Ir al Contenido

Cáncer de pulmón: ¿Qué es y qué lo causa?

Cáncer de pulmón: ¿Qué es y qué lo causa?

El cáncer es la multiplicación sin control de las células, cuando esto sucede en el pulmón, se denomina: Cáncer de pulmón.

El cáncer de pulmón es una los cánceres más comunes en el mundo, y es el que causa más muertes, en 2015, la Organización Mundial de la Salud (OMS) registró 1.69 millones de fallecimientos por esta causa.

Las causas son bien conocidas y las medidas de prevención están al alcance de todos.

Revisa todo que debes saber sobre el cáncer de pulmón.

¿Cuáles son las causas del cáncer de pulmón?

Existen diversos factores de riesgo que pueden desencadenar el desarrollo de esta enfermedad. Entre los más conocidos está el tabaco, pero revisemos a detalle cada uno de ellos.

Tabaquismo

Es un hecho, fumar aumenta de manera considerable la posibilidad de desarrollar cáncer y no sólo de pulmón, también puede generar cáncer de boca, garganta, faringe, estómago, colón, recto, hígado, páncreas, laringe, tráquea, riñón y demás.

Cuando se fuma, la persona está constantemente expuesta a un gran número de sustancias que se sabe, ocasionan esta enfermedad.

Dejar de fumar disminuye de forma exponencial la probabilidad de desarrollar cáncer, ya que la cantidad de cigarros y el tiempo sí determina qué tan fácil se puede ser víctima.

Humo secundario (Ser fumador pasivo)

Cuando inhalas el humo de una persona fumadora, te expones con la misma intensidad que el dueño del cigarro. Por ello, es importante la conciencia de espacios para no fumadores y los programas de salud que busquen rehabilitar a todos los adictos al tabaco.

El gas radón

El gas radón se origina por la descomposición del uranio en el medio ambiente. Cuando se descompone completamente, pasa al aire como un gas con olor, sabor o color, por lo cual, mucha gente se ve expuesta a él sin saberlo. Una pequeña cantidad de personas al año desarrolla cáncer de pulmón por este motivo.

Antecedentes personales o familiares

Si tienes parientes que hayan sufrido de esta enfermedad o tú mismo, el índice de desarrollo es alto. Ya sea por la convivencia constante con los elementos o por el componente genético.

Otras sustancias

Trabajar con sustancias como asbesto, arsénico, emisiones de diésel, silicio o cromo aumentan la posibilidad de tener cáncer de pulmón

 

Síntomas del cáncer de pulmón

Comúnmente, cuando se presentan los síntomas en una persona que ya tiene cáncer de pulmón, es indicio de que la enfermedad ya está en una fase avanzada. Las señales pueden variar, ya que si el cáncer se ha extendido (metástasis), las molestias se relacionan con aquel lugar invadido. Sin embargo, puedes revisar las manifestaciones generales:

  • Tos persistente o que empeora
  • Tos con sangre
  • Sibilancias o ruidos al respirar
  • Dolor en el pecho
  • Dificultad para respirar (disnea)
  • Pérdida de peso
  • Dolores de cabeza
  • Dolor de huesos
  • Fatiga

Tipos de cáncer de pulmón

Cuando se clasifican los tipos de cáncer de pulmón se puede hacer por medio de la forma en que éste se representa en el microscopio. Por ello, hay 2 principales tipos:

Cáncer de células pequeñas

Es el tipo agresivo de cáncer. Se genera en personas que han fumado durante mucho tiempo y crece de manera rápida extendiéndose a otras partes del cuerpo. Al ser vistas por el microscopio, las células tienen un tamaño pequeño y forma ovalada.

Cáncer de células no pequeñas

Es el tipo más común de cáncer de pulmón y su nombre deriva del tamaño que tienen las células en el microscopio. Existen 3 principales tipos de cáncer de células no pequeñas: carcinoma de células escamosas, carcinoma de células grandes y adenocarcinoma.

Diagnóstico de cáncer de pulmón

Para determinar que una persona sufre de este tipo de cáncer, se pueden realizar una serie de pruebas, entre las que se encuentran:

  • Biopsia de aspiración pulmonar (tórax)
  • Biopsia de pulmón a cielo abierto
  • Biopsia pleural abierta
  • Biopsia pleural con aguja
  • Biopsia pulmonar por punción
  • Broncoscopia

Si quieres saber todas las alternativas para realizar el diagnóstico, acude a tu médico.

Tratamiento de cáncer de pulmón

Existen una lista de tratamientos que se pueden adaptar a la etapa y grado de agresividad del cáncer que se tenga. Aquí te mostramos los principales.

Quimioterapia

Son medicamentos que, generalmente, se aplican vía intravenosa y que buscan destruir las células cancerígenas. Sin embargo, también afectan a células saludables y por ellos los pacientes suelen presentar una caída en glóbulos rojos, blancos y plaquetas.

Cirugía

Con la cirugía se extirpa el tumor y los ganglios linfáticos cercanos al tórax. En los casos de células no pequeñas, puede existir una extirpación del lóbulo pulmonar completo con el fin de quitar por completo todo indicio del cáncer.

Radioterapia

Se usa la radiación en lo cánceres localizados, es decir que no se han diseminado a otras partes del cuerpo. La aplicación de radiación ayuda a reducir el tamaño del tumor para después extirparlo.

Esperanza de vida con cáncer de pulmón

Como es natural, los avances de la ciencia han hecho una diferencia importante en la esperanza de vida de aquellas personas que sufren de cualquier tipo de cáncer. Respecto al de pulmón el margen de vida que se pronostica a 5 años varía del tipo de cáncer que se tenga. Para células pequeñas el mejor escenario de porcentaje de supervivencia a 5 años es de 29%; mientras que para células no pequeñas es del doble, 60%.

Debes tener en cuenta que cada caso es particular, si bien la proyección marca parámetros, no son inamovibles.

¿Cómo prevenir el cáncer de pulmón?

Evaluando los factores de riesgo, podemos determinar las medidas preventivas que podemos llevar a cabo para no desarrollar esta enfermedad. Si bien existen factores que no están dentro de nuestras fuerzas controlar, revisemos cuáles sí y evitemos años de desgaste físico, económico y emocional.

No fumar

El abandono de esta sustancia disminuye, de manera significativa, la posibilidad de desarrollar cáncer de pulmón. Si no has empezado a fumar, reconsidera el riesgo que implica aunado al costo económico que conlleva la adicción.

Cuídate de ser fumador pasivo

No te expongas al humo que ni siquiera sale de tu boca. Ser fumador pasivo trae enormes riesgos para la salud. Procura alejarte de entornos lleno de humo de tabaco y pide a las personas de tu medio que no lo consuman cerca de ti.

Revisa tu entorno

Como se comentaba, la exposición a gas radón aumenta la posibilidad de desarrollar esta enfermedad, por lo cual es indispensable que hagas revisar tu entorno de trabajo y casa para que te asegures de que no exista esta sustancia.

Trabaja en un entorno seguro

Si sabes que trabajas con sustancias carcinógenas como asbesto, arsénico o cualquier otro, toma las medidas oportunas para evitar quedar expuesto a ellas. Pide material de seguridad y sigue los protocolos.

Aliméntate sanamente

Si bien no se ha establecido una certera correlación entre alimentación y cáncer de pulmón, nunca está de más mantener una equilibrada ingesta de vitaminas, minerales y demás elementos que ayuden a tu cuerpo a funcionar mejor.

Ejercítate regularmente

Al igual que la alimentación saludable, el ejercicio estimulará tu cuerpo y lo harás más resistente a infecciones que quieran entrar. Busca crear una rutina que se adapte a tu estilo de vida y compleméntala con las demás recomendaciones.