Ir al Contenido

Degeneración macular: Cuida tu salud visual

Degeneración macular: Cuida tu salud visual

Es normal que, con el paso de los años, algunas personas, empiecen a tener estragos en la vista, no pudiendo enfocar con claridad o sufriendo de cansancio. A pesar de ello, es posible conocer algunos de los padecimientos que podemos sufrir y reducir al mínimo sus efectos.

Entre estas afectaciones está la degeneración macular, la cual puede ser grave y provocar la pérdida parcial o total de la vista.

Conoce de qué trata la degeneración macular y cómo prevenirla.

¿Qué es la degeneración macular?

La degeneración macular es una enfermedad que afecta la mácula del ojo. Esta parte es la que nos permite ver con claridad los detalles.

La también llamada Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE) es neurodegenerativa y hereditaria; y se presenta en un porcentaje importante de la población mayor a los 60 años.

Esta patología afecta la agudeza visual y hace que, paulatinamente, el que la sufre tenga problemas para leer, ver televisión, manejar o cualquier actividad que requiera de enfocar detalles.

Tipos de degeneración macular

Húmeda o exudativa

Se da cuando existen hemorragias y acumulación de líquido en la mácula. Es la forma grave de esta enfermedad y produce crecimiento de vasos sanguíneos y cicatrices bajo la mácula. Puede provocar la pérdida de la vista.

Se avance es rápido y agresivo.

Seca o atrófica

Este tipo se caracteriza por el deterioro de las células mácula sensibles a la luz. La degeneración avanza de forma lenta y constante y produce el envejecimiento y adelgazamiento de los tejidos de mácula.

Las personas que son detectadas con degeneración macular seca, deben tener controles continuos y un tratamiento a base de suplementos.

Causas y síntomas

Reconocer cuáles son los factores de riesgo, así como las señales de la degeneración macular, podrá darnos la oportunidad de tratarla a tiempo y evitar la pérdida de la visión.

Causas

La edad es el principal riesgo. En las diferentes fuentes exponen que puede empezar entre los 50 y 60 años.

Ser fumador: Todo aquello que afecta a la oxigenación puede repercutir en la mácula.

Herencia: Si alguien de la familia ha sufrido este padecimiento, tiene mayor riesgo de desarrollarla.

Sexo: Los estudios han demostrado una mayor incidencia de la enfermedad en mujeres.

Obesidad: Asimismo, los estudios también relacionan un índice de masa corporal alto con el riesgo de padecer degeneración macular.

Color de ojos: Tener un color claro de ojos, ofrece una menor protección a los rayos ultravioleta.

Presión alta: La hipertensión también reduce el flujo de oxigeno que puede ser llevado a la mácula.

Síntomas

  • Visión borrosa. Dificultad para leer, ver televisión o manejar.
  • Ver las líneas de los objetos torcidas: puertas, ventanas, postes de luz.
  • Alteración en la captación de profundidad o altura. Dificultad para subir o bajas escaleras.
  • Ver machas oscuras.

Prevención de la degeneración macular

A la hora de establecer las medidas de prevención para esta enfermedad, hay que tener en cuenta que todos aquellos hábitos saludables serán aliados.

  • Tener una dieta equilibrada. Además, puedes agregar cantidades generosas de frutas amarillas y anaranjadas, pescado y granos integrales.
  • Hacer ejercicio con frecuencia.
  • No fumar y tomar alcohol con medida.
  • No exponer los ojos de manera directa al sol.
  • Acudir al oftalmólogo de manera recurrente.

Asimismo, se puede recurrir a utilizar suplementos alimenticios como Macuhealt.

Macuhealt es un suplemento natural que previene el riesgo de padecer degeneración macular relacionada con la edad y ayuda a mejorar el desempeño de la visión.

Está compuesto por los ingredientes que conforman la macula: luteína, zeaxantina y mesozeaxantina; por lo cual, está diseñado para mejorar el pigmento del macular a través del tiempo.

Tratamiento para la degeneración macular

Es importante saber que para la degeneración macular seca aún no existe un tratamiento eficaz, por lo que se recomienda que la prevención sea la principal forma de combatirlo.

Por otro lado, respecto a la degeneración macular húmeda, existe la opción de inyectar antiangiogénicos directamente en el ojo. Esta alternativa puede ser útil hasta en un 90% para evitar la pérdida de la vista.