Ir al Contenido

Hernia: ¿Qué es?

Hernia: ¿Qué es?

Una hernia es un saco formado por el revestimiento de la cavidad abdominal (peritoneo), el cual pasa a través de un agujero o área débil en la capa fuerte de la pared abdominal que rodea el músculo, llamada fascia.

Las hernias se presentan cuando una parte de un órgano interno o tejido sobresale a través de un área muscular débil; la mayoría de las hernias ocurren en el abdomen.

Las hernias son comunes y pueden afectar a hombres, mujeres y niños. La combinación de debilidad y esfuerzo, como levantar cosas pesadas, puede contribuir a su aparición.

Tipos de hernias

El tipo de hernia que usted tenga depende de su ubicación:


  • Hernia inguinal: Es una protuberancia en la ingle, es más común en los hombres y puede bajar hasta el escroto
  • Hernia quirúrgica o eventración: Puede darse a través de una cicatriz si usted ha tenido una cirugía abdominal en el pasado
  • Hernia hiatal: Se presenta en la parte superior del estómago. Una porción de la parte superior del estómago se adentra en el tórax
  • Hernia femoral: Protuberancia en la parte superior del muslo, justo debajo de la ingle. Este tipo es más común en las mujeres que en los hombres
  • Hernia umbilical: Es una protuberancia alrededor del ombligo. Sucede cuando el músculo alrededor del ombligo no se cierra completamente después del nacimiento

Causas y síntomas de las hernias

Por lo regular, no hay causa clara para una hernia. Algunas veces se presentan por:

  • Levantar objetos pesados
  • Hacer esfuerzo al evacuar
  • Realizar cualquier actividad que eleve la presión dentro del abdomen

Las hernias pueden presentarse al nacer, pero es posible que la protuberancia no sea notoria hasta crecer; además, algunas personas tienen antecedentes familiares de hernias.

Además, cualquier actividad o problema de salud que incremente la presión en el tejido y los músculos de la pared abdominal pueden llevar a una hernia, incluso:

  • Tos crónica o estornudos
  • Desnutrición y tabaquismo
  • Sobrepeso y fibrosis quística
  • Líquido en el abdomen (ascitis)
  • Diálisis peritoneal y esfuerzo excesivo
  • Testículo que no ha descendido (Criptorquidia)
  • Agrandamiento de la próstata, esfuerzo para orinar
  • Estreñimiento crónico y pujar (hacer esfuerzo) fuertemente para defecar

Recuerde que las hernias generalmente no presentan síntomas, algunas personas tienen molestia o dolor, pero tarde o temprano la queja más común es una protuberancia que es sensible y está creciendo.

¿Cómo saber si la padece?

El médico generalmente puede ver o sentir la hernia cuando lo examina.

Le puede solicitar que tosa, se agache, puje o que levante algo, y la hernia puede agrandarse cuando usted lo haga; sin embargo, es posible que la hernia no sea fácilmente visible en bebés y niños, excepto cuando están llorando o tosiendo.

También se le puede hacer una ecografía o tomografía computarizada, pero si hay una obstrucción en el intestino probablemente se le tomará una radiografía del abdomen.

¿Cuándo debe acudir al médico?

Consulte a su médico inmediatamente si:

  • Tiene dolor, inflamación o una protuberancia en la ingle
  • Presenta náuseas, vómitos o fiebre junto con la hernia dolorosa
  • Tiene una hernia que se torna de color rojo, púrpura, oscuro o cambia de color
  • Tiene una hernia dolorosa y los contenidos no se pueden reintroducir en el abdomen usando presión suave
  • Tiene una protuberancia o hinchazón en la ingle o el ombligo, o que está relacionada con una incisión quirúrgica previa

No olvide que para prevenir una hernia puede:

  • Bajar de peso en caso de sobrepeso
  • Utilizar técnicas apropiadas para levantar peso
  • Los hombres deben acudir con su médico si hacen esfuerzo con la micción, ya que esto puede ser un síntoma de un agrandamiento de la próstata
  • Aliviar o evitar el estreñimiento comiendo mucha fibra, bebiendo mucho líquido, yendo al baño tan pronto se siente ganas y haciendo ejercicio físico regularmente

¿Existen tratamientos para las hernias?

El tratamiento consiste habitualmente en una cirugía para reparar la apertura en la pared muscular. 

La cirugía es el único tratamiento con el que se puede reparar una hernia de manera permanente, pero puede ser más riesgosa para personas con problemas de salud graves.

La cirugía repara el tejido debilitado de la pared abdominal (fascia) y se cierra cualquier agujero. La mayoría de las hernias se cierran con puntadas y a veces con parches de tela.

El resultado clínico para la mayoría de las hernias generalmente es bueno con tratamiento, ya que es poco común que una hernia reaparezca. Las hernias quirúrgicas tienen mayor probabilidad de reaparecer.

Posibles complicaciones

En raras ocasiones, la reparación de una hernia inguinal puede dañar las estructuras involucradas en el funcionamiento de los testículos de un hombre.

Otro riesgo de la cirugía de una hernia es el daño a los nervios, que puede llevar a que se presente insensibilidad en el área de la ingle.

Si una parte del intestino quedó atrapada o estrangulada antes de la cirugía, se puede presentar una perforación intestinal o muerte del intestino.

Además, descargue hoy mismo la aplicación de Prixz para obtener los mejores precios de medicamentos, ya está disponible en Google Play y App Store.

Desde la app de Prixz puede pedir sus medicamentos y artículos de higiene hasta la puerta de su casa u oficina, solo no olvide revisar las zonas de cobertura en CDMX.