Ir al Contenido

Trastornos alimenticios

Los trastornos alimenticios se presentan cuando una persona no recibe la ingesta calórica que su cuerpo requiere para funcionar correctamente, debido a problemas psicológicos que alteran la percepción corporal que la persona tiene de sí misma.

• 9 de cada 10 personas con anorexia o bulimia son mujeres
• 1 de cada 10 personas con trastornos alimenticios reciben el tratamiento adecuado
• Alrededor del 11% de las personas con anorexia mueren por desnutrición o fallas cardiacas, mientras que más del 40% por suicidio
Los principales trastornos alimenticios son la anorexia, la bulimia y la compulsión por comer.

¿Cómo tratar los trastornos alimenticios?

A partir del diagnóstico y durante el tratamiento de una persona con algún trastorno alimenticio, habrá diversos especialistas que formarán parte del equipo de atención integral al paciente. Entre ellos están:

  • Endocrinólogo. Médico que se especializa en las glándulas y hormonas encargadas de mantener el equilibrio de diversas sustancias en el cuerpo. Este especialista trata a los pacientes con enfermedades de la tiroides, glándulas suprarrenales, paratiroides y otros órganos del sistema nervioso central. Debido a que un desequilibrio hormonal puede causar pérdida o fluctuaciones dramáticas de peso y patrones de alimentación anormales, es probable que el paciente sea canalizado con este especialista para una primera revisión.
  • Internista. Médico que se enfoca en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto –de los 15 años en adelante-. Éste puede referir al paciente con un endocrinólogo o tratarlo él mismo, dependiendo de su experiencia en el tema.
  • Médico General. Se encarga de la prevención, detección y tratamiento oportuno de las enfermedades desarrolladas a cualquier edad, es decir, puede atender tanto a niños como a personas de la tercera edad. Muchas veces, este especialista es el primero en detectar la enfermedad. El paciente puede ser referido con otro especialista para el tratamiento posterior.
  • Nutriólogo. Profesional capacitado para elaborar planes de alimentación para diversos tipos de pacientes. Debido a que las personas con trastornos alimenticios generalmente presentan deficiencias de vitaminas o proteínas, una dieta especial será crucial.
  • Psicólogo. Especialista que se centra en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos del estado ánimo y la mente. Muchas veces, los pacientes con trastornos alimenticios acuden con este especialista para aprender a controlar el estrés, la ansiedad y los problemas emocionales y de autoestima característicos de esta afección.
  • Psiquiatra. Al ser un médico general con especialidad en psiquiatría, estudia los trastornos psíquicos de las personas a partir del sustrato anatómico del cerebro. Es decir, revisa los factores biológicos, químicos y psicológicos que afectaron y provocaron el trastorno en la persona. Este especialista podrá tratar y medicar al paciente con algún tipo de trastorno alimenticio, pues es el experto en ocuparse de los desórdenes del pensamiento, emociones y comportamiento que afectan a las personas.

 

Todo sobre los trastornos alimenticios

1. ¿Los trastornos alimenticios son una condición normal de la adolescencia?

2. ¿Este tipo de trastornos son una condición permanente o puede ser únicamente una reacción a la tensión actual?

3. ¿Qué pruebas o estudios son necesarios para confirmar un trastorno de la alimentación?

4. ¿Una persona con trastornos alimenticios tiene mayor riesgo de desarrollar otras enfermedades?

5. ¿La causa principal de los trastornos alimenticios es el estrés o éstos pueden deberse a un problema mental?

1. ¿Subir de peso es una parte fundamental dentro del tratamiento?

2. ¿Existen vitaminas o suplementos que puedan ayudar a subir de peso? ¿Son seguros?

3. ¿Una vez alcanzado el peso ideal se puede suspender la terapia psicológica?

4. ¿Qué pasa si no se sigue al pie de la letra la dieta recomendada por el especialista?

5. ¿Existen medicamentos para tratar los trastornos alimenticios? ¿Tienen efectos secundarios?

1. ¿Se debe suspender cualquier tipo de actividad física mientras se está intentando ganar peso?

2. ¿La introducción de cierto tipo de alimentos a la dieta puede ser gradual o es recomendable comenzar a seguir una alimentación estricta de un día para otro?

3. ¿Existe una tendencia familiar hacia este problema?

4. ¿Los trastornos alimenticios afectan la fertilidad? ¿Es posible tener hijos después de sufrir un trastorno alimenticio severo?

¿Cómo se diagnostica un trastorno de la alimentación?

