fbpx Saltar al contenido

¿Qué es la saturación de oxígeno?

La saturación de oxígeno es una forma de interpretar la cantidad de oxígeno que circula en la sangre.

Mientras que los pulmones son los encargados de recolectar el oxígeno, los glóbulos rojos absorben el oxígeno de los pulmones y lo distribuyen a todas las partes del cuerpo (tejidos, células y órganos).

¿Cómo puedo conocer la saturación de oxígeno en mi cuerpo?

Se puede conocer la saturación de oxígeno con un dispositivo llamado oxímetro. El oxímetro es un aparato que puede medir dicha saturación de forma sencilla. Existen diversos tipos de oxímetros, algunos son usados por profesionales de salud en hospitales o centros médicos, sin embargo, existen oxímetros que pueden ser usados por cualquier persona desde la comodidad de su hogar.

El oxímetro de dedo u oxímetro de pulso es un aparato capaz de medir la saturación de oxígeno y la frecuencia cardiaca del paciente sin necesidad de llevar a cabo un método doloroso, puesto que sólo se coloca en el dedo anular izquierdo (de preferencia) y tras unos segundos, el resultado de la saturación de oxígeno y de nuestra frecuencia cardiaca se verá reflejado en el dispositivo.


¿Cómo puedo saber si la saturación de oxígeno en mi cuerpo es la adecuada?

Haciendo uso correcto del oxímetro, se puede conocer con precisión cuál es la saturación de oxígeno en la sangre. Para ello, es importante saber interpretar los resultados del oxímetro de dedo.

La leyenda SpO2 marcará en el nivel de saturación de oxígeno por pulsioximetría. Mientras que, la leyenda PR bpm, marcará las pulsaciones por minuto (frecuencia cardiaca).

El oxímetro maneja porcentajes que indican la saturación de oxígeno en la sangre:

  • Un porcentaje de 90% a 100%, indica un nivel estable de oxígeno en la sangre.
  • Un porcentaje menor a 90% indica irregularidades en la saturación de oxígeno, por lo que se recomienda acudir a una consulta médica para evaluar los riesgos.
  • Un porcentaje menor a 85% indica una baja saturación que puede ser peligrosa. Se recomienda acudir al médico cuanto antes. En la mayoría de casos, se trata de hipoxemia.

¿Qué ocurre si el nivel de oxígeno en mi sangre es bajo?

Si el porcentaje de saturación de oxígeno se encuentra debajo de un 85%, puede tratarse de hipoxemia, una disminución anormal de oxígeno en la sangre.

La hipoxemia ocasiona que la sangre ya no transporté el oxígeno necesario para el correcto funcionamiento de los órganos, entorpeciendo así las funciones vitales, ocasionando graves daños en el organismo que pueden poner en riesgo la salud del paciente.

Me contagié de COVID-19, ¿puedo desarrollar hipoxemia?

En casos graves de COVID-19, donde se desarrolla neumonía y una reacción inflamatoria en los pulmones, es muy probable desarrollar hipoxemia. Debido a que los pulmones se ven afectados durante un caso grave de COVID-19, no son capaces de recolectar el oxígeno suficiente para llevar a cabo una saturación adecuada, por lo que la sangre no transporta el oxígeno suficiente para los órganos, tejidos y células.

¿Cuáles son los síntomas de los bajos niveles de oxígeno?

Se recomienda acudir con un médico cuando alguno de los síntomas se vea relacionado con un porcentaje bajo de saturación en el oxímetro.

  • Aceleración del ritmo cardiaco.
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolor de pecho.
  • Hipertensión.
  • Intranquilidad.
  • Mareos.
  • Trastornos visuales.

¿Qué ocasiona que la saturación de oxígeno se vea afectada?

Los principales factores que ocasionan un declive en la saturación de oxígeno son los siguientes:

  • Abuso de sustancias narcóticas.
  • Anemia.
  • Apnea del sueño (interrupción de la respiración durante el sueño)
  • Asma.
  • Enfermedades cardiovasculares.
  • EPOC.
  • Exceso de líquido en los pulmones.
  • Fibrosis pulmonar.
  • Neumonía.