Ir al Contenido

Flucoxan: ¿Qué es y para qué sirve?

Flucoxan: ¿Qué es y para qué sirve?

Flucoxan es un medicamento fungicida indicado para tratar la criptococosis y la meningitis criptocóccica en pacientes con o sin inmunosupresión.

Además puede tratar candidiasis orofaríngea, esofágica e infecciones en pulmones, endocardio, candidemia, peritoneo y vías urinarias.

También ayuda para tratar la vulvovaginitis y balanitis causada por especies de Candida

La candida es un tipo de hongo que afecta a diferentes partes del cuerpo y su infección es llamada candidiasis.

¿Qué contiene Flucoxan?

Flucoxan está compuesto por fluconazol, el cual, depende su concentración, puede actuar como fungicida. El fluconazol interfiere con la actividad de la enzima citrocromo P-450, la cual es necesaria para la síntesis del ergosterol de la membrana celular de los hongos. Asimismo, provoca daño sobre los triglicéridos y fosfolípidos de la membrana micótica.

¿Cómo se debe tomar Flucoxan?

La vía de administración de este medicamento es oral.

Meningitis criptocóccica: 400mg al día hasta que aparezcan resultados, después administrar 200mg por un periodo de 10 a 12 semanas. En pacientes con SIDA seguir con 200mg diarias para evitar recaídas.

Candidiasis orofaríngea: 200mg el primer día y continuar con 100mg al día por al menos 2 semanas.

Candidiasis esofágica: 200mg el primer día y continuar con 100mg al día por al menos 2 semanas.

Candidiasis vulvovaginal y balanitis: Dosis única de 150mg.

Candidiasis sistémica: 400mg al día hasta que aparezcan resultados, después administrar 200mg por un periodo de 4 semanas y seguir 2 semanas después del término de los síntomas.

Para pacientes con insuficiencia renal, el médico debe ajustar la dosis según la gravedad.

¿Cuánto cuesta y dónde comprar Flucoxan?

Flucoxan puede ser hallado con gran facilidad en la mayoría de farmacias físicas y en línea del país. Su precio varía según su presentación.

  • Flucoxan 2×1 caja con 1 comprimido de 150mg. Su precio oscila entre los 260 y 300 pesos mexicanos.
  • Flucoxan caja con 10 cápsulas de 100mg. Su precio oscila entre los 1300 y 1400 pesos mexicanos.

Recuerda que puedes adquirir Flucoxan en Farmacias Prixz, Farmacias del Ahorro, Farmacias San Pablo, entre otras.

Flucoxan en embarazo y lactancia

A pesar de los pocos estudios efectuados sobre la incidencia de Flucoxan sobre la mujer embarazada, se han encontrado un aumento en el riesgo de aborto espontaneo en mujeres tratadas con la sustancia activa, en especial durante el primer trimestre; por ende, está contraindicado.

Respecto a la etapa de lactancia, se ha encontrado la excreción en pequeñas cantidad del fármaco por medio de la leche materna. Se sugiere la toma de una dosis mínima para no afectar al bebé.

Flucoxan y alcohol

La ingesta de alcohol está contraindicada, ya que Flucoxan se metaboliza por medio del hígado igual que el alcohol. La combinación puede acelerar la hepatotoxicidad y disminuir la eficacia del fármaco.

Precauciones de Flucoxan

Cuando se inicia un tratamiento con este medicamento, se deben considerar la serie de restricciones y riesgos que conlleva. Pasar por alto estas precauciones de uso puede provocar reacciones peligrosas en el paciente.

No usar en caso de:

  • Hipersensibilidad a compuestos azólicos.
  • Uso conjunto con medicamentos que prolongan intervalo QT y metabolizados por el CYP3A4.

Precaución en caso de:

  • Tinea capitis.
  • Insuficiencia renal.
  • Insuficiencia hepática.
  • Eritema multiforme.
  • Paciente con SIDA.
  • Pacientes con meningitis por criptococos.
  • Pacientes con candidiasis orofaríngea recurrente.

Suspender en caso de:

  • Síntomas de hepatotoxicidad.
  • Exantema en infección fúngica superficial.

Efectos secundarios de Flucoxan

Como cualquier otro medicamento, Flucoxan puede ocasionar, en algunos pacientes, una serie de reacciones adversas. Si alguno de estos síntomas se presenta de manera constante o grave, será necesario que acudas a tu médico.

  • Dolor de cabeza.
  • Dolor abdominal.
  • Vómitos.
  • Diarrea.
  • Náuseas.
  • Flatulencias.
  • Erupción cutánea.
  • Síndrome de Stevens-Johnson.
  • Hepatotoxicidad.
  • Trombocitopenia.
  • Anafilaxia.