El médico tratante deberá realizar un examen físico del paciente y elaborar un historial clínico completo a partir de preguntas generales sobre sus síntomas, antecedentes médicos, estilo de vida, hábitos alimenticios y percepción de la imagen personal.
Además, para revisar el estado general de salud del paciente, obtener un diagnóstico certero e identificar condiciones relacionadas a estos trastornos, es probable que el médico solicite la realización de los siguientes estudios:

• Biometría hemática. Una de las funciones principales de esta prueba es detectar la presencia de anemia, ya que esta enfermedad puede ser una consecuencia de algún trastorno de la alimentación.

• Electrocardiograma. Evalúa el funcionamiento cardiaco y descarta otras anormalidades del corazón.

• Perfil tiroideo. Se encarga de buscar anormalidades tiroideas que afecten el metabolismo del paciente, lo que podría contribuir a la ganancia o pérdida de peso.

• Pruebas de función hepática. Evalúan el funcionamiento hepático.

• Pruebas de función renal. Evalúan el funcionamiento de los riñones.

• Química sanguínea y electrolitos séricos. Evalúa el estado de las proteínas y los electrolitos. Además, refleja la función hepática y renal.

• Radiografía de tórax. Se realiza para descartar otras enfermedades –como neumonía- que pudieran ser la causa de los síntomas en el paciente.

• Uroanálisis. Consiste en un examen general de orina.

Cómo curar los trastornos alimenticios

El tratamiento para los trastornos de la alimentación debe incluir programas de educación nutricional, terapia psicológica y medicamentos. Si la condición del paciente se vuelve crítica, la hospitalización como parte del tratamiento puede llegar a ser necesaria.

1. Medicamentos. Aunque no existen medicamentos específicos para el tratamiento de los trastornos alimenticios, el psiquiatra podrá prescribir antidepresivos y/o ansiolíticos para aliviar el estrés, la depresión y la ansiedad ligados a estos trastornos.

2. Nutrición. Permite la elección gradual de los mejores alimentos para recuperar y cuidar el estado de salud del paciente.

3. Psicoterapia. La terapia individual permitirá al paciente aprender a controlar el estrés y la ansiedad; y a tratar los problemas emocionales y de autoestima característicos de esta afección.

4. Terapia familiar. Acudir a este tipo de terapia fomenta el apoyo al paciente para la recuperación de peso y para la elección de alimentos saludables.

5. Terapias naturales. La reducción del estrés se puede lograr mediante tratamientos de acupuntura, aromaterapia, hidroterapia, yoga, masajes y el seguimiento de un régimen basado en nutrientes y hierbas específicas.

Todos los trastornos alimenticios

Anorexia

Se caracteriza por una gran reducción de la ingesta de alimentos, la cual no responde a una falta de apetito, sino a una resistencia a comer motivada por la preocupación excesiva por evitar subir de peso o por reducirlo.

Bulimia

Consiste en ciclos de saciedad y purgas, donde se consumen grandes cantidades de alimentos en un corto periodo de tiempo para luego inducir el vómito, consumir laxantes, realizar enemas o practicar ejercicio intenso para eliminar el exceso de calorías.

Compulsión por comer

Ingesta excesiva de alimentos sin purgas o sin la práctica de ejercicio consecuente. A causa de la culpa o vergüenza se produce otra ronda de ingesta de alimentos, incluso cuando no se tiene hambre.

Los síntomas son:

  • Imagen corporal distorsionada
  • Negación de los signos de hambre
  • Preocupación por las calorías de los alimentos
  • Insomnio
  • Ejercicio extremo
  • Irritabilidad
  • Aislamiento social
  • Irregularidad menstrual
  • Arritmias cardiacas
  • Resequedad de la piel
  • Estreñimiento
  • Deshidratación
  • Presión arterial baja
  • Escalofríos
  • Los síntomas son:Imagen corporal distorsionada
  • Vómitos auto-inducidos
  • Comer en exceso, sobre todo alimentos altos en grasas o calorías
  • Uso de laxantes
  • Mal estado de dientes y encías
  • Aparición de úlceras en boca y garganta
  • Deshidratación
  • Arritmias cardiacas
  • Irregularidad menstrual
  • Baja autoestima
  • Visitas al baño durante o después de las comidas
  • Los síntomas son:Comer más rápido de lo normal
  • Comer solo –“comedor de clóset”
  • Baja autoestima
  • Consumo de alimentos que causen dolor o malestar
  • Culpabilidad por la cantidad de alimentos consumidos