Ir al Contenido

Gammaglobulina: ¿Qué es y para qué sirve?

La gammaglobulina endovenosa es una inmunoglobulina humana cuyo uso médico principal es el tratamiento del síndrome de inmunodeficiencia primaria, como:

  • Agammaglobulinemia congénita e hipogammaglobulinemia.
  • Inmunodeficiencia variable común.
  • Inmunodeficiencia combinada severa.
  • Síndrome de Wiskott Aldrich.
  • Mieloma o leucemia linfocítica crónica con hipogammaglobulinemia secundaria severa e infecciones recurrentes.
  • Niños con SIDA congénito e infecciones recurrentes.

Se trata de un medicamento seguro con indicaciones muy precisas que constituye una fracción del plasma preparada por el método de separación de proteínas de Cohn. La limitante principal es su costo elevado.

Mecanismo de acción de la gammaglobulina

Los principales son:

  1. Actividad antígeno específica. Se calcula que la IVIG posee anticuerpos con 10 millones de especificidades diferentes, que cumplen funciones de opsonización, neutralización y activación del complemento.
  2. Actividad inmunomoduladora, a través de una acción sobre los receptores Fe, la inflamación, las células B; sobre otros anticuerpos, células T y crecimiento celular 16-19.

En resumen, la gammaglobulina es un medicamento inmunomodulador que actúa como amortiguador inmunológico, equilibrando cualquier actividad inmunológica elevada o disminuida. Los mecanismos de acción están con relación a la experiencia inmunológica de los miles de donadores de la cual está constituida la IVIG.


Preparación de la gammaglobulina

La gammaglobulina endovenosa se prepara por fraccionamiento con alcohol, del suero humano de un banco de una gran cantidad de donadores. Las preparaciones comerciales son derivadas de un banco de 3,000 a 60,000 donadores, por lo que contienen un amplio espectro de anticuerpos.

Dosis recomendada de gammaglobulina

Las dosis de reemplazo en inmunodeficiencias primarias (IDP) son de 200 a 600mg/kg/cada tres o cuatro semanas.

Las dosis inmunomoduladoras son hasta de 2 g/kg en la enfemedad de Kawasaki. El objetivo es mantener niveles de lgG iguales o mayores de 500mg/dL.

Se debe individualizar la dosis que mantenga libre de infecciones al paciente; se debe aumentar la dosis o disminuir el intervalo de aplicación de acuerdo a la respuesta. Durante el embarazo también se debe ajustar la dosis

Efectos secundarios

Las reacciones adversas más comunes tras su administración que se tienen documentadas son:

  • Cefalea
  • Escalofríos
  • Náusea
  • Fatiga
  • Mialgias
  • Artralgias
  • Dolor dorsal
  • Incremento de la presión sanguínea en individuos con riesgo de hipertensión