fbpx Saltar al contenido
Envío gratis a partir de $299 pesos.

Lucentis: ¿Qué es y para qué sirve

Lucentis: ¿Qué es y para qué sirve

Lucentis es un medicamento especializado para tratar enfermedades que degeneran la mácula. Lucentis está indicado para tratar la degeneración macular húmeda relacionada con la edad (DMRE húmeda), la pérdida de visión por edema macular diabético, oclusión de vena retiniana, histoplasmosis y neovascularización coroidea.

Lucentis es el nombre comercial para el ranibizumab. Este medicamento actúa al inhibir el crecimiento de vasos sanguíneos anormales en la parte trasera del ojo. Estos vasos sanguíneos perjudiciales necesitan una sustancia llamada factor de crecimiento endotelial vascular, Lucentis detiene la producción de tal sustancia.

Dosis de Lucentis

La vía de administración es intravítrea o intraocular, por ello, su aplicación debe ser realizada por un especialista con experiencia.


La dosis recomendada es de 0.5 mg como dosis única; esto corresponde a un volumen de inyección de 0.05 ml.

Degeneración macular húmeda asociada a la edad: Aplicar una inyección al mes, hasta que se observen resultados favorables y sin signos de enfermedad.

Edema Macular Diabético: Aplicar una inyección al mes, hasta que se observen resultados favorables y sin signos de enfermedad.

Edema macular secundario a la oclusión de la vena central de la retina: Aplicar una inyección al mes, hasta que se observen resultados favorables y sin signos de enfermedad.

Edema macular secundario a la oclusión de la rama de la vena de la retina: Aplicar una inyección al mes, hasta que se observen resultados favorables y sin signos de enfermedad.

Neovascularización coroidea miópica: Aplicar una inyección al mes, hasta que se observen resultados favorables y sin signos de enfermedad.

¿Cuántas inyecciones de Lucentis se pueden poner?

Como se señala en la dosis, las inyecciones de Lucentis se prolongan hasta la mejoría visual del paciente. Hay que recordar que el intervalo de aplicación no debe ser menor a 1 mes y que el médico especialista puede combinar este tratamiento con otros, por ejemplo, fotocoagulación con láser.

Presentación de Lucentis

Lucentis es elaborado por laboratorios Novartis y en el mercado mexicano se puede encontrar la presentación de:

Solución inyectable, 10 mg. La caja contiene una ámpula y 1 aguja con filtro.

Este producto debe ser prescrito por un médico.

El uso de este medicamento es responsabilidad de quien lo toma y de quien lo recomienda.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar Lucentis?

Si necesitas adquirir este medicamento, lo puedes hallar algunas farmacias físicas y en línea del país. El precio dependerá del lugar donde la adquieras.

Solución inyectable, 10 mg, su precio ronda entre los 20,000 y 23,000 pesos mexicanos.

Recuerda que puedes adquirir Lucentis en farmacias Prixz, Smartclub, San Pablo, Farmalisto, Benavides, Del Ahorro, entre otras.

Contraindicaciones de Lucentis

Antes de iniciar un tratamiento con Lucentis, tu médico debe informarte sobre los riesgos y restricciones que esto implica. Revisa la siguiente información.

Contraindicaciones

  • Hipersensibilidad al principio activo.
  • Infección ocular o periocular activa o sospecha.
  • Inflamación intraocular activa grave.
  • No administrar de forma concurrente con otros agentes anti-VEGF.

Precauciones

  • Insuficiencia hepática.
  • Mayores de 75 años y menores de 18 años.
  • Emplear técnica eficaz de inyección séptica; riesgo de endoftalmitis.
  • En caso de rotura retiniana, aplazar dosis y no reanudar hasta que se haya reparado.
  • Cuidado con el manejo de vehículos y herramientas después de la inyección.
  • Mujeres en edad fértil, utilizar métodos anticonceptivos efectivos y después de 3 meses de la última inyección.
  • Embarazo y lactancia.
  • Pacientes con historial de ataques isquémicos transitorios o de infarto de miocardio en los últimos 6 meses.
  • Riesgo de inmunogenicidad.

Efectos secundarios de Lucentis

Este medicamento puede producir algunas reacciones adversas como:

  • Nasofaringitis.
  • Gripe.
  • Infección del conducto urinario.
  • Infección del conducto urinario.
  • Anemia.
  • Dolor de cabeza.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Inflamación intraocular.
  • Vitreitis.
  • Desprendimiento del vítreo.
  • Hemorragia retiniana.
  • Alteración de la visión.
  • Dolor ocular.
  • Partículas flotantes en vítreo.
  • Hemorragia conjuntival.
  • Sensación de cuerpo extraño en los ojos.
  • Aumento del lagrimeo.
  • Tos.
  • Náusea.
  • Reacciones alérgicas.
  • Artralgia.
  • Incremento de la presión intraocular.