Ir al Contenido

La disfunción eréctil en la pareja

La disfunción eréctil es una enfermedad que se basa en la impotencia que tiene el hombre por conseguir una erección del miembro o pene, aunque también está incluida en esta los casos en donde la rigidez o el tamaño no son los normales. 

Muchos ven esta enfermedad como un tabú y lo catalogan como una debilidad de algunos hombres, te sorprenderá saber que el 25% de estos lo sufren alrededor de todo el mundo. ¿Qué debemos hacer? Lo primero es entender que se trata de eso: Una enfermedad, y como tal debe ser tratada por un especialista,  el cual determinará mediante un estudio completo psicológico o físico, el origen y la atención que se requiere. 

¿Cómo ayuda la pareja ante la disfunción eréctil? 

La pareja tiene una participación activa en el medio de esto, porque se puede dar cuenta a tiempo de lo que está sucediendo y colaborar para buscar posibles soluciones. Cuando se nota que la pareja ha disminuido su nivel de deseo sexual o que no mantiene firme una buena erección, es el momento de encender un alerta porque algo puede estar pasando.  

No se puede olvidar que esta enfermedad si no es bien tratada puede incidir en el hombre en su autoestima, la cual sin duda se mantendrá baja, además de ocasionar la vergüenza varonil. Los niveles de estrés se disparan lo cual acarrea graves problemas en la relación.    


Por todo esto la  ayuda de la pareja es imprescindible, sobre todo por el tema que marca el machismo en el hombre, conversar sobre la enfermedad es indispensable, es posible que esto conlleve a ampliar el conocimiento que tienen y por supuesto que se animen a planificar una primera visita con el médico para iniciar un proceso de recuperación.  

De todas maneras si todavía no se ha llegado a este punto pero se tienen algunos síntomas leves,  es el momento en el que la pareja debe cambiar algunos hábitos que  van ayudar a prevenir esta enfermedad, como por ejemplo: empezar a hacer ejercicios regularmente, eliminar el consumo de alcohol y cigarrillos, además de iniciar algunos chequeos con el médico para evaluar la condición física, diabetes o enfermedad cardíaca.