Ir al Contenido

Lupus ¿Qué es lupus?

¿Qué es el lupus?

El lupus eritematoso sistémico, conocido como LES o lupus, es una enfermedad autoinmune, pues el propio sistema inmunológico del paciente ataca las células y tejidos sanos, como si se tratara de agentes nocivos o peligrosos. El lupus afecta principalmente las articulaciones, los riñones y la piel.

  • El lupus afecta 10 veces más a mujeres que a hombres
  • Se desarrolla principalmente en mujeres en edad reproductiva (de los 16 a los 55 años)
  • Diversos estudios indican que los latinos y afroamericanos suelen presentar casos más graves de la enfermedad

¿Cómo sé si tengo lupus?

Los síntomas de lupus varían mucho de una persona a otra, sin embargo, los más comunes son:

  • Erupciones cutáneas rojas, generalmente en la cara y en forma de mariposa
  • Fiebre
  • Inflamación y dolor de las articulaciones
  • Dolor muscular
  • Fatiga
  • Sensibilidad al sol o a la luz
  • Caída de cabello
  • Problemas renales
  • Úlceras bucales

La mayoría de los pacientes con lupus sufren etapas en las que la enfermedad está activa y los síntomas aparecen, seguidas de otras en las que éstos “desaparecen”, conocidas como periodos de remisión.

Tipos de Lupus

Existen muchas formas de lupus; algunas de ellas son:

Tipos de lupusCaracterísticas

Lupus eritematoso discoidal

Provoca erupciones cutáneas las cuales, aunque no son dolorosas, provocan lesiones o cicatrices que no desaparecen

Lupus eritematoso cutáneo subagudo

Provoca principalmente la aparición de ampollas después de la exposición al sol o a la luz artificial

Lupus por medicamentos

Ciertas clases de fármacos para tratar enfermedades crónicas como hipertensión, epilepsia o artritis reumatoide pueden originar este tipo de lupus

Lupus neonatal

Un tipo de lupus poco común que afecta a los recién nacidos de mujeres con esta enfermedad o con otros trastornos autoinmunes

 

¿Qué médicos tratan el lupus?

A partir del diagnóstico y durante el tratamiento de una persona con lupus, habrá diversos especialistas que formarán parte del equipo de atención integral al paciente, ya que esta enfermedad afecta varios órganos, tejidos y sistemas del cuerpo. Entre estos especialistas están:

  • Cardiólogo. Médico especialista en la prevención, detección y tratamiento de las enfermedades del corazón y de los vasos sanguíneos. Debido a que los pacientes con lupus pueden presentar problemas de corazón y arterias, el cardiólogo deberá realizar los estudios pertinentes para comprobar el estado de salud cardiovascular del paciente.
  • Dermatólogo. Este médico se especializa en la prevención, diagnóstico y tratamiento de padecimientos y afecciones de la piel. Debido a que uno de los síntomas principales del lupus es la inflamación y el daño cutáneo, deberá tratar y revisar regularmente al paciente.
  • Endocrinólogo. Se especializa en el diagnóstico y tratamiento de las condiciones médicas que involucran las glándulas y hormonas encargadas de mantener el equilibrio de diversas sustancias en el cuerpo. Debido a que el lupus puede afectar este sistema, se encargará de tratar este tipo de complicaciones.
  • Hematólogo. Médico capacitado para diagnosticar y tratar las enfermedades de la sangre, la médula ósea, el bazo, los ganglios y el hígado. Cuando el lupus afecta la producción de sangre y sus componentes, este especialista deberá tratar al paciente.
  • Inmunólogo. Médico especialista en los trastornos del sistema inmunológico, incluyendo el lupus. Al igual que el reumatólogo, este médico es uno de los más indicados para tratar a las personas con lupus y monitorear la evolución de la enfermedad.
  • Internista. Médico que se enfoca en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades del adulto –de los 15 años en adelante-, que no requieran tratamiento quirúrgico.
  • Médico General. Se encarga de la prevención, detección y tratamiento oportuno de las enfermedades desarrolladas a cualquier edad, es decir, puede atender tanto a niños y adolescentes como a personas de la tercera edad.
  • Nefrólogo. Especialista en prevenir, diagnosticar y tratar las enfermedades que comprometan a los riñones. Cuando las complicaciones del lupus afectan estos órganos, el nefrólogo deberá tratar al paciente.
  • Neurólogo. Se enfoca en la prevención, diagnóstico y tratamiento de las afecciones relacionadas con el sistema nervioso.
  • Reumatólogo. Médico internista especializado en el diagnóstico y tratamiento de las enfermedades reumatológicas y que involucren el sistema de defensa del organismo y el aparato locomotor, constituido por el conjunto de huesos, músculos y articulaciones. Este especialista es uno de los más indicados para tratar el lupus.

 

¿Cómo se diagnostica el lupus?

El diagnóstico de lupus puede representar un desafío para el médico tratante debido a la complejidad de la enfermedad y a que no existe una prueba única para detectarla.

