Ir al Contenido

Atazanavir: ¿Qué es y para qué sirve?

Atazanavir: ¿Qué es y para qué sirve?

Atazanavir es un antiretroviral que se usa para tratar a adultos y niños mayores de 3 meses infectados por VIH. Se utiliza en combinación con otros fármacos de la misma naturaleza.

También se usa como medicamento preventivo en caso de ser pinchado por una aguja u otra exposición con la sangre de una persona infectada con VIH.

¿Cómo funciona Atazanavir?

Atazanavir pertenece a un grupo de medicamentos llamados inhibidores de la proteasa, los cuales bloquean esta enzima que es parte del virus del VIH. Al ser bloqueada, se evita la multiplicación y por ende, su concentración en el cuerpo.

Este tipo de medicamentos antiretrovirales suelen controlar el nivel de multiplicación yl riesgo de contagio a otras personas, sin embargo, no la curan, por lo que se debe mantener un régimen de toma de medicamentos y un estilo de vida saludable.

Dosis de Atazanavir

La vía de administración de este fármaco es oral.

Adultos y jóvenes con peso mayor a 35kg

  • Tomar 300mg de Atazanavir y 100mg de Ritonavir 1 vez al día.

Niños de 15 a 35kg

  • Tomar 200mg de Atazanavir y 100mg de Ritonavir 1 vez al día.

Niños con peso menor a 15kg

  • Tomar 200mg de Atazanavir y 100mg de Ritonavir 1 vez al día.

Bebés

  • Se debe usar el polvo de Atazanavir y diluir en papilla o algún líquido. Para los lactantes que no pueden comer ni tomar, se debe diluir el polvo en leche para lactantes y con una jeringa de dosificación oral administrar. Darle Ritonavir después.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar Atazanavir?

Atazanavir puede ser hallada en la gran mayoría de farmacias físicas y en línea del país. Su precio varía según su presentación y la marca más comercializada es: REYATAZ.

  • Frasco con 30 cápsulas de 300mg cada una. Su precio oscila entre los 7000 y 7500 pesos mexicanos.
  • Frasco con 90 cápsulas de 200mg cada una. Su precio oscila entre los 7000 y 7500 pesos mexicanos.

Recuerda que puedes adquirir Reyataz en Farmacias Prixz, Farmacias del Ahorro, Farmacias San Pablo, entre otras.

Atazanavir en embarazo y lactancia

Durante la etapa de gestación, la toma de Atazanavir debe ser estrictamente controlada y nunca  administrarse sin Ritonavir. Pocos casos han expuesto consecuencias negativas para el bebé, pero sólo se debe prescribir si el riesgo no excede al beneficio.

En la etapa de lactancia se recomienda que la madre no de pecho al bebé, ya que el riesgo de infectarlo de VIH es grande. La seguridad de Atazanavir en este periodo tampoco se ha establecido con certeza. Está contraindicado.

Atazanavir y los ojos amarillos

Uno de los efectos secundarios de Atazanavir es la elevación de bilirrubina. Cuando existen números altos de bilirrubina puede haber una coloración amarilla en ojos y piel, a esto se le llama ictericia.

Contraindicaciones y riesgos de Atazanavir

Atazanavir tiene una lista de restricciones y riesgos que deben considerarse antes de iniciar su uso. La omisión de alguna de estas recomendaciones puede provocar efectos negativos en quien lo toma.

No tomar en caso de:

  • Hipersensibilidad a Atazanavir.
  • Insuficiencia hepática grave o moderada.
  • Conjunto con Hierba de San Juan.
  • Conjunto con simvastatina, lovastatina, rifampicina, sildenafilo, quetiapina, alfuzosina, astemisol, terfenadina, cisaprida, pimozida, quinidina, bepridil, triazolam, entre otros. Pregunte a su médico la lista completa.

Precaución en caso de:

  • Trastornos cardiacos.
  • Trastornos del hígado.
  • Hemofilia.
  • Diabetes.
  • Toma de píldoras anticonceptivas.
  • Toma de suplementos o vitaminas.
  • Trastornos autoinmunes.
  • Dosis mayores a 100mg de Ritonavir

Efectos secundarios de Atazanavir

Como cualquier otro medicamento, Atazanavir puede producir una o varias reacciones negativas en quien lo toma. Se debe vigilar en todo momento la evolución del paciente y recurrir al médico si alguno de estos síntomas se torna grave o persistente.

  • Ictericia.
  • Dolor de cabeza.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Náuseas.
  • Dispepsia.
  • Dolor abdominal.
  • Fatiga.
  • Descenso de neutrófilos.
  • Ritmo cardiaco anormal.
  • Erupción cutánea grave.
  • Trastornos del hígado.
  • Concentraciones de azúcar elevadas.
  • Cambios en la grasa corporal.