Ir al Contenido

Lisozima: ¿qué es y para qué sirve?

Lisozima, también conocida como muramidasa, es una enzima que se encuentra en la mayoría de los mamíferos incluyendo al ser humano.

Tiene una función bactericida al dañar las células por mecanismo de hidrólisis, haciendo que las células que se encargan de fagocitar (comer) las bacterias se les haga más fácil la absorción.

Se encuentra en secreciones como lágrimas, moco o saliva, también está en grandes cantidades en la leche materna humana, y se puede encontrar en órganos como el bazo o los pulmones, tejidos como el cartílago de los huesos y en la sangre.

Se puede encontrar en alimentos de origen animal como la clara de huevo, donde se extrae para usos industriales, como la eliminación de algunas clases de bacterias presentes en los vinos.

La lisozima fue descubierta en 1912 por Alexander Fleming, el mismo científico que descubrió la penicilina.


La carencia o ausencia de esta enzima está asociada a trastornos esqueléticos y a mayor propensión de adquirir infecciones bacterianas.

Se utiliza además, para la prevención y tratamiento de algunas infecciones por virus, como la varicela, el herpes, el sarampión y la gripe.

Sirve como coadyuvante para algunos antibióticos y medicamentos para la quimioterapia.

¿Dónde se puede encontrar?

En México no se pueden encontrar medicamentos o suplementos que contengan lisozima, en otros países existen algunos fármacos y suplementos que la contienen como:

  • Lisozima Chiesi, un medicamento/suplemento con 250 mg.
  • Trofalgon cápsulas, suplemento, con vitamina B.
  • Pulmotropic suspensión.

Puedes intentar pedirlos por internet, aunque es difícil verificar su estatus de originalidad y calidad, aunado a las restricciones que tenga cada país para el envío a México.

Encima no está bien estudiado si su ingesta artificial pudiera tener efectos sobre el cuerpo humano, pues se desconoce si el estómago lo degrada y no se hay estudios que avalen la completa eficacia y seguridad.

De cualquier manera, la deficiencia o carencia de la enzima es muy rara, y se puede obtener de medios naturales como la yema de huevo.

Recomendaciones para mantener las secreciones sanas:

Una forma de mantener la función de la lisozima en el cuerpo es manteniendo las secreciones del cuerpo en buen estado, para esto se deben mantener buenos hábitos como:

Ojos:

  • No utilices gotas lubricantes en exceso ni medicamentos que no te hayan prescrito.
  • Nunca te talles con las manos sucias y límpiate las lágrimas o el lagrimeo con pañuelo limpio o pañuelos desechables.

Boca:

  • Mantén una buena higiene bucal y de dientes.
  • Evita el tabaco y otros productos que sequen la boca.
  • Mantente bien hidratado, puedes consumir con mesura chicles para estimular la salivación.

Nariz:

  • Evita el contacto con alérgenos como el polen.
  • No introduzcas los dedos por las narinas, en especial si están sucios.
  • No consumas drogas o inhales productos que dañen la mucosa de la nariz.

Leche materna:

Recuerda que la lisozima se encuentra en grandes cantidades en la leche materna, es importante que en caso de ser mamá o papá inculques el hábito de la lactancia, pues está protege de infecciones a tu bebé, además que fomenta el apego.

Otros órganos:

Es importante que mantengas una buena dieta y un régimen de ejercicio para mantener la salud de la sangre, donde se encuentra lisozima en los leucocitos, alimentos como el té negro, las espinacas, el yogur, las ostras, ayudan a mantener en buen estado los leucocitos.