Como punto de partida, el médico deberá realizar un historial clínico completo del paciente a partir de un examen físico minucioso y preguntas sobre sus síntomas, estilo de vida y antecedentes médicos y familiares. Además, deberá realizar diversos exámenes de laboratorio para determinar el estado general de salud del paciente, confirmar el diagnóstico o descartar otras afecciones que podrían confundirse con el lupus.

Exámenes médicos para saber si tienes lupus

  • Anticuerpos antinucleares. Su función es buscar este tipo de anticuerpos en la sangre, los cuales son sustancias producidas por el sistema inmunitario las cuales atacan los propios tejidos del cuerpo. La mayoría de los pacientes con lupus dan positivo en esta prueba.
  • Biopsia de piel. Su función es examinar y comprobar si una lesión cutánea es provocada por lupus.
  • Biopsia renal. Se realiza para confirmar o descartar una lesión a nivel renal a causa de lupus. En caso de que se confirme una lesión, esta prueba ayudará a determinar el tratamiento y el pronóstico del paciente.
  • Otros anticuerpos. La prueba de anticuerpos como anti-ADN y anti-Sm son más específicos, ya que un resultado positivo aumenta de forma importante las probabilidades de un diagnóstico de lupus.
  • Pruebas de rutina. La realización de una biometría hemática, una química sanguínea y la velocidad del sedimento globular pueden proporcionar información sobre la cantidad de inflamación que presenta el paciente y su respuesta al tratamiento.

Tratamientos más comunes para curar el lupus

El lupus es una enfermedad para la cual no existe cura, sin embargo, los medicamentos y los cambios en el estilo de vida del paciente pueden ayudar a tratarla y controlar los síntomas.

Medicamentos para curar el Lupus

Algunos de los medicamentos más comunes para el tratamiento del lupus son:

  • Antiinflamatorios no esteroideos. Fármacos no hormonales que suprimen el dolor, la inflamación y la fiebre.
  • Antimaláricos. Aunque estos medicamentos fueron creados para tratar la malaria, han resultado útiles para el tratamiento de enfermedades reumáticas como el lupus, debido a su efectividad para disminuir el dolor, los brotes cutáneos y la inflamación.
  • Corticosteroides. Hormonas cuya función principal es disminuir la inflamación y el dolor.
  • Inhibidores de linfocitos B. Sirven para reducir el número de linfocitos B, los cuales parecen estar hiperactivos en los pacientes con lupus. Sólo se administran vía intravenosa.
  • Inmunosupresores. Inhiben la inflamación y pueden tratar afecciones del sistema nervioso central y renal.

Recomendaciones para evitar el lupus

  • El lupus es una enfermedad compleja que no sólo requiere la atención médica multidisciplinaria, sino también la participación activa y el compromiso del paciente para poder controlar los síntomas y tener una mejor calidad de vida.

Por ello, es muy importante tomar en cuenta las siguientes sugerencias:

  • Hacer ejercicio regularmente. La actividad física es muy importante, pues permite disminuir el dolor y la debilidad muscular.
  • Alimentarse sanamente. Llevar una dieta balanceada es una parte crucial del tratamiento, sobre todo para evitar problemas renales. Es muy importante no ingerir bebidas alcohólicas ni fumar. En los periodos de brotes o crisis, si el apetito disminuye, es posible ingerir suplementos vitamínicos para recibir los nutrientes suficientes. Antes de consumir cualquier tipo de suplemento se deberá consultar al médico tratante.
  • Evitar la exposición solar excesiva. La luz solar puede provocar que los brotes de lupus se exacerben o desencadenar un brote grave de la enfermedad. El uso de un buen bloqueador solar es indispensable.
  • Seguir el tratamiento médico. Es importante seguir la prescripción médica y tomar los medicamentos en las dosis y horarios indicados. Antes de suspender la ingesta de cualquier fármaco se deberá consultar al médico.

Todo lo que debes saber del lupus

  1. ¿Qué causa el lupus?
  2. ¿Existen pruebas específicas para diagnosticar este trastorno?
  3. ¿Padecer lupus puede afectar otros órganos y causar otros problemas de salud?
  4. ¿Hay signos que permitan reconocer de forma temprana un brote de lupus?
  5. ¿Las erupciones cutáneas a causa del lupus dejan marcas o cicatrices?
  6. ¿Qué tipo de medicamentos son los más utilizados para tratar el lupus y cuáles son sus efectos secundarios? ¿Se deberán tomar de por vida?
  7. ¿El IMSS y el ISSSTE cubren los medicamentos y las consultas médicas con los diversos especialistas para tratar esta enfermedad?
  8. ¿Los medicamentos para tratar el lupus pueden interferir con el efecto de los medicamentos utilizados para tratar otras afecciones?
  9. ¿Existe algún tratamiento para el lupus que no incluya la toma de fármacos?
  10. ¿El lupus es una enfermedad hereditaria?
  11. ¿Hay acciones que puedan agravar los síntomas?
  12. ¿Qué alimentos deben evitarse? ¿Se debe llevar una dieta especial?
  13. ¿Está permitido ingerir alcohol?
  14. ¿Hay actividades cotidianas o ejercicios que deban suspenderse?
  15. ¿Las mujeres con lupus pueden embarazarse o el bebé correrá algún riesgo?