fbpx Saltar al contenido

Radioterapia: ¿Qué es y como funciona?

La radioterapia trata efectivamente el cáncer utilizando rayos de alta energía para destruir las células cancerosas de su cuerpo. Aunque la radioterapia es similar a someterse a una radiografía por una fractura, las dosis de radiación es mayor y recibida por un tiempo más largo.

El cáncer es un crecimiento de células anormales. Estas células son atacadas por la radiación emitida por una maquina y dirigida específicamente a ésta área del cuerpo dejando con el menor daño posible a tejidos sanos vecinos a el área a tratarse.

¿Quién administra la radioterapia?

La radioterapia le será administrada por un equipo especializado en la administración de radiación terapéutica, este equipo estará con usted a lo largo del proceso de administración de la radiación en las diferentes sesiones. Este grupo será encabezado por un oncólogo radioterapeuta que en este folleto nos referiremos a el como “su médico”.

¿Qué hace un oncólogo radioterapeuta?

Al asistir al consultorio del oncólogo radioterapeuta, se le dirá si puede o no beneficiarse de un tratamiento con radioterapia, se le informará de porque es importante que se someta al tratamiento en su caso y de los efectos secundarios que este podría ocasionarle.


Después se le asignara una cita para la planeación o simulación de su procedimiento. La simulación se hace para localizar la parte exacta de su cuerpo que se va a radiar, se le va a poner en la misma posición en que se le pondrá a lo largo de las sesiones en que reciba su tratamiento, algunos equipos como Rayos X o Tomografía, se utilizarán para encontrar la localización exacta donde se dará la radiación.

Una vez que su médico vea y apruebe las áreas a tratar, se marcara el área exacta donde recibirá la radiación.

¿Qué efectos secundarios se pueden presentar y cuánto duran?

La mayoría de los efectos secundarios son locales, y desaparecen unas semanas después de terminar el tratamiento. Algunos de los efectos secundarios mas comunes incluyen:

  • Enrojecimiento, comezón y descamación de la piel – Esto es algo que generalmente sucede en el área de tratamiento después de aproximadamente 4 semanas de tratamiento. Usted debe reportar a su médico cualquier molestia en la piel que se presente. Le ayudará tener en cuenta los cuidados adicionales para la piel, que se describen en la siguiente sección.
  • Fatiga – Puede sentirse más cansado de lo normal, asegúrese de descansar bien y de no forzarse.
  • Pérdida del apetito – Puede sentirse sin hambre, en este caso trate de comer pequeñas cantidades muchas veces al día.
  • Pérdida del vello – Puede ocurrir pérdida del vello, pero sólo en el área tratada.

Estos son algunos de los efectos secundarios que se pueden presentar, si usted detecta alguna otra molestia no dude en consultar a su médico.

¿Cómo cuidar de mi piel durante la radioterapia?

Hacia el final del tratamiento la piel que ha recibido radiación estará enrojecida y con comezón en algunos casos, incluso puede llegar a descamarse como después de una fuerte exposición al sol. Ante estos hallazgos:

  1. Utilice la ropa delgada, preferentemente de algodón en el área en cuestión de no tallar el área.
  2. No someta su piel al calor o frío.
  3. Si tiene comezón en el área afectada no se rasque, si esto le ocasiona problemas, avísele a su médico para que le recete algo para disminuir la comezón.
  4. No ponga nada sobre su piel, a menos que alguien del equipo médico se lo indique.

¿Qué otras cosas puedo hacer para ayudar con mi tratamiento?

  • Comer bien y balanceado, incluyendo alimentos de todos los grupos.
  • Coma lo suficiente para mantener su peso a lo largo del tratamiento.
  • Avise a su médico si hay una pérdida o ganancia significativa de peso.
  • Tome 2 a 3 litros de agua al día.
  • Haga ejercicio moderadamente y descanse suficiente.
  • Duerma lo suficiente, más de 6 horas será lo mejor y tome descansos durante el día si así lo puede hacer.