Ir al Contenido

Doxorubicina: ¿Qué es y para qué sirve?

Doxorubicina: Fármaco para tratar varios tipos de cáncer

Doxorubicina está indicado para tratar, solo o en combinación con otros medicamentos, diversos tipos de cáncer, como son:

  • Cáncer de estómago (gástrico).
  • Cáncer de mama, incluyéndolo como componente de la terapia adyuvante en mujeres con evidencia de implicación de nódulos linfáticos axilares luego de resección de cáncer de mama primario.
  • Cáncer de ovario.
  • Cáncer de pulmón.
  • Cáncer de tiroides.
  • Cáncer transitorio de células de vejiga.
  • Enfermedad de Hodgkin y linfoma no-Hodgkin.
  • Leucemia linfoblástica aguda.
  • Leucemia mieloide aguda.
  • Mieloma múltiple.
  • Neuroblastoma.
  • Osteosarcoma.
  • Sarcoma de tejido blando.
  • Tumor de Wilms.

La doxorubicina, funciona inhibiendo la replicación de los nucleótidos y la acción de las células malignas.

 

¿Cómo encuentro Doxorubicina en farmacias?

Para tratar los diferentes tipos de cáncer, se pueden hallar diversos nombres comerciales y presentaciones que contengan la sustancia activa. Revisa algunas de ellas.


Doxolem. 1 frasco ampolleta de 50mg.

Adriblastina. 1 frasco ampolleta de 50mg.

Doxopeg. 1 frasco ampolleta de 10mg.

Recuerda que el médico deberá elegir cuál es la mejor marca y presentación para ti.

¿Cómo se aplica Doxorubicina?

La vía de administración es intravenosa.

La dosis de este medicamento debe ser ajustada conforme al caso de cada paciente, asimismo, debe ser aplicada por un médico especialista y con experiencia en el uso de quimioterápicos.

  • La doxorubicina debería ser administrada por infusión intravenosa de flujo libre (solución de cloruro de sodio 0,9% ó de glucosa 5%).
  • La inyección debe ser aplicada en un periodo no menor a 3 minutos y no superior a 10 minutos para minimizar el riesgo de trombosis o de extravasación perivenosa.
  • La dosis recomendada es de 60 a 90 mg/m2 de superficie corporal como inyección única cada 21 días.
  • También es posible administrar de manera semanal 20 mg/m2 de superficie corporal, lo cual reduce la incidencia de falla cardiaca.
  • De igual manera, se pueden aplicar 30 mg/m2 de superficie corporal por 3 días consecutivos repitiendo cada 4 semanas.

En caso de poblaciones especiales como con insuficiencia hepática, edad avanzada, pacientes obesos o pacientes con infiltración neoplásica de la médula ósea; se debe ajustar la dosis.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar Doxorubicina?

Si necesitas adquirir este medicamento, lo puedes hallar sin complicaciones en la mayoría de farmacias físicas y en línea del país.

Su precio ronda entre los 1,200 y los 2,000 pesos mexicanos.

Recuerda que puedes adquirir cualquier presentación de Doxorubicina o  en farmacias Prixz, Smartclub, San Pablo, Farmalisto, Benavides, Del Ahorro, entre otras.

Consideraciones antes de tomar Doxorubicina

Antes de iniciar un tratamiento con doxorubicina, tu médico debe informarte sobre los riesgos y restricciones que esto implica. Revisa la siguiente información.

Contraindicaciones

  • Hipersensibilidad a doxorubicina, otrasantraciclinas o antracenodionas.
  • Pacientes con conteo basal de neutrófilos menor o igual a 1500 células/mm cúbico.
  • Cardiopatía grave.
  • Insuficiencia hepática severa.
  • Mielosupresión persistente.
  • Embarazo y lactancia.

Precaución en caso de:

  • Insuficiencia cardiaca.
  • Insuficiencia hepática moderada.
  • Diabetes.
  • Monitorizar función cardiaca antes y después del tratamiento.
  • Riesgo de infección oportunista.
  • No recomendado a menores de 18 años.
  • Tomar medidas anticonceptivas durante y 6 meses después del tratamiento.

¿Qué efectos secundarios produce Doxorubicina?

Como todo medicamento, Doxorubicina puede producir algunas reacciones adversas como:

  • Infección.
  • Sepsis.
  • Leucopenia.
  • Neutropenia.
  • Anemia.
  • Trombocitopenia.
  • Disminución del apetito.
  • Conjuntivitis.
  • Falla cardiaca congestiva.
  • Taquicardia sinusal.
  • Inflamación de las mucosas.
  • Urticaria.
  • Hiperpigmentación de la piel.
  • Fiebre.
  • Astenia.
  • Escalofríos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea y/o estreñimiento.
  • Dolor de cabeza.
  • Pérdida de peso.
  • Deshidratación.
  • Insomnio.
  • Disnea.