fbpx Saltar al contenido

Dengue: ¿Qué es y sus síntomas?

El dengue es una enfermedad vírica que se transmite por medio de mosquitos portadores. Se presenta en los climas tropicales y subtropicales de todo el planeta y, en las últimas décadas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año hay entre 100 y 400 millones de infecciones.

El dengue se origina por la picadura del mosquito hembra del género Aedes y existen, actualmente, 4 serotipos: DEN1, DEN 2, DEN 3 y DEN 4; esto quiere decir que una persona puede infectarse hasta 4 veces.

El dengue es una enfermedad que presenta síntomas similares a la gripe y que afecta a lactantes, niños, adolescentes y adultos. Aunque, puede presentarse de forma grave donde el paciente debe ser hospitalizado.

Causas del dengue

El dengue no puede ser transmitido por los humanos. Como ya se ha comentado, es contagiado principalmente por el mosquito hembra Aedes aegypti, y, en menor medida, por A. albopictus. Estos insectos también son la causa de enfermedades como el chikungunya, la infección del Zika y la fiebre amarilla.


Una persona puede tener dengue sin presentar síntomas y en caso de ser picado por un mosquito del género que ya mencionamos, éste se infecta.

Una vez que una persona se recupera del dengue, se vuelve inmune al serotipo que lo infectó, por lo cual, todavía puede contraer los otros 3.

Síntomas del dengue

Después de la picadura del insecto infectado, la persona puede empezar a presentar síntomas de 4 a 7 días después. La OMS nos comenta cuál es la sintomatología del dengue:

Fiebre de hasta 40° C y acompañada de dos o más de los siguientes síntomas:

  • Agrandamiento de ganglios linfáticos.
  • Comezón.
  • Dolor abdominal.
  • Dolor de cabeza intenso, se presenta en la frente.
  • Dolor de ojos que se incrementa al moverlos.
  • Erupción en la piel parecida al sarampión.
  • Falta de apetito.
  • Insomnio.
  • Náuseas.
  • Vómito.

En su forma grave, el dengue presenta los siguientes síntomas:

  • Acumulación de líquidos.
  • Dificultad para respirar.
  • Hemorragias graves, sangrado de nariz y encías.
  • Fatiga e irritabilidad.
  • Fallas orgánicas.

Asimismo, se puede revisar la clasificación que describe la Organización Panamericana de la Salud (OPS):

  • Dengue sin signos de alarma: Se manifiesta con una fiebre inesperada y se revisa el entorno del paciente para ver otros casos.
  • Dengue con signos de alarma: El enfermo presenta dolor abdominal, edemas, vómito, sangrado de mucosas, alteración de la conciencia, aumento progresivo del hematocrito y hepatomegalia.
  • Dengue grave: Se tiene dificultad para respirar, choque por extravasación del plasma, compromiso de los órganos, sangrado profuso.

Tratamiento para el dengue

Hasta el día de hoy, no existe un tratamiento específico para el dengue o el dengue en sus estados graves. Cuando una persona presenta esta afección, los médicos tratan los síntomas con analgésicos y antipiréticos, esperando que el sistema inmune pueda responder. De igual manera, en casos graves se recurre a transfusiones de sangre y la administración de electrolitos.

La forma más efectiva de tratamiento contra el dengue es la prevención.

Prevención del dengue

Se conoce que los mosquitos pueden proliferar en zonas urbanas y semiurbanas de áreas tropicales y subtropicales y la forma de hacerles frente para evitar su propagación y posible transmisión del dengue, es seguir los siguiente:

  • Eliminar de manera correcta los desechos sólidos.
  • Colocar mosquiteros en puertas y ventanas.
  • Lavar frecuentemente contenedores como tinacos o cisternas.
  • No dejar recipientes donde se acumule el agua.
  • Permanecer en ambientes con aire acondicionado.
  • Realizar fumigaciones en las zonas propensas a acumulación de mosquitos.
  • Usar repelente de mosquitos.
  • Usar ropa que cubra la mayor parte del cuerpo.