de IVU recidivante (tres o más por año), entonces debe consultar a su médico para hacer algún estudio como un análisis de orina. También puede ser necesario realizar un Ultrasonido o una Tomografía computarizada para controlar que no haya anomalías en el tracto urinario.

Si continúa teniendo episodios de IVU, puede beneficiarse con un esquema más prolongado de antibióticos o tomando un antibiótico luego de la actividad sexual. También hay métodos de autoanálisis que puede coordinar con la ayuda de su urólogo para poder hacer tanto el diagnóstico como el tratamiento de las IVU en su casa.