Ir al Contenido

Renidac: ¿Qué es y para qué sirve?

Renidac: ¿Qué es y para qué sirve?

Renidac es un antinflamatorio, analgésico y antipirético que es eficaz es en el tratamiento a largo plazo de artritis reumatoide, osteoartritis, espondilitis anquilosante, artritis reumatoide juvenil, artritis aguda e inflamaciones en general.

Renidac está compuesto con sulindaco, el cual es capaz de inhibir la síntesis prostaglandinas, sustancia responsable de generar la inflamación en el cuerpo.

¿Cómo se toma Renidac?

La vía de administración de Renidac es oral.

La dosis recomendada es de 1 tableta de 200 mg cada 12 horas.

La dosis máxima es de 3 tabletas de 200 mg en 24 horas.

Para artritis gotosa, la duración del tratamiento es de 7 días.

Se sugiere que se toma con líquidos o alimentos.

¿Dónde comprar Renidac?

Si necesitas adquirir este medicamento, lo puedes hallar sin complicaciones en la mayoría de farmacias físicas y en línea del país.

Puedes optar por farmacias Prixz, Smartclub, Farmalisto, San Pablo, Del Ahorro o algunas tiendas de autoservicio como Walmart.

¿Cuánto cuesta Renidac?

Caja con 20 tabletas de 200 mg cada una, su costo varía entre 80 y 110 pesos mexicanos.

Recuerda revisar ofertas y descuentos para aprovechar mejor tu dinero. Asimismo, puedes revisar medicamentos por que contengan la misma sustancia activa

Consideraciones antes de usar Renidac

Antes de iniciar un tratamiento con Renidac, tu médico debe informarte sobre los riesgos y restricciones que esto implica. Revisa la siguiente información.

Contraindicaciones

  • Hipersensibilidad a la sustancia activa u otros antinflamatorios no esteroide.
  • Asma.
  • Sangrado activo grastrointestinal.
  • Niños, excepto con artritis reumatoide juvenil.
  • Embarazo y lactancia.

Precauciones

  • Úlcera péptica activa.
  • Hemorragia gastrointestinal.
  • Cuidado con la toma combinada de anticoagulante o hipoglucemiantes.

Efectos secundarios de Renidac

Este medicamento puede producir las siguientes reacciones:

  • Edema.
  • Tinnnitus.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Nerviosismo.
  • Erupción.
  • Prurito.
  • Dolor abdominal.
  • Dispepsia.
  • Náusea.
  • Vómito.
  • Estreñimiento.
  • Flatulencias.
  • Anorexia.
  • Cólicos.