Ir al Contenido

Cáncer de próstata: ¿Qué es y cómo identificarlo?

Cáncer de próstata: ¿Qué es y cómo identificarlo?

El cáncer de próstata hace referencia a aquél que se forma en las células de la glándula prostática.

La próstata es una pequeña glándula del tamaño de una nuez que se encuentra en los hombres, en la base de la vejiga.

La mayoría de estos cánceres se originan en las células que recubren la próstata, y se les conoce como adenocarcinomas acinares.

¿Qué causa el cáncer de próstata?

Hasta la fecha, no existen factores claros que indiquen qué causa el cáncer de próstata, sin embargo, las investigaciones han arrojado relaciones en ciertas conductas o contextos. Revisa cuáles son.


Edad: Al aumentar la edad, aumentan las probabilidades de desarrollar cáncer de próstata.

Antecedentes familiares: Existe la posibilidad de desarrollar este padecimiento si se tienen familiares que la tuvieron. Asimismo, si son de la familia directa (padre, hermano, hijo), la probabilidad es 2 o 3 veces mayor.

Raza: Las personas de raza negra tienen, ligeramente, mayor riesgo de desarrollar cáncer de próstata.

Obesidad: Se ha observado un posible vínculo entre las personas que sufren y el cáncer de próstata.

Abuso de alcohol o tabaco: Aunque no existe una correlación determinada al 100%, el uso de estas sustancias aumenta el riesgo de complicaciones en la salud.

Síntomas de cáncer de próstata

Al igual que otros tipos de cáncer, la aparición de señales en este padecimiento puede darse sólo cuando la enfermedad está en una etapa avanzada. Sin embargo, no siempre sucede así. Revisa a detalle cuáles son los síntomas.

  • Necesidad de orinar constantemente
  • Dificultad para empezar a orinar
  • Dificultad para vaciar la vejiga por completo
  • Flujo de orina débil
  • Dolor o ardor al orinar
  • Sangre en la orina
  • Sangre en el semen
  • Dolor de espalda

En ocasiones, estos síntomas pueden ser causa de Hiperplasia Prostática Benigna (HPB), una condición que agranda la próstata y que puede remediarse con cirugía. Para determinar con certeza de qué se trata, el paciente debe acudir con el médico especialista.

Diagnóstico de cáncer de próstata

Para poder establecer el cáncer de próstata en un hombre, la medicina hace uso de diferentes procedimientos, cada uno, encaminado a recabar la información necesaria para un diagnóstico certero.

Examen físico: El médico revisará de manera física el cuerpo del paciente para localizar masas o anormalidades. también se hará un historial médico para establecer conexiones personales o familiares.

Examen digital del recto: Este examen consiste en introducir un dedo previamente lubricado y cubierto por un guanto por el recto. Ya ahí, se pueden detectar bultos o anomalías en la próstata.

Ecografía transrectal: Se introduce una sonda por el recto para crear imágenes a base de ecos sonoros. Al analizar estas imágenes se pueden establecer posibles anomalías en la próstata.

Prueba del antígeno prostático específico (PSA): La PSA es una proteína elaborada en la próstata que se encuentra en mayor cantidad en hombres con cáncer de esa zona. Se pueden medir los niveles para determinar la existencia del padecimiento.

Biopsia: Se extrae un pedazo de tejido de la próstata para analizarlo.

Tipos de cáncer de próstata

El cáncer de próstata se puede tipificar en 5 grupos:

Adenocarcinoma acinar: Es el más común y se desarrolla en las glándulas externas de la próstata.

Adenocarcinoma ductal: Este tipo de cáncer se desarrolla en las células que recubren los conductos de la glándula prostática.

Cáncer de células transicionales: Este tipo de cáncer comienza en la vejiga y se disemina a la próstata, es poco probable que suceda al revés.

Cáncer de células escamosas: Este tipo de cáncer nace de las células planas que cubren la próstata.

Cáncer de células pequeñas: Es un tipo de cáncer poco frecuente y está compuesta por células redondas pequeñas.

Tratamiento de cáncer de próstata

Una vez que un hombre ha sido diagnosticado con cáncer de próstata, se debe iniciar el tratamiento que tenga como objetivo eliminar el cáncer o bien mejorar la calidad de vida. La elección de alguna de ellas dependerá de factores como la edad el grado de avance del padecimiento.

Entre las opciones de tratamiento están:

Cirugía: Está orientada a extirpar el área contaminada, es decir, la próstata. Al extraerla, también se extraen los ganglios linfáticos. A este procedimiento se le conoce como prostatectomía radical y puede realizarse por un corte en el abdomen o un corte entre el escroto y el ano.

Radioterapia: Consiste en aplicar radiación al tumor con la finalidad de frenar su crecimiento y hacer que se encoja. En esta opción, puede implantarse un pequeño artefacto que genera la radiación cerca del turno o puede aplicarse de manera externa por medio de máquinas.

Terapia hormonal: Consiste en reducir los niveles de testosterona en el cuerpo, y que el crecimiento y avance del tumor depende de esta hormona.

Otras: Pueden también aplicarse tratamiento como observación o vigilancia activa para el cáncer de próstata, crioterapia para el cáncer de próstata, Inmunoterapia para el cáncer de próstata, etcétera.

Esperanza de vida en el cáncer de próstata

La tasa de supervivencia en cáncer de próstata se estudia con la capacidad de no morir en un periodo de 5 años. Hay que entender que este periodo es una base de medición, por lo cual, los pacientes pueden vivir más o menos de ese tiempo.

Su capacidad de supervivencia está íntimamente relacionada por cómo esté distribuido en cáncer: localizado, regional o distante. Estas distribuciones hacen referencia hasta dónde se ha extendido el cáncer.

Hasta hace algunos años el porcentaje de tasa de supervivencia se mostraba así: Localizado – casi 100%, Regional – casi 100% y Distante-30%.

Por lo tanto, este tipo de cáncer puede controlarse de manera exitosa en la gran mayoría de los casos.

¿Cómo prevenir el cáncer de próstata?

Definir un plan de acción para la prevención del cáncer de próstata resulta difícil dada la incertidumbre de su etiología u origen. Sin embargo, nunca están de más las recomendaciones para tener una vida más saludable.

Cuida tu alimentación: Tener y mantener un régimen saludable de comida baja en grasas y azucares, y alta en frutas y verduras; hará que tu sistema inmunológico se refuerce y esté a la defensiva ante cualquier agente patógeno.

Haz ejercicio de manera constante: Hacer ejercicio, además de mantener el cuerpo en forma, ayuda a establecer un estado de ánimo positivo. El ejercicio, además, conserva tu peso.

Modera o evita el alcohol y el tabaco: Si dentro de tu estilo de vida están estas sustancias, trata paulatinamente de eliminarlas o bajar su dosis. Al hacer esto te aseguras de reducir el riesgo de cáncer de próstata.

Visita al médico: En el momento que tengas alguna incomodidad o algún síntoma de los ya comentados, acude a tu médico para que te evalúe de forma oportuna. Ten cuenta los factores de riesgo y no te confíes.