fbpx Saltar al contenido

Acalasia: ¿Qué es?

La Acalasia es un trastorno poco común que dificulta el paso de los alimentos y líquidos desde el esófago hacia el estómago.

Generalmente, se produce cuando se dañan los nervios del esófago y, en consecuencia, éste se paraliza, se dilata y pierde la capacidad de empujar la comida hacia el estómago.

Por ello, la comida se acumula en el esófago, se fermenta y regresa a la boca, donde puede tener un sabor amargo o puede confundirse con la enfermedad por reflujo gastroesofágico; sin embargo, en la Acalasia la comida viene del esófago y no del estómago.

Cabe mencionar que la Acalasia no tiene cura, pues una vez que el esófago se paraliza, el músculo no puede volver a funcionar correctamente; no obstante, sus síntomas pueden ser tratados con endoscopia, procedimientos mínimamente invasivos o cirugía.

Contenidos


Causas y síntomas de la Acalasia

Existe en el cuerpo humano un anillo muscular en el punto donde el esófago y el estómago se unen, este se denomina Esfínter Esofágico Inferior (EEI).

Normalmente este músculo se relaja, cuando usted traga, para dejar que la comida pase hacia el estómago; sin embargo, en personas con Acalasia, este anillo muscular no se relaja y, además, la actividad muscular normal del esófago (peristaltismo) se reduce o desaparece.

Por ello, este problema es causado por el daño a los nervios del esófago, pero otros problemas pueden causar síntomas similares, como Cáncer de Esófago o una infección parasitaria que causa la Enfermedad de Chagas.

Asimismo, la Acalasia puede presentarse a cualquier edad, pero es más común en personas de 25 a 60 años; incluso, el problema puede ser hereditario.

Los principales síntomas de la Acalasia incluyen:

  • Tos y acidez gástrica
  • Pérdida de peso involuntaria
  • Reflujo (regurgitación) de alimento
  • Dificultad para tragar líquidos y sólidos
  • Dolor torácico, que puede incrementarse después de comer o puede sentirse en la espalda, el cuello y los brazos

¿Cómo saber si padezco Acalasia?

Un examen físico podría mostrarle signos y síntomas de anemia o desnutrición, pero los exámenes médicos para confirmar la Acalasia incluyen:

  • Esofagografía
  • Manometría, un examen para medir si el esófago está funcionando adecuadamente
  • Esofagogastroduodenoscopia (EGD) o endoscopia superior, una prueba para examinar el revestimiento del estómago y del esófago; utiliza un tubo flexible y una cámara

¿Cuándo acudir al médico?

Consulte a su médico inmediatamente si:

  • Tiene dificultad o dolor para tragar
  • Sus síntomas continúan, incluso, ya con algún tratamiento para la Acalasia

¿Existen tratamientos para la Acalasia?

Generalmente, el objetivo de los tratamientos será reducir la presión del esfínter y permitir que la comida o líquidos pasen fácilmente hacia el estómago, por ello, la terapia podría implicar:

  • Cirugía o Miotomía: En este procedimiento se corta el músculo del esfínter inferior, se opera por vía laparoscópica y la intervención dura aproximadamente 1 hora
  • Inyección con toxina botulínica o Botox: Esto puede ayudar a relajar los músculos del esfínter, sin embargo, el beneficio desaparece en cuestión de semanas o meses
  • Ensanchamiento o dilatación del esófago: Esto se hace durante una Esofagogastroduodenoscopia al estirar el EEI con un dilatador en forma de balón
  • Uso de nitratos de acción prolongada o bloqueadores de los canales de calcio: Estos fármacos se pueden emplear para relajar el esfínter esofágico inferior, pero en pocas ocasiones es una solución a largo plazo para tratar la Acalasia

Importante, dichos tratamientos son solo indicativos y siempre se deberá consultar a un médico para recibir un procedimiento especializado.

Posibles complicaciones

Las complicaciones pueden incluir:

  • Ruptura o perforación del esófago
  • Reflujo del ácido o alimento del estómago hacia el esófago
  • Aspiración de los alimentos hacia los pulmones, los cuales, podrían causar neumonía

Además, descargue hoy mismo la aplicación de Prixz para obtener los mejores precios de medicamentos, ya está disponible en Google Play (Android) y App Store (iOS).

Desde la app de Prixz puede pedir sus medicamentos y artículos de higiene hasta la puerta de su casa, oficina o donde se encuentre, solo no olvide revisar las zonas de cobertura en CDMX.