fbpx Saltar al contenido

Trastorno obsesivo-compulsivo: Qué es, Síntomas, Causas y Tratamiento

El trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) es una afección mental crónica que se caracteriza por intensificar obsesiones que, de no ser apaciguadas, pueden ocasionar malestares significativos, como la ansiedad y el estrés.

Desde una perspectiva clínica, las obsesiones son pensamientos o impulsos que se presentan de manera recurrente y llegan a ser persistentes. Dichas obsesiones no pueden ser controladas e intervienen en la cotidianidad de la persona, sin embargo, no llegan a ser peligrosas, ya que las obsesiones son simples y se reducen a preocupaciones de situaciones mínimas.

Por otra parte, las compulsiones son conductas efectuadas por personas que padecen obsesiones que ayudan a reducir los niveles de ansiedad. Dichas compulsiones se caracterizan por ser ilógicas y repetitivas. Estas conductas dependen del tipo de obsesión que presente la persona, por ejemplo, en el caso de un paciente que presente un TOC por la limpieza y contaminación, lavará excesiva y repetidamente sus manos después de cualquier acción que implique tocar algo.

Es muy importante no confundir un trastorno obsesivo-compulsivo con un carácter perfeccionista o tener preocupaciones excesivas. Afín de evitar un autodiagnóstico erróneo, se recomienda acudir con un profesional de la salud para evaluar los síntomas que se presentan.

Contenidos


Tipos de trastorno obsesivo-compulsivo

Las obsesiones pueden encontrarse relacionadas a diferentes situaciones, pensamientos o sentimientos, tales como:

  • Agresividad: la persona presenta una obsesión por lastimar a alguien cercano, aunque en la mayoría de casos no lo hace, ya que la persona es consciente de que es un acto incoherente y trata de reprimir el impulso.
  • Organización: las personas con esta obsesión siguen un orden y simetría extremo al momento de organizar sus pertenencias. Necesitan que las cosas se encuentren perfectamente alineadas o acomodadas de tal modo que no provoque ansiedad para ellos.
  • Suciedad: existe un miedo por contaminarse al tocar cualquier objeto o persona. De igual forma, se mantiene la idea de que se puede contagiar a alguien más.
  • Religión y erotismo: estas obsesiones atacan directamente a la moral de la persona. Surgen pensamientos y deseos sexuales “perversos” o prohibidos para la religión a la que pertenece.
  • Relacionado a la pérdida de algo: esta obsesión surge de la preocupación extrema a extraviar cualquier pertenencia.

Causas del trastorno obsesivo-compulsivo

Todavía no se tienen con certeza las causas que ocasionan un TOC, sin embargo, existen investigaciones que respaldan la hipótesis que plantea que estos trastornos son ocasionados por alteraciones en la regulación de la serotonina en áreas cerebrales que controlan el pensamiento y la conducta. También se cree que un TOC puede ser producto de un factor genético que aparece durante la infancia.

Síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo

Los síntomas varían según el tipo de TOC que se desarrolle. La mayoría de síntomas no presentan malestares físicos, sin embargo, puede provocar estrés o ansiedad. Entre los principales signos o indicios de un posible TOC se encuentran:

  • Contar (enumerar) repetidamente las situaciones u objetos.
  • Miedo desmedido por extraviar algún objeto.
  • Miedo a los gérmenes o a contagiar otra persona.
  • Necesidad de organizar objetos de tal forma que se encuentren simétricamente iguales o que lleven cierto orden (por color, tamaño, figura, etcétera)
  • Necesidad por lavarse repetidamente las manos.
  • Pensamientos agresivos hacia otras personas.
  • Pensamientos y deseos sexuales “prohibidos” por alguna religión.

¿Qué ocurre si no trato a tiempo el trastorno obsesivo-compulsivo?

Padecer un trastorno obsesivo-compulsivo no genera daños o malestares físicos graves. Sin embargo, existen dificultades que no permiten al paciente realizar actividades cotidianas, tales como:

  • Dificultad para relacionarse con las personas.
  • Estrés constante.
  • Relaciones problemáticas.
  • Uso excesivo de tiempo para hacer los llamados “comportamientos rituales” que no son otra cosa más que las compulsiones, las cuales se llevan a cabo para evitar el estrés y ansiedad que generan las obsesiones.

En casos extremos de un TOC, el paciente puede desarrollar tendencias suicidas.

Tratamientos para el trastorno obsesivo-compulsivo

El tratamiento que habitualmente se recomienda es la Terapia cognitiva conductual (TCC), la cual ayuda reducir los síntomas del TOC y tendrá una respuesta preventiva ante cualquier futura complicación.

De igual forma, existe el tratamiento farmacológico con antidepresivos de clase ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) como la clomipramina, la cual puede conseguirse en su presentación comercial de Anafranil ®.

¿Cómo se previene el trastorno obsesivo-compulsivo?

No existe forma para prevenir un trastorno obsesivo-compulsivo. Sin embargo, lo que sí se puede hacer, es recibir ayuda de profesionales lo antes posible para evitar situaciones que alteren nuestra cotidianidad.

¿Con qué profesional de la salud debo acudir si presento un trastorno obsesivo-compulsivo?

Lo ideal es acudir con un psiquiatra o psicólogo, quienes podrán otorgar un análisis clínico más detallado de su condición mental.