fbpx Saltar al contenido

Ciática: ¿Qué es?

El término Ciática se refiere a un dolor que irradia a lo largo del trayecto del nervio ciático, que se ramifica desde la parte inferior de la espalda a través de las caderas y los glúteos y hacia abajo de cada pierna.

Se produce con más frecuencia cuando una hernia de disco, un espolón óseo o un estrechamiento de la columna vertebral comprimen parte del nervio, causando inflamación, dolor y entumecimiento en la pierna afectada. 

Aunque el dolor asociado con la ciática puede ser grave, la mayoría de los casos se resuelven con tratamientos no quirúrgicos en pocas semanas; sin embargo, los pacientes con ciática grave también podrían ser candidatos a una cirugía.

¿Cómo se manifiesta la Ciática?

La Ciática puede venir acompañada de síntomas sensitivos en la misma zona como:


  • Debilidad muscular
  • Sensación de quemazón
  • Entumecimiento u hormigueos
  • Disminución de los reflejos de las piernas

Estos síntomas se pueden acentuar si se realizan determinados movimientos con la pierna o el tronco, los cuales producen un estiramiento del nervio espinal lesionado. A veces, y en casos más extremos, bastará con un simple estornudo o un ataque de tos.

Causas y síntomas de la Ciática

Esta dolencia ocurre por el pinzamiento del nervio ciático, normalmente ocasionado por una hernia de disco en la columna vertebral o por un crecimiento óseo excesivo (espolón óseo) en las vértebras.

Las causas comunes de Ciática abarcan:

  • Hernia de disco
  • Lesión o fractura de la pelvis
  • Tumores y estenosis raquídea
  • Síndrome piriforme (dolor que compromete el estrecho músculo en los glúteos)

Además, los hombres entre 30 y 50 años son más propensos a desarrollar la Ciática.

Generalmente, el dolor que se extiende desde la parte baja de la columna vertebral hacia los glúteos y hacia abajo de la parte posterior de la pierna es la característica distintiva de la ciática.

El dolor puede variar ampliamente, desde un dolor leve hasta una sensación aguda, de ardor o dolor insoportable, ya que a veces puede sentirse como una sacudida o descarga eléctrica. 

Factores de riesgo

Los factores de riesgo de la Ciática son los siguientes:

  • Diabetes: Esta enfermedad, que afecta la forma en que el cuerpo utiliza el azúcar en la sangre, aumenta el riesgo de lesión a los nervios
  • Edad: Los cambios en la columna vertebral relacionados con la edad, como las hernias de disco y los espolones óseos, son las causas más frecuentes de la Ciática
  • Obesidad: Al aumentar la sobrecarga en la columna vertebral, el exceso de peso corporal puede contribuir a los cambios espinales que desencadenan la Ciática
  • Permanecer sentado durante mucho tiempo: Las personas que permanecen sentadas durante mucho tiempo o tienen un estilo de vida sedentario son más propensas a padecer ciática que las personas activas
  • Profesión: Un trabajo que requiere que gire la espalda, traslade cargas pesadas o conduzca un automóvil durante largos períodos podría estar relacionado con el desarrollo de la Ciática, pero no hay pruebas concluyentes de esta relación

¿Cómo saber si la padece?

Los exámenes para detectar la Ciática con frecuencia no se necesitan, a menos que el dolor sea intenso o duradero.

Si se ordenan, pueden incluir:

  • Exámenes de sangre
  • Radiografías, resonancia magnética u otros exámenes imagenológicos

En cambio, su médico tratante le llevará a cabo un examen físico y éste puede mostrar:

  • Reflejos anormales o débiles
  • Debilidad al flexionar la rodilla
  • Pérdida de la sensibilidad o entumecimiento
  • Dificultad al caminar, doblar el pie o agacharse

¿Cuándo debe acudir al médico?

Consulte a su médico inmediatamente si tiene:

  • Fiebre inexplicable con dolor de espalda
  • Ardor con la micción o sangre en la orina
  • Pérdida del control de esfínteres (incontinencia)
  • Dolor de espalda después de un golpe o caída fuerte
  • Enrojecimiento o hinchazón en la espalda o la columna
  • Debilidad o entumecimiento en glúteos, muslos, piernas o pelvis

¿Existen tratamientos para la Ciática?

En algunos casos, no se requiere ningún tratamiento y la recuperación ocurre por sí sola; sin embargo, su médico podría recomendarle los siguientes pasos para calmar los síntomas y reducir la inflamación:

  • Aplicar calor o hielo en el área que presenta el dolor
  • Tomar analgésicos de venta libre como Ibuprofeno o Paracetamol

Las medidas para cuidar su espalda pueden incluir:

  • Se recomienda hacer ejercicios para la espalda en una fase temprana para fortalecerla
  • No levante objetos pesados, ni tuerza su espalda durante las primeras 6 semanas después
  • Reduzca su actividad durante los primeros dos días, después lentamente retome sus actividades
  • Comience a hacer ejercicio después de 2 a 3 semanas e incluya ejercicios para fortalecer su abdomen y mejorar la flexibilidad de su columna vertebral

Si estas medidas no ayudan, su médico podría recomendarle inyecciones para reducir la inflamación alrededor del nervio.

Recuerde que también se puede hacer una cirugía para aliviar la compresión de los nervios espinales, pero usualmente es el último recurso para el tratamiento de la Ciática.

Posibles complicaciones

Si bien la mayoría de las personas se recupera por completo de la Ciática, habitualmente sin recibir tratamiento, pero esta afección puede generar:

  • Debilidad en las piernas
  • Pérdida de sensibilidad en la pierna afectada
  • Deterioro de la función intestinal o de la vejiga

Además, descargue hoy mismo la aplicación de Prixz para obtener los mejores precios de medicamentos, ya está disponible en Google Play y App Store.

Desde la app de Prixz puede pedir sus medicamentos y artículos de higiene hasta la puerta de su casa u oficina, solo no olvide revisar las zonas de cobertura en CDMX.