Ir al Contenido

Consejos para mejorar tu relación de pareja durante el Coronavirus

Consejos para mejorar tu relación de pareja durante el Coronavirus

Los retos con el nuevo Coronavirus no sólo están en el campo de la salud o lo económico, las relaciones sociales están viviendo un cambio rotundo debido al aislamiento que se ha tenido que instaurar. Cierre de lugares de esparcimiento, escuelas y algunas empresas ha hecho que la gente se mantenga recluida en sus hogares.

El aislamiento social suele producir estrés y ansiedad; y a esto se le puede añadir incertidumbre, ya que nadie sabe cuánto durará esta situación. Las autoridades proveen de información, sin embargo, por el momento lo único seguro es quedarse en casa.

Ahora que quedarse en casa es una obligación, las personas se ven frente a frente con sus parejas las 24 horas del día. Esto, naturalmente, puede ser motivo de angustia y tensión, ya que tal tipo de convivencia puede provocar rencillas por viejos pleitos o por nuevos desacuerdos.

Por lo anterior, desarrollar y aplicar un plan para sobrevivir a la contingencia con tu pareja es esencial para que tu relación no sólo no se vea deteriorada, sino que resulte la oportunidad para mejorarla.

Revisa los siguientes consejos.

Repartir las tareas del hogar

Cuando se vive en pareja, las tareas del hogar son ese elemento que siempre debe estar claro. Lavar trastes, ropa, trapear o cocinar pueden ser obligaciones que se sobrellevan mejor cuando la pareja puede salir a trabajar o divertirse. Sin embargo, la reclusión provoca que esas tareas se vuelvan un mayor peso. Los trastes y ropa sucia se duplican y alguien tiene que encargarse de ellos.

Recordar siempre repartir de manera equitativa las responsabilidades del hogar evitará que empiecen a nacer resentimientos o malas actitudes en la pareja. Se pueden hacer juegos o calendarios para establecer dichas tareas.

Buscar planes en común

Es cierto que la vida diaria nos daba la oportunidad de salir a trabajar, comer, ejercitarnos; es decir, planear el día a día con o sin nuestra pareja. Sin embargo, ahora que la rutina debe adaptarse a los metros cuadrados del hogar, la mejor idea para mejorar la conexión con el ser amado es actualizarnos en los gustos e intereses mutuos y saber cómo satisfacerlos juntos. Pueden ver películas que les interesen, escuchar nueva música o experimentar nuevas recetas con ingredientes que les encanten.

Tener espacio para ti

La obligación de permanecer en casa y tener a nuestra pareja a lado las 24 horas del día no significa que no puedas tener tiempo a solas para ti. Es bien sabida que la soledad, en dosis oportunas, puede reducir la ansiedad, ayuda a la reflexión y regula nuestra energía. Por ello, pasar por lo menos una hora en un lugar de la casa alejado del ser amado, puede ayudar a reforzar tu mente y la relación con tu pareja. Respetar los espacios de cada uno y no tomarlo como afrentas personales puede hacer que la relación se sienta relajada y fluyan mejor los temas de conversación.

No descuidar la intimidad

Es cierto que la época de incertidumbre que ahora se vive puede hacer que muchas personas produzcan demasiado estrés y ansiedad. Esos estados, reduce de manera significativa los deseos de intimidad con la pareja. Sin embargo, hay que recordar que las relaciones sexuales traen consigo una lista de beneficios que vienen perfecto para sobrellevar la cuarentena: mejora el sistema inmunológico, mejora el estado de ánimo, reduce el dolor, refuerza los vínculos con la pareja y demás.

Crear ambientes propicios para practicar la sexualidad en todas sus formas puede relajar la tensión que se manifiesta en las calles y mejorar la relación de pareja.

Hablar lo suficiente del Coronavirus

No todo en el mundo es el Coronavirus. Si bien cierto que es el la causa de nuestro confinamiento, existen infinidad de temas para hablar durante el día. Con esto, no se sugiere dejarlo de lado, tan sólo la sugerencia es no obsesionarse. Poner demasiadas energías al tema puede crear tensiones y preocupaciones desmedidas que, tarde o temprano, se volcarán sobre nosotros y nuestra pareja.

Informarse lo suficiente y ocupar nuestro tiempo en otras imágenes mentales es lo más sano. Se pueden investigar temas que ninguno de los dos conozcan y hablar sobre lo que les parece interesante.