Ir al Contenido

Supositorios: ¿Qué es y para qué sirve?

Supositorios: ¿Qué es y para qué sirve?

Los supositorios son cuerpos sólidos y redondeados de efecto laxante, tienen una longitud entre 3 a 4 cm y un peso de entre 1 a 3 gramos, e incluyen sustancias como glicerol, manteca de cacao y aceites vegetales hidrogenados.

Se administran por vía rectal en adultos, niños y bebés para aliviar el estreñimiento o hemorroides, ya que pueden ser ablandados y disueltos a una temperatura corporal superior a 37°C e inferior a 43°C.

Asimismo, son utilizados para ablandar las heces y facilitar su evacuación en caso de estreñimiento transitorio y ocasional, ayudando a aliviar el exceso de gases intestinales y el dolor e inflamación a nivel abdominal.

Presentaciones de Supositorios

Generalmente, los Supositorios pueden encontrarse en cajas con 10 o 20 supositorios para adultos, niños y bebés para vía rectal; no obstante, también existen supositorios para vía de administración vaginal o uretral.

En México, también puede ser encontrada en versión genérica o bajo los nombres comerciales de: Senosiain®, Desyn-N®, Piremol®, Biofer®, Dramamine® y Pensodil®.

¿Cómo funcionan los supositorios de glicerina?

Los supositorios de glicerina tienen como principio activo al Glicerol, un medicamento laxante que se administra por vía rectal. Su efecto consigue ablandar las heces y estimular los movimientos del intestino; por ello, está indicado para el alivio sintomático del estreñimiento transitorio y ocasional en adultos y adolescentes a partir de los 12 años.

Medicamentos relacionados

Los siguientes medicamentos también pueden encontrarse como supositorios: Indometacina, Mesalazina, Dipirona, Dimenhidrinato, Atemperator, Dafloxen, entre otros.

Dosis y vía de administración

Vía de administración: Rectal, vaginal o uretral.

Utilizar 1 o 2 supositorios al día.

Importante, la dosis recomendada es indicativa y siempre se deberá consultar a un médico antes de administrar un supositorio.

¿Cómo se coloca un supositorio?

Siga exactamente las instrucciones de administración de la caja, a menos que su  médico o farmacéutico le haya dado indicaciones distintas.

Adultos:

Para que el supositorio tenga el efecto deseado, es recomendable beber de 6 a 8 vasos de agua durante el día para ayudar ablandar las heces.

Para colocar el supositorio debe abrir el empaque y con los dedos debe introducirlo profundamente en el recto, debiendo contraer el ano para evitar la salida de éste . Este medicamento tarda alrededor de 15 a 30 minutos para ejercer su efecto.

Bebés y niños:

Para colocar el supositorio deberá acostar de lado al bebé o niño, introducir el supositorio en sentido al ombligo, por la parte más estrecha y plana, por lo que no es necesario introducirlo totalmente, puede ser solo hasta la mitad durante algunos minutos y ese breve estímulo deberá ser suficiente para permitir la salida de las heces.

Importante, no se debe utilizar el medicamento durante más de 7 días seguidos, ya que si los síntomas no mejoran debe suspender el tratamiento y consultar a su médico.

Contraindicaciones y advertencias de Supositorios

Las principales contraindicaciones en el uso de los supositorios pueden ser la obstrucción intestinal, apendicitis aguda (inflación de la apéndice) e hipersensibilidad a cualquiera de sus componentes.

Advertencia:

  • No deberá ser empleado en pacientes con afecciones anorrectales, rectocolitis hemorrágica (un tipo de inflamación crónica del intestino) y hemorroides inflamadas.
  • Tampoco si tiene retortijones, cólicos, náuseas, vómitos u otros signos de apendicitis, obstrucción intestinal o enfermedades intestinales inflamatorias agudas.
  • El uso excesivo y prolongado de este medicamento puede producir síndrome del colon irritable (trastorno intestinal que ocasiona dolor de vientre, gases, diarrea y constipación).

Efectos secundarios

Generalmente los supositorios son bien tolerados, solo pudiendo provocar: cólicos intestinales, diarrea, formación de gases y aumento de sed.

También puede haber un aumento de la circulación sanguínea en la región anal, que puede dejar la piel más rosada o irritada, pudiendo causar irritación, ardor o picor.

¿Cuál es el precio de los Supositorios?

Los Supositorios puedes comprarlos, en farmacias, a un precio que oscila entre los 15 y 775 pesos mexicanos, dependiendo de su marca.

¿Dónde comprarlos?

En México, los Supositorios pueden ser encontrados en diversas farmacias físicas y supermercados de todo el país.

Igualmente, puedes revisar opciones en línea que pueden llevártelo a tu hogar como son:

  • prixz.com
  • fahorro.com
  • farmaciasgi.com.mx
  • farmaciasguadalajara.com
  • farmaciasanpablo.com.